El Buró de Crédito: ¿Amigo o enemigo?

El reporte del Buró puede ayudarte o perjudicarte cuando pides una tarjeta de crédito; mantener tu historial limpio es la clave de que nunca te rechacen.
Entender el sistema ayuda a que los bancos te quieran.
Regina Reyes-Heroles C.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Es vital tener un buen historial crediticio si quieres acceder a más crédito sin altas tasas de interés. Tu mejor o peor amigo puede ser el Buró de Crédito.

Hoy en día, el Buró se puede consultar vía internet y es “una herramienta indispensable en el otorgamiento del crédito”, dijo Karime García Nacif Directora de Riesgos de BBVA Bancomer.

El Buró de Crédito le ayuda al banco a indagar qué tan atractivo eres. “Según el perfil de la persona es el nivel de riesgo que se tiene. A más riesgo, más tasa de interés”, dijo el Director General del Buró de Crédito, el Ingeniero Mauricio Gamboa.

La línea de crédito que te da el banco, y la tasa de interés que te cobra, no sólo se basa en tu nivel de ingresos, sino también en cómo te hayas portado en el pasado. No olvides que si entiendes el sistema lo puedes manejar a tu favor.

Los bancos tienen procesos establecidos para verificar que el cliente tiene la capacidad de pagar una tarjeta de crédito e inclusive cuánto debe de ser tu límite de crédito. La información que se ofrece en una solicitud de tarjeta de crédito “se procesa por medio del ‘scoreo’ o el análisis del cliente bajo criterios establecidos,” dijo Luis Vega Fagoaga, el Director de Tarjetas de Crédito de BBVA Bancomer. Después de que este sistema automatizado da los resultados primarios del cliente, se cruza esa información con la del reporte del Buró de Crédito. De esta forma se establece si el solicitante puede ser sujeto de financiamiento.

Lo más importante para mantener tu historial limpio es pagar a tiempo.

Lo que el banco toma en cuenta al examinar el reporte es la calidad crediticia del cliente. “Primero que nada revisamos si el cliente no tiene pagos vencidos con alguna otra institución o con nosotros, es decir, que está al corriente y que siempre paga bien”, dijo García.

A las instituciones financieras les interesa más tu historia crediticia con otros bancos que los pagos atrasados que tengas con proveedores de servicio como Telmex o Cablevisión.  “Los prioritarios son las deudas con otros bancos, los créditos. La segunda categoría es el pago de servicios, pero eso depende del riesgo que cada banco quiera tomar”, dijo Antonio Perdomo, Director de Tarjetas de Crédito de Banamex.

Otro elemento que ayuda, además del reporte limpio, es si tienes un historial en el banco en el que estás solicitando tu tarjeta de crédito. “Todo lo que sea relación bancaria ayuda al cliente y le da privilegios, lo que pasa es que ya lo conocemos”, dijo Perdomo.

Tú tienes influencia en el proceso y puedes manejar tus finanzas favoreciendo los criterios más importantes y asegurándote de que tu banco no esté viendo información vieja o incorrecta.

Una buena idea es revisar tu propio reporte en el Buró de Crédito, lo que puedes hacer gratis una vez al año, para asegurarte de que no hay taches que puedas corregir pagando o errores. Las revisiones subsecuentes cuestan 10 pesos.

Si al revisar tu reporte ves que tienes cargos que no reconoces, esto puede repercutir en la relación que tienes con los bancos, por lo que es indispensable que lo reclames.

De los 45 millones de registros del Buró 8.4 millones han sido eliminados y 11 han tenido eliminaciones parciales. Estos descartes o el que se borre una parte de tu historial es porque se arregla un error o porque el consumidor pagó su deuda, entre otras opciones. Del total de los registros, sólo 6% de estos registros tienen una experiencia negativa en su reporte.

Según Gamboa, lo mejor es que reclames directo con el Buró y no por medio de la empresa que presta el servicio. El Buró de Crédito funciona como intermediario y, si la empresa no contesta en 30 días al reclamo del consumidor, el Buró hace caso a lo que reclamaste tú. Es decir, se pone de tu lado, y te ahorrará frustración y dinero.

Ahora ve
No te pierdas