9 pasos para enfrentarte por primera vez con el fisco

Conocer qué régimen fiscal adoptarás es el primer escalón para formalizar tu relación con el SAT; tramitar tu RFC, la Fiel, contraseña y elegir un PAC son algunas de tus responsabilidades.
Impuestos  (Foto: SAT)

Si este año te incorporaste al mercado laboral como profesionista o con actividad empresarial, o sí ya tenías actividad pero no te habías puesto al corriente, debes saber qué requisitos tienes que cumplir como contribuyente.

“Es obligación de todos los mexicanos contribuir con el gasto público (…) todo ingreso trae consigo una obligación fiscal”, explicó el integrante de la Comisión Sector Empresarial del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM), José de la Fuente Molina.

Por muy poco que ganes, para iniciar con el pie derecho tu relación con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) es recomendable asesorarte con un contador o fiscalista, dijo el presidente de la firma de asesoría contable y fiscal Impuestum, Rubén Herrero.

Te presentamos una guía básica para cumplir con el fisco:

1. Ubica qué actividad desempeñarás

Dentro de las personas físicas, puedes optar por cuatro actividades: asalariado, profesionista, arrendador o con actividad empresarial.

“La actividad de profesionista está regulada por el código civil federal y el de cada estado. Esta te permitirá prestar servicios relacionados con tu industria”, dijo Rubén Herrero.

Por el contrario, si optas por la actividad empresarial puedes irte por el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF). Además, tienes que detallar si te dedicarás al comercio, industria o servicios. Si tus ingresos son mayores a 2 millones de pesos deberás entrar en el Régimen General.

2. Tramita o actualiza tu RFC

Si no cuentas con tu Registro Federal de Contribuyentes (RFC) entra a la página del SAT e inscríbete en la categoría de Persona Física. Necesitas tu CURP para registrarte.

Si ya cuentas con tu RFC, sólo aumenta tus obligaciones si tienes más actividades, dijo José de la Fuente Molina. 

Para tramitar tu RFC necesitas tu Firma Electrónica (Fiel)

3. Tramita tu contraseña

Aunque en algunos trámites del SAT puedes identificarte con tu Fiel, considera que no es una contraseña, sino una firma. La contraseña es un mecanismo de acceso. Tu usuario es siempre tu RFC y tu contraseña es una palabra clave para ingresar a diferentes aplicaciones y servicios que brinda el SAT a través de internet. La contraseña se tramida de manera gratuita..

4. Prepárate para facturar

Para emitir facturas electrónicas deberás solicitar un certificado de sello digital (CSD) a través de la aplicación Solcedi del SAT.

5. Elige un PAC

El siguiente paso es acercarte a un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC). El SAT tiene registrados a 74 cuyas obligaciones son validar los requisitos de los comprobantes fiscales digitales (CFDI), asignar un folio fiscal a cada factura e incorporar el sello digital del SAT. Además generarán, almacenarán y procesarán tus comprobantes. 

Cada proveedor y el SAT tienen también una opción para emitir facturas digitales gratuitas

6. Inicio de operaciones

Emite y pide facturas de todos los ingresos y gastos que tengas. “Aunque algunos clientes no te pidan factura, haz una a nombre del público en general porque al final tus ingresos y egresos deben coincidir”, agregó De la Fuente Molina. De esta manera podrás acreditar tus futuras deducciones.

Recuerda hacer todos los pagos de los gastos del negocio con cheque, tarjeta o transferencia electrónica, de esta manera el fisco podrá identificarlos rápidamente.

7. Abre una cuenta bancaria

Acude al banco de tu preferencia y abre una cuenta de ahorro en la cual te depositen tus deducciones. Esta cuenta también la puedes ocupar para concentrar ahí los ingresos de tu negocio y que no los mezcles con los ingresos por otras fuentes, recomendó De la Fuente Molina.

8. Primera declaración

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

Si estás dentro del régimen de personas físicas con actividad profesional o en el régimen general, tienes que declarar mensualmente antes del día 17 de cada mes el impuesto sobre la renta y al valor agregado a través del Sistema de Declaraciones y Pagos. Este sistema te arrojará una línea de captura que deberás pagar en un banco.

9. Si optaste por el RIF

Si estás dentro del RIF, tus obligaciones fiscales cambian y tendrás que declarar a través del sistema Mis Cuentas que también proporciona el SAT. En este esquema no pagas Impuesto sobre la Renta el primer año y tus ingresos al año no pueden ser mayores a 2 millones de pesos, recordó Herrero. 

Ahora ve
La Ciudad de México recibirá la visita de Godzilla
No te pierdas
×