¿Dónde están los créditos baratos?

Antes de contratar un préstamo personal o de nómina se debe calcular la cantidad final por pagar; conoce la clave para mantener tus finanzas a salvo del sobreendeudamiento y las ofertas engañosas.
Creditonomina  (Foto: Thinkstock)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Todas las personas que cobran su salario a través de una tarjeta de débito han visto al menos una oferta de crédito de nómina a la hora de retirar efectivo de un cajero automático, o han recibido una promoción con su estado de cuenta para obtener préstamos personales con condiciones preferenciales.

Por muy atractivas que luzcan estas promociones, es muy importante que tengas en cuenta que cualquier crédito implica tasas de interés y en algunos casos comisiones por apertura y anualidad.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), hasta febrero de 2012 la banca comercial tenía una cartera de 81,149 millones de pesos, con un índice de morosidad de 5.45% en sus préstamos personales.

Es posible que una suma que te conceden fácilmente se ajuste a tus planes de hacer un viaje, comenzar un pequeño negocio, comprar electrodomésticos, financiar estudios o hacer arreglos en casa, pero antes de tomar un crédito conoce sus características para evitar que unas vacaciones ‘de mochilazo' a Acapulco te cuesten al final lo mismo que habrían costado unas vacaciones de lujo a Cancún.

Estos créditos se otorgan por entre 1,000 y 500,000 pesos, con plazos desde 2 hasta 96 meses con pagos: mensuales, quincenales o semanales (algunas instituciones ofrecen realizar pagos decenales o catorcenales).

"Debemos entender que el objetivo principal de un crédito personal es ayudar a hacer frente a las obligaciones o emergencias, siendo un producto financiero que no se debe tomar a la ligera, puesto que el retraso en el pago puede desencadenar fuertes dolores de cabeza", señala la Condusef.

Hay algunos indicios de que la población se ha vuelto más cauta con el uso de los créditos, pues la Comisión Nacional Bancaria y de Valores reportó que en el primer bimestre del año se cancelaron 71,747 tarjetas de crédito, sin embargo la información del Banco de México arroja que aún existen más de 2 millones de plásticos que presentan problemas serios de pago. 

Por ello, antes de contratar cualquier financiamiento, es muy importante que cada persona considere lo siguiente:

1. La urgencia con la que se necesita el dinero: esto permitirá saber el tipo de crédito que necesita.

2. La capacidad de pago: es decir el nivel de deudas que una persona puede contraer sin riesgo a retrasarse o incumplir los pagos; para identificarla, se debe restar al ingreso neto (después de impuestos), los gastos y el porcentaje que se destina al ahorro.

3. Las alternativas en el mercado: comparar entre diversas entidades financieras permite encontrar la mejor oferta que se ajuste a nuestras necesidades.

4. Los gastos inherentes al crédito: al pedir un préstamo de este tipo el cliente debe pagar una comisión de apertura y algún seguro vida o desempleo.

En un ejercicio, la Condusef presentó una simulación del costo real de un préstamo personal por 15,000 pesos a un plazo de 12 meses, con diferentes instituciones de crédito, echa un vistazo a los resultados que incluyen el costo de la tasa de interés, comisiones y pago de seguros. 

Toma en cuenta que una elección sin comparar opciones te podría llevar a pagar casi el doble de lo que pediste prestado.

 

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

tablacredito.jpg

*Fuente: Condusef

Ahora ve
La lista de políticos estadounidenses acusados de acoso sexual sigue creciendo
No te pierdas
×