Comercio de divisas, no apto para cobardes

El mercado de monedas extranjeras es arriesgado para inversores sin experiencia, dicen analistas; la decisión del banco central suizo de liberar el franco incluso afectó a grandes corredurías.
monedas_naciones  (Foto: Getty)

Debería haber un cartel colgado afuera del mercado cambiario que diga: Los aficionados no deben aplicar.

No te dejes engañar por la naturaleza aletargada del mundo de las divisas, donde los rendimientos se miden en tan solo fracciones de porcentaje. La popularidad del apalancamiento -pedir dinero prestado para amplificar esos pequeños rendimientos- lo hace extremadamente peligroso para los inversores minoristas.

Basta con mirar lo que sucedió hace unas semanas cuando el franco suizo se disparó luego de que el banco central del país conmocionó al mundo al eliminar un techo sobre la moneda.

No sólo las “apuestas inteligentes” de Wall Street pierden, sino que los agentes de valores que atienden a los inversores de divisas minoristas también fueron apaleados.

Los clientes del corredor neoyorquino FXCM perdieron tanto dinero que la empresa tuvo pérdidas de más de 200 millones de dólares. La empresa recibió un préstamo de emergencia para cubrir sus pérdidas, pero este conlleva una elevada tasa de interés.

“Casi cualquier inversión puede ser riesgosa. Sin embargo, algunas son más riesgosas que otras y podrían no ser adecuadas para los inversores minoristas”, dijo Harvey Pitt, ex presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos. “Muchos inversores minoristas simplemente no tenían idea de ese tipo de volatilidad potencial”.

Juego peligroso

Las consecuencias del impacto de la moneda suiza continúan reverberando en los mercados financieros. Las acciones de FXCM se desplomaron más de 87% el primer día que que reanudaron sus operaciones desde que la firma reveló que su capital fue arrasado por las pérdidas masivas de los clientes.

Los problemas financieros de FXCM fueron amplificados por el hecho de que muchos de sus clientes estaban usando apalancamiento.

“La situación de FXCM demuestra que jugar en el mercado de las monedas extranjeras es un juego muy peligroso. No es para cobardes”, dijo Anthony Sabino, un profesor de la St. John's University. “Pueden crearse fortunas, pero las fortunas son destruidas con más frecuencia”.

Apuestas complejas

El comercio de divisas no es sólo altamente apalancado, sino que también es muy difícil. Casi tres cuartas partes de los clientes que operan divisas a través de corredurías pierden dinero, y la vida promedio de una cuenta es de tan sólo cuatro meses, de acuerdo con la National Futures Association.

La parte más difícil sobre la inversión en divisas es el hecho de que los inversores deben entender muchos factores, incluyendo vagas declaraciones del banco central, políticas locales y amenazas geopolíticas.

“Cuando estás hablando de tipo de cambio, la palabra clave es “extranjero”. Si estás sentado en tu sala en Oklahoma, te será difícil evaluar desde la distancia qué es lo que está pasando allí”, dijo Sabino.

Incluso los inversores sofisticados de Wall Street fueron tomados totalmente desprevenidos por la decisión del Banco Nacional de Suiza de eliminar su tipo de cambio fijo. Si las operadores experimentados se equivocaron, ¿cómo se supone que los inversores minoristas tengan alguna oportunidad?

“Ya sea que lo estés haciendo como un pasatiempo o para ganarte la vida, es un ambiente muy peligroso en el cual jugar. Es muy difícil hacer esa apuesta macro y luego apalancarla; y estar en el lado correcto de la misma”, dijo Art Hogan, estratega en jefe de Wunderlich Securities.

Esos riesgos son amplificados por la falta de una red de seguridad para los inversores en caso de que una firma colapse, como casi sucedió con FXCM. Aunque los inversores de capital estén protegidos por un fondo de seguro federal, no existe un seguro para los futuros, opciones y swaps con los que comúnmente lidian los operadores de divisas. 

Ahora ve
Kim Jong Un parece distanciarse del plan de lanzar misiles en Guam
No te pierdas
×