85,000 mexicanos no quieren publicidad

Profeco y la Condusef han registrado a las personas que no quieren recibir ofertas telefónicas; sin embargo, sólo 22 empresas han comprado el registro comercial y apenas 4 el financiero.
Ambos registros comenzaron a operar apenas hace mes y medio  (Foto: )
Alejandra Xanic
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A casi mes y medio de que comenzaron a funcionar en México los dos registros para quienes no desean recibir ofertas de productos comerciales o financieros, ya hay poco más de 85,000 personas registradas.

En la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), encargada de frenar la venta telefónica de las empresas comerciales, ya hay 62,372 números de teléfono registrados de quienes no desean  recibir llamadas de mercadeo de comercios, empresas turísticas o de telecomunicaciones.

Otras 23,000 han optado por no responderle el teléfono a las ofertas de los bancos y demás instituciones financieras, por lo que ya se incorporaron al padrón que opera la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Los dos padrones comenzaron a operar hace cerca de mes y medio gracias a cambios legales que buscan proteger el derecho de los ciudadanos a la privacidad.

Para que el registro funcione es necesario que quienes no quieran recibir las llamadas se registren, por un lado, y por el otro, que las empresas que ofrecen los servicios compren la base de datos.

Pero hasta el momento sólo hay 22 compañías han comprado las listas de Profeco y por el lado de la Condusef los compradores han sido HSBC, ACE Seguros, Santander y Ahorro FAMSA, informó en entrevista Luis Fabre Pruneda, vicepresidente técnico de la Comisión.

“En cuanto a usuarios vamos bien; en cuanto a instituciones financieras creo que vamos mal”, añadió el funcionario.

Según Arturo Huerta, presidente de Directa, una asociación que agrupa a unas 120 empresas de mercadotecnia, muchas están a la espera de ver cómo se comporta el registro para decidir el momento para hacer la inversión (el registro de la Profeco, por ejemplo, cuesta 62,000 pesos; el de la Condusef varía por estado).

La ley establece un plazo de 30 días de que se registra el número de teléfono, para que la persona quede protegida contra las llamadas.

El consumidor puede denunciar a la compañía que pasado ese término, le llame otra vez, y las dependencias gubernamentales pueden multar a las empresas.

La Profeco ha recibido tres quejas de consumidores que a pesar de haberse dado de alta en los padrones continuaron recibiendo llamadas, informó María de los Ángeles Jasso, directora general de Contratos de Adhesión, Registros y Autofinanciamiento de la Profeco.

Los consumidores deben reportar qué empresa les llamó, el día y la hora y de ser posible, el nombre del operador y el número de teléfono, si tienen identificador de llamadas.

Ahora ve
No te pierdas