Limpia de deudas tu historial crediticio

Tras caer en morosidad, los deudores pueden empezar un plan para recuperar la confianza de bancos; una nota negativa en el historial del Buró puede limpiarse seis años después de liquidar el pasivo.
finanzas personales ahorro smartphone banca movil  (Foto: Photos To Go)
Carlos Israel Díaz
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En cualquier relación, el costo de perder la confianza es muy alto, y recuperarla puede ser muy complicado; eso incluye a la relación con las instituciones financieras y el Buró de Crédito. El atraso en el pago de un préstamo puede generar una nota negativa en tu historial, que tardará en borrarse hasta seis años después de liquidar la deuda.

Limpiar tu reputación crediticia es posible con disciplina, advirtió el codirector de la reparadora de crédito Resuelve tu deuda, Juan Pablo Zorrilla. 

El primer paso para salir de la cartera vencida de instituciones bancarias, tiendas departamentales y autoservicios es tener bien clara la situación de endeudamiento. Para ello, es importante fomentar el hábito de revisar con regularidad el estatus en el Buró, recomendó el experto.  

Por obligación, el Buró y el Círculo de Crédito, las dos principales sociedades de información crediticia en el país, permiten que las personas inspeccionen sus datos una vez al año, comentó el director general de Educación Financiera de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Marco Carrera. Es posible hacer un análisis de datos más frecuente a través de un pago regularmente accesible, agregó.  

Artículo relacionado: Cuatro mitos sobre el buró de crédito

Esta práctica también es conveniente para quienes no tienen un problema de endeudamiento, con el fin de prevenir inconvenientes como errores por homonimia o robo de identidad.

El siguiente paso es definir un plan de acción con un presupuesto realista para cumplir metas y objetivos. "La problemática es que se tienen créditos que rebasan la capacidad de pago", sintetizó el ejecutivo. Por ello la persona debe tener claros sus ingresos y gastos mensuales, en estos le servirá saber cuántos son variables, por si necesita eliminar alguno.

Con base en ese análisis, el deudor debe saber cuánto tiene para pagar sus deudas. Lo recomendable, dijo Zorrilla, es destinar el 30% de sus ingresos como máximo para el pago de deudas.    

Después de fijar este monto máximo, debe comenzar un periodo de ahorro con esos recursos y acumular una cantidad importante que servirá para negociar una reestructuración o una quita con sus acreedores.

"Si se llega con un monto se demuestra las intenciones de pago y además definimos nuestra capacidad de ahorro, es decir, que cantidad del ingreso en verdad  se puede aportar para liquidar la deuda", resaltó.

Si se adeuda a varias instituciones, es necesario enfocarse en pagar un crédito a la vez, por lo menos el pago mínimo, apuntó el especialista. "Se trata de entrar en la dinámica de un ciclo que comprende el ahorro y el pago", agregó Zorrilla.

Después de resuelto el problema, el experto incentivó a seguir con la costumbre de ahorrar, pues es una práctica que ayudará a demostrar que la persona, que alguna vez fue deudora, puede manejar un financiamiento a la medida de sus posibilidades de pago.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

Tras superar los problemas y cambiar el reporte del Buró de deudas no pagadas a deudas liquidadas, es recomendable mantener una buena disciplina de pago, coincidió Carrera. "Esa experiencia marcará un punto a favor, para volver a ser usuario de un crédito".     

Para el experto, el principal consejo es hacerle frente a los problemas al contraer la obligación de un crédito, ya que evadirlas es un gran riesgo. "Muchas personas optan por desaparecer, lo cual puede sonar muy sencillo, pero no lo es, pues no sólo la persona, sino  amigos y familia vive con un gran estrés".

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×