Los obesos ganan menos

El problema de la obesidad no sólo afecta tu salud o la forma como te ven; hay discriminación laboral que va más allá y puede afectar tu salario.
Hay veces que el peso resulta en penalizaciones salariales.  (Foto: )
Regina Reyes-Heroles C.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La creciente obesidad en la población mexicana trae también un gradual aumento de la discriminación laboral contra los gordos, quienes ya sufren problemas de salud y rechazo social.

México es el segundo país más gordo del mundo y ser obeso afecta tu billetera.   

“Hay intensa discriminación hacia los obesos,” dice la nutrióloga y profesora de la Universidad Iberoamericana, Araceli Suverza. De hecho, “la persona que está obesa cuesta mucho más a la empresa. Tienen mayor probabilidad de enfermarse y (…) mayor ausentismo laboral.”

Los ‘gorditos’ en México, que representan el 30% de la población, no sólo sufren de prejuicio por la obsesión social con la esbeltez y el ideal de belleza, además les cuesta trabajo encontrar empleo, mantenerlo,  y hay veces que, sus salarios son penalizados. Las mujeres obesas son más castigadas que los hombres, tanto socialmente como en el ámbito laboral.

El profesor de economía de la Universidad Estatal en Middle Tennessee, Charles L. Baum realizó un estudio en el que muestra que la obesidad ocasiona una disminución salarial de hasta 6% en mujeres en Estados Unidos y de 2% en los hombres.  

El castigo a los salarios no sólo es resultado de una discriminación a la imagen de la persona obesa, sino al costo que pueden causarle a la empresa. El punto central es que se cree que son menos productivos.

“Los trabajadores obesos ponen menos importancia en el futuro y más en el presente, y esto puede ser una característica con la que nacen y afecta múltiples aspectos de sus vidas. Invierten menos en su educación y entrenamiento laboral, al igual que en su salud. (…) Esto resulta en la obesidad al igual que en menores capacidades para incrementar sus salarios”, dijo el profesor Baum en entrevista telefónica.

Otra de las razones por las que no se contrata a personas obesas o sus salarios son más bajos es que se les considera más propensos a enfermedades. La obesidad es el principal riesgo para desarrollar males como la diabetes, hipertensión arterial, osteoporosis, padecimientos cardiovasculares e incluso cáncer. Según la Secretaría de Salud, mientras que 13.9% de personas sufren hipertensión, 47% de los obesos tiene este problema.

La discriminación es obvia y a muchas empresas y reclutadores les cuesta trabajo pasar la primera impresión.

“Las empresas deben entender que lo que están contratando es el talento de la persona, más allá de lo que visualmente detectan”, dijo Laura García, Gerente de Relaciones Públicas de Manpower, una empresa de servicios de Recursos Humanos.

Más kilos es equivalente a tener menos oportunidades de trabajo o menor sueldo. Y aunque el chiste lo diga, engordar a todos a tu alrededor para verte más delgado no es la solución.

Ahora ve
No te pierdas