¿Qué cubre un seguro contra temblores?

Proteger tu hogar con este tipo de coberturas puede ser tan sencillo como pagar 8 pesos diarios; en México, sólo 3 de cada 100 casas cuenta con una póliza que ampare daños por un terremoto.
sismo finanzas personales  (Foto: Thinkstock)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El tiempo pasa más lento cuando tiembla, empiezas a ver que las lámparas se mueven y por la mente corren muchas ideas: ¿dónde están mis documentos personales?, ¿me salgo, o me pongo en una zona segura al interior de la casa?, ¿dónde está el resto de mi familia? Los cristales empiezan a vibrar, y tu sistema nervioso parece no caber en tu cuerpo. Es muy fácil que esa adrenalina se convierta en temor, en miedo a que los tuyos estén lejos y el miedo a que tu patrimonio, que tanto trabajo te costó construir, se venga abajo ante una sacudida furiosa de la tierra.

En México sólo 3 de cada 100 personas ha considerado este miedo como una causa poderosa para tomar medidas al respecto, pues según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) el porcentaje de viviendas aseguradas apenas roza el 4%, y la mayoría de las casas aseguradas lo está porque son propensas al impacto de fenómenos como huracanes o inundaciones.

Sin embargo, si consideras que el país tiene regiones altamente sísmicas, empieza a hacer sentido el contar con una póliza de protección.

Cuando las casas o departamentos son nuevos, generalmente el Infonavit, Fovissste o el banco que otorga el crédito hipotecario condicionan el préstamo a la contratación de un seguro, pero no es necesario que seas propietario para proteger tu patrimonio o ¿te imaginas qué pasaría si al llegar a casa el departamento que rentas se ha ido abajo por un temblor?.

Por eso, te presentamos una guía fácil para entender cómo funcionan los seguros de vivienda.

1. Define tu tipo de seguro: no es lo mismo asegurar una casa que es de tu propiedad y donde vives, a asegurar la casa y que la rentes a un tercero, o a asegurar tus pertenencias dentro de una propiedad rentada.

Igal Rubinstein, director general de Seguros S señala que debes definir tus necesidades antes de contratar una póliza con una aseguradora, pues puedes contratar protección para la estructura, para los bienes que contiene o para los daños que puedan ocasionarse en terceras propiedades (por, ejemplo si una falla en tu tubería causa una inundación en el departamento de abajo al tuyo).

2. El seguro para terremotos es opcional: El contar con un seguro para tu vivienda no necesariamente implica que está protegida contra la posibilidad de una terremoto, debes revisar las condiciones de tu póliza pues dependiendo de la zona y de la compañía, es posible que tu propiedad no sea sujeta a ser asegurada.

"Algunas compañías tienen restricciones para edificios con una antigüedad mayor a 20 años o en algunas colonias de las diferentes ciudades del país", explica Rubinstein.

3. Revisa si cuentas con una protección: Cuando vives en condominio, generalmente hay una cuota de mantenimiento que implica seguros para las áreas comunes y para la estructura general del edificio; antes de contratar otra póliza adicional, cerciórate qué tipo de seguro aplica con tu cuota de mantenimiento.

"Las juntas de condominios generalmente contratan seguros estructurales, que protegen contra derrames de agua, temblores y cortos circuitos, si ya cuentas con esta protección es posible que sólo necesites una protección para los bienes al interior de tu casa", señala Sandra Hendrix, directora comercial de la consultoría inmobiliaria Coldwell Banker.

4. Contémplalo dentro de tu presupuesto: Una póliza para un departamento de 1.5 millones de pesos en una zona con bajo riesgo sísmico (Polanco, por ejemplo) puede costar sólo ocho pesos diarios, según explica Igal Rubinstein.

"En México mucha gente dice ‘prefiero asegurar mi coche, porque mi casa no choca'; sin embargo, el daño que una puerta o una ventana pueden sufrir durante un sismo de mediana intensidad puede alcanzar 15,000 o 20,000 pesos, una suma que puede ahorrarse con una cobertura que puede ir desde 8 pesos diarios", afirma.

5. Presta atención a las señales: Si después de un sismo tu casa presenta cuarteaduras, goteras, cortocircuitos o grietas, no esperes a que se vuelva un problema mayúsculo y pide asesoría de un ingeniero civil.

"El consejo aplica también para las personas que están en la búsqueda de una casa para comprar o rentar; este tipo de desperfectos puede ser una evidencia de un daño estructural considerable, no hay que tomarlos a la ligera", advierte Sandra Hendrix.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) emitió las siguientes recomendaciones en caso de sismo:

* Cierra toda llave de gas; si huele a gas, no enciendas ninguna flama, llama a las autoridades de protección civil de tu comunidad, procura tener este número guardado en la memoria de tu celular.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

* Si se presenta un incendio, toma medidas para evitar una mayor propagación del fuego sin arriesgarte y llama de inmediato a los bomberos.

* Si cuentas con una póliza de protección y hay un daño masivo (un derrumbe, por ejemplo), acude con tu asesor de seguros o tu aseguradora para revisar el número de póliza y que se haga válida la indemnización.

Ahora ve
Estos cinco escenarios marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×