Cómo elegir una casa de empeño

La cuesta de enero se amplía a marzo, se prevé un aumento de 10% de préstamos; el promedio de los empréstitos es de mil pesos, según casas de empeño.
empeños  (Foto: iStock by Getty Images)
Renata Sánchez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Desde el 2012 la llamada 'cuesta de enero' se ha extendido hasta febrero y marzo en la que se ubica como la segunda temporada con mayor solicitud de préstamos con prendas en garantía, sólo detrás del periodo previo al inicio de clases, cuando aumenta en 15%, de acuerdo con la Asociación Nacional de Casas de Empeño (ANACE).

Con un promedio de 60,000  operaciones, durante los primeros tres meses se espera un aumento de 10% de empeños, en los que se presta en promedio entre  900 y 1,350 pesos por solicitante, dependiendo del producto que se empeñe; en su mayoría dejan en garantía electrónicos como celulares, consolas, cámaras, equipos de sonido, pantallas y electrodomésticos, los que se valúan a un menor precio que las joyas, aseguró Adolfo Vélez, presidente de la ANACE.

El uso del préstamo prendario se destina para el pago de impuestos como la luz, el predial o el agua e, incluso, la renta, cuotas escolares o alguna emergencia personal, comentó en conferencia de prensa Roberto Alor, director general de Prendamex, la primera casa de empeño privada en México, que reporta una derrama en préstamos de 220 millones de pesos (mdp) al mes.

Si bien las Sociedades Financieras Populares o los préstamos personales son otras opciones para la población no bancarizada de bajos recursos, el sistema prendario se encuentra dentro de las primeras opciones para enfrentar la 'cuesta de enero' por su rapidez.

El Nacional Monte de Piedad concentra 63% del mercado, seguido de Prendamex con 11%, FirstCash con 10% y Montepío Luz Saviñón con 6%, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera de 2012, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, última disponible.

Para  elegir la mejor opción de una casa de empeño, y no salir timado, se recomienda:

1. En regla: Existen 5,380 casas de empeño inscritas en el Registro Público de Casas de Empeño de la Procuraduría General del Consumidor que puede ser consultado en línea. Ahí se puede revisar que la sucursal a la que se acude cumple con la normatividad vigente, ya que cada año se debe refrendar la autorización para operar. Se puede revisar el número de folio único, la vigencia del permiso y que la dirección registrada sea la misma a la que se acude.

2. Contrato: Antes de firmar cualquier contrato se puede revisar que el que se firme sea el mismo que la Profeco tiene registrado, de no ser así se puede denunciar y el permiso de la casa de empeño se suspende, incluso, se cancela si recae en la falta. La revisión del contrato se puede hacer en línea en la página http://burocomercial.profeco.gob.mx, por teléfono al 5625-6700 extensiones 11490 y 11491 o por escrito a la Dirección General de Contratos de Adhesión, Registros y Autofinanciamiento en Av. José Vasconcelos No. 208 Col. Condesa, Delegación Cuauhtémoc, México D.F., aunque por esta última vía responden de 10 a 15 días.

3. Otra garantía: Si la casa de empeño pertenece a la ANACE, contará con su logo de forma visible, ya que para ser agremiado se exige que cumpla con la normativa vigente.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

4. Transparencia: El establecimiento debe mostrar de forma clara y precisa qué tipo de prendas acepta, así como la forma en que calcula su valor, las balanzas para pesar las joyas deben estar siempre a la vista del consumidor; además informar sobre los días y horarios de servicio, los mecanismos para atender quejas, la tasa de interés actualizada con la que cobra saldos insolutos, el costo anual total y gastos por almacenaje.

5. Comparar: Además de los puntos anteriores, se debe considerar el plazo y requisitos para pago y recuperación de la prenda, así como la cantidad de refrendos a los que se tiene derecho y las condiciones para ello. Así como el contar con un seguro que cubra el deterioro o robo de la prenda en la casa de empeño.

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×