Elección en EU, ¿riesgo para invertir?

Los comicios son un foco de tensión ante el precipicio fiscal que enfrenta el país, dicen analistas; conoce cuáles son las cuatro variables económicas más afectadas y el origen de ese impacto.
finanzas  (Foto: Getty)

Todas las economías del mundo viven periodos de distorsión cada que arranca un proceso electoral, y los comicios presidenciales que se celebrarán el 6 de noviembre en Estados Unidos no son la excepción. 

De acuerdo con especialistas, los procesos electorales rompen con la quietud en las sociedades, las campañas se convierten en los principales temas de discusión y las calles se ven invadidas por propaganda electoral.

Aunque la agenda presidencial de largo plazo tiene efectos en los ámbitos social, económico y del mercado de capitales, los datos actuales parecen indicar que en el corto plazo, la elección presidencial "no significa mucho para los inversionistas", asegura el Chartered Financial Analyst Institute (CFA) en un documento entregado en exclusiva a CNNExpansión.

"Los inversionistas deben trabajar con sus asesores financieros y hacer las preguntas suficientes acerca de las tendencias históricas y los impactos de corto y largo plazo de las elecciones en los mercados. Esto les permitirá saber cómo influirá el proceso en sus portafolios en particular, y también si hay medidas de protección que se puedan tomar", recomienda el Instituto de Analistas Financieros Certificados.

Sin embargo, de acuerdo con un reporte de BlackRock existen algunos factores que generan incertidumbre en torno a cómo se desarrollará el proceso electoral.

"Al interior de Washington, los políticos están convencidos de que las disfunciones presupuestales empujarán a la economía a un acantilado fiscal, al menos por un periodo breve. Este temor proveería el compromiso político para tener un acuerdo presupuestario de ajuste considerable en la segunda mitad de 2013. En contraste, muchos expertos financieros creen que habrá un acuerdo de último minuto en el corto plazo para evitar que el país enfrente una nueva recesión", señala.

Para BlackRock existen tres escenarios posibles ante el abismo fiscal:

1.- Un freno abrupto ante el abismo fiscal: En este panorama los legisladores ofrecen extender los programas de apoyo fiscal a cambio de recortes de gastos y la promesa de trabajar en un presupuesto de ajuste progresivo en 2013. Esto, según BlackRock, puede ayudar a los mercados si se sientan las bases para un acuerdo con impacto real. La desventaja de este panorama sería que los acuerdos preliminares se interpretaran en los mercados como curitas para grandes heridas.

2.- Un salto en bungee: En este escenario el partido Republicano ganaría la presidencia y tendría mayoría en el Congreso. Esto implicaría una falta de acuerdo con los legisladores salientes y una reversión de los beneficios fiscales en enero de 2013. Las medidas de ajuste podría ser bien recibido por los mercados, sin embargo la pregunta sería si un solo partido podría sacar adelante a Estados Unidos del abismo fiscal.

3.- Un salto en paracaídas: Obama gana la elección y no se llega a acuerdos a nivel legislativo. El techo de deuda  se eleva a la espera de que la negociación de ajustes estructurales se dé en 2013. En este escenario, la política de la Fed, toma la importancia central.

Para Estados Unidos el manejo del déficit se ha convertido en un punto controversial en la antesala de la elección, pues los cálculos de BlackRock apuntan a que el gasto por las políticas de bajos impuestos y seguros médicos y desempleo podrían tener un impacto fiscal de 807,000 millones de dólares en 2013.

Para Robert Stammers, director de Educación del Inversionista, de CFA Institute, en períodos de incertidumbre los inversionistas deben solicitar la asesoría de un profesional de gestión de inversiones. El analista recomienda que antes de sumarte a la lista de inversionistas preocupados tomes en cuenta las siguientes preguntas clave.

1.- ¿Cuáles son las tendencias históricas en torno a una elección de Estados Unidos  y el funcionamiento del mercado de valores?

En términos históricos los mercados muestran mejor desempeño durante los dos últimos años del mandato presidencial, mientras que la bonanza baja generalmente durante los dos primeros años de la nueva administración.

"Los inversionistas no debe hacer ningún cambio en relación a lo que puede ocurrir durante o después de las elecciones, la estrategia más bien debe buscar hacer frente a los cambios del mercado que podrían ocurrir independientemente de cuál de las partes tenga el poder político", señala.

2.- ¿Quiénes son más benéficos para los mercados, los demócratas o los republicanos?

Una investigación de la UCLA sugiere que el retorno promedio es mayor cuando hay un presidente demócrata que cuando hay presidentes republicanos (9% frente al 16% en una cartera de igual peso).

"Esto demuestra que las expectativas acerca de cómo la política debería afectar a los mercados financieros a menudo no coinciden con los resultados reales", apunta el informe de CFA.

3.- ¿Debo hablar con mi asesor sobre el impacto potencial de las próximas elecciones en mi cartera?

Aunque vale la pena tener en cuenta que puede haber un efecto causal entre el cambio político y la rentabilidad de la inversión, un buen asesor por lo general determinará que es casi imposible saber de antemano cuáles serán avances normativos o estructurales y si habrá cambios en la ramas legislativa o ejecutiva.

"La mejor manera de lidiar con la incertidumbre que surge durante cada año de elecciones es hacer una lista de los acontecimientos, tanto positivos como negativos que podrían derivarse de un cambio en el liderazgo y luego determinar cómo su estrategia de inversión de cartera y debe ser modificada para reflejar esa situación específica", recomienda.

4. ¿Cuáles son los cambios podrían derivarse de la elección?

a) Más impuestos: Con cualquiera de los partidos en el poder hay fuertes posibilidades de que la carga tributaria aumenten en el largo plazo. Hay un 35% de probabilidad de que la tasa más alta para un solo contribuyente se eleve a más del 40% en 2013.

b) Tasas de interés: Es probable que la Reserva Federal mantenga sus tendencias, independientemente de quién esté a cargo, lo que significa un entorno de bajos tipos de interés en el corto plazo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

c) Inflación: Los inversionistas deben esperar por lo menos un nivel normal de la inflación en el largo plazo, ya que es un ingrediente necesario para el crecimiento económico.

d) Crecimiento económico / doble recesión: Sin importar qué partido esté en control, los inversionistas deben saber que este es un momento de gran incertidumbre y en caso de un escenario de bajo crecimiento prolongado o nueva recesión se afectarán las inversiones.

Ahora ve
Con su música, estas monjas rockeras quieren inspirar al mundo
No te pierdas
×