Empresas fomentan trabajo informal

La flexibilidad obrero patronal rebasó la legislación, cada vez hay más contratos sin prestacio de cada 10 empleos que se crean en México 8 son informales, aseguró un catedrático de la UNAM.
Para combatir el empleo informal se necesita una reforma. (N  (Foto: )
Juliana Fregoso
CIUDAD DE MÉXICO (Excelsior) -

Para combatir el empleo informal no sólo hace falta realizar una reforma laboral sino también reformular el perfil de los patrones y sindicatos que necesita el mercado, ya que en muchas ocasiones son las empresas que no quieren pagar las prestaciones de ley las que fomentan el crecimiento de este tipo de trabajo, aseguró Alfredo Sánchez Castañeda, coordinador del área de Derecho Social de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Observó que de cada 10 empleos que se crean en el país 8 son informales práctica que se da principalmente en las pequeñas maquilas o talleres, a esto hay que añadir que la décima parte de la población económicamente activa no recibe remuneración alguna por su trabajo.

“La Ley Laboral no se ha reformado y la flexibilidad en las relaciones entre obreros y patrones ya rebasó la legislación, a ello hay que sumar que hay incongruencias entre la ley laboral y la Ley del Seguro Social”, dijo.

“Jugamos a muchas ficciones, falacias y mentiras en lo que se refiere a la relación que establece la legislación y lo que sucede en el mercado de trabajo”, aseguró en el marco del Congreso Laboral Latinoamericano.

En este contexto indicó que antes de aprobar una reforma laboral, los distintos actores necesitan analizar de manera detallada hasta qué punto reformar la ley ayudará a generar empleos, porque aunque existan cambios en la materia, las empresas que no establezcan estándares de contratación que cumplan con la normatividad, generarán competencia desleal.

“Hay muchas empresas informales que le pagan a los trabajadores pero no les dan seguridad social, lo que genera competencia desleal entre las empresas mexicanas, el 35% del Producto Interno Bruto en nuestro país lo genera el sector informal”, mencionó el académico.

Indicó que no necesariamente las empresas no quieran incumplir deliberadamente con la ley sino que la legislación no les deja otra opción, “antes de adecuar la Ley, hay que entender muchas cosas”.

Explicó que en otros países como España se han establecido esquemas que permitían el libre despido que en un principio hicieron a los empleados más productivos pero en el largo plazo, al no existir ningún compromiso de largo plazo de parte de los patrones, se fue perdiendo la competitividad, por lo que se tuvo que regresar a los contratos que al menos garantizarán al empleado certeza laboral durante un periodo.

En este sentido, externo que en el caso mexicano si existiera una mayor flexibilidad laboral podrían generarse compromisos de largo plazo con cláusulas de “no huelga” en las que los sindicatos se comprometen a no paralizar las actividades, siempre y cuando la empresa no deje de cumplir con las condiciones de trabajo pactadas, pues las revisiones anuales de los contratos colectivos de trabajo, han generado fricciones innecesarias.

Ahora ve
No te pierdas