Renuévate en tres pasos

Ejercer la ocupación de tus sueños puede suponer más complicaciones económicas de las que imagi
Unas ideas para renovar tu vida. (CNNMoney.com))  (Foto: )
Jean Chatzky
(Money Magazine) -

Es curioso, dos de mis sueños más recurrentes desaparecieron tras cumplir los 40 años. En el primero soñaba con matricularme en el curso de Historia Rusa del profesor Riasanovsky, nunca asistía a clase y luego me enfrentaba al examen final. (Me alegra no soñarlo más). En el segundo, ganaba la lotería y repartía las ganancias entre las personas más cercanas a mí. (Ese sí que lo extraño).

Sin embargo, nuevas ensoñaciones han venido a reemplazarlos. En una soy una excelente cocinera, en otra una detective, y en un tercer sueño, soy maestra.

¿Puede haber alguna conexión? Apuesto que sí. Nunca he creído que trabajaría en lo mismo siempre; esto lo heredé de mi padre, quien primero fue profesor universitario, luego dirigió estaciones de televisión, y después terminó asociándose a un bufete de abogados. Si no hubiera muerto, es muy posible que hubiera cumplido su amenaza de meterse a estudiar Derecho.

Si tuviera que reinventarme en la próxima década, ser maestra, cocinera o detective estarían como primeras opciones en mi lista.

No soy la única que piensa así. Sólo en lo que va del año, un buen número de libros sobre el tema de la “reinvención” han aparecido en las librerías. Títulos como "Thinking About Tomorrow" (Pensando el mañana) de Susan Crandell, ex redactora de la revista “More”, y “Leap!” (¡Actúa!: ¿Qué haremos con el resto de nuestra vida?) de Sara Davidson, mejor conocida por ser la autora de “Loose Change” (un relato de los 60’s) son un ejemplo. Ambas autoras entran en los pormenores (entrevistando a quienes han vivido la experiencia) de por qué y cómo la gente decide reiventarse a sí misma.

Cuánto ahorrar para el retiro

Un divorcio, una muerte o cualquier otra crisis que nos cambia la vida son experiencias que nos enseñan que el tiempo se agota. Una herencia o una ganancia inesperada conceden la seguridad necesaria para animarse a dejar el trabajo y dedicarse a otra cosa.

Crandell decidió reinventarse como escritora freelance porque ya no podía viajar cada día (cuatro horas ida y vuelta) para ir al trabajo a Nueva York.

Por su parte, Sara Davidson –productora veterana de TV- se vio obligada a reinventarse a sí misma porque no tuvo elección: “Al llegar a los 50 de repente me convertí en una persona non grata en el medio televisivo. Me rehuían por culpa de mi edad.”

La idea de que todos tendremos un segundo o tercer acto en nuestra vida laboral ha ganado popularidad recientemente debido al cambio de expectativas en cuanto a nuestra esperanza de vida y el dinamismo con el que la viviremos.

Pero desear reinventarse a uno mismo y tener la capacidad financiera para hacerlo son dos cosas diferentes. Es muy posible que cambiar el curso de nuestra vida laboral signifique ganar menos cuando en realidad planeábamos ahorrar dinero para el retiro. ¿Cómo mantener tus finanzas en buen estado para resistir un cambio como éste?

1. Sométete a una prueba

Simula, durante varios meses, que vives con un ingreso limitado, es el consejo que da Mark Zandi, economista que dirige Moody’s Economy.com. Calcula cuánto flujo de efectivo necesitarías y si puedes llegar a fin de mes.

Mientras más tiempo dure el experimento, mejor será el balance final. ¿Por qué? Ahorrar la diferencia entre tus ingresos actuales reales y los que tendrás supuestamente en el futuro aumentará tu “guardadito” para emergencias.

2. Recorta tus deudas

No disfrutarás mucho de tu nueva vida si los pagos de tu antigua hipoteca siguen persiguiéndote mes a mes.

Tras disminuir sus ingresos, Davidson entendió que cambiar su costosa casa en California por una parecida en Colorado le supondría la mitad del costo.

3. Sopesa todas las variables

Considera tantas variables como te sea posible, la decisión de cambiar el rumbo implica más ramificaciones financieras de lo que podrías suponer. Están, por ejemplo, los costos de una formación y capacitación adicionales; una posible disminución de los beneficios de la seguridad social pues ganarás menos; y el coste de pagar por tu cuenta la sanidad y otros beneficios.

 ¿En cuánto tiempo, si lo consigues, esperas alcanzar tu antiguo nivel de ingresos? “Si necesitas apretarte el cinturón, es importante que lo entiendas para evitar que gastes más de la cuenta”, dice Jim Pearman Jr., un planificador de la VA (Veterans Administration) que ha aconsejado a muchos “reinventores”.

El mismo Pearman, de hecho, dejó la Banca a los 40 para abrir su propia consultora financiera. “Aprendí que lo más importante es estar lo más informado que puedas antes de realizar el cambio”, y agrega “da mucho menos miedo si lo haces así”.

Recordaré bien esta frase de Rearman cuando llegue el tiempo de ganarme la vida cocinando.

 

Ahora ve
No te pierdas