¿Amor? Encuéntralo en horas de oficina

El 53% de los mexicanos ha sostenido alguna relación amorosa con un compañero de trabajo; aunque esta práctica es común, tener un romance en la oficina puede arruinar tu carrera.
La convivencia entre los trabajadores puede derivar en relac  (Foto: )
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las relaciones de pareja en la oficina son una práctica más común de lo que imaginabas que puede impulsar o destruir la carrera de los involucrados.

53% de los mexicanos se ha involucrado con alguien de su trabajo, y de estos, el 11.82% confesó haber tenido cinco romances en la oficina, según una encuesta de Bumeran.com.mx. El 47% restante afirmó que nunca ha tenido algún amorío en su empresa.

Estos números no resultan extraños si se toma en cuenta la convivencia diaria en el ámbito laboral: “Si pasas 60 horas o más en tu oficina, es obvio que termines relacionándote con algún compañero de trabajo”, afirma Michele Marrinan, de la firma de reclutamiento Monster.

Y es que las largas jornadas de trabajo, viajes, de negocios, compartir intereses comunes y asistir a juntas de negocios, son los principales factores que propician esta situación, que ha comenzado a llamar la atención de empresas y reclutadores.

Los pros y contras

A pesar de las restricciones que existe en este tema, un reciente estudio publicado en el diario italiano La República afirma que el 65% de las personas que se enamoran en el trabajo son más productivas, ya que el nexo que se da entre la pareja fortalece las relaciones laborales.

La mayoría de los empleadores debe tener un enfoque práctico para el amor en el trabajo: "Los directivos se han dado cuenta de que no se puede prohibir el romance en la oficina”, señala Monster. Por ello los reclutadores comienzan a adoptar medidas preventivas en sus propios códigos de ética o estableciendo limitantes en su contrato.

Cuando se trata de enlaces entre pares, se debe lograr un equilibrio: "Prohibir estas relaciones sólo los lleva a la clandestinidad," afirma Rosemary Agonito, consultora de Recursos Humanos.

A pesar de lo cómodo que puede resultar este affaire, las desventajas pueden ser abrumadoras.

En primer lugar, recuerda que si el romance tiene un mal término, no hay vuelta de hoja, pues diariamente tendrás que ver a tu ex y colaborar con él.

Un romance puede acabar con tu carrera y tu reputación, no importa lo mucho que intentes mantenerlo en secreto. “Incluso si la relación funciona, el trabajar a diario con tu amante, puede terminar por enfriar la relación”, sostiene Monster.

El peor escenario es que alguien descubra tu aventura, si es con un subordinado, éste puede perder el empleo; si es con tu jefe (a), todos pensarán que ese rápido ascenso lo conseguiste fuera de tus horas de trabajo.

Para los psicólogos, la mayoría de las personas que tienen un idilio en el trabajo llegan a esta situación sin darse cuenta.

¿Sólo sexo?

El 90% de la población estadounidense que trabaja, admite haber tenido relaciones sexuales con un compañero de trabajo en las instalaciones de su oficina.

Según una encuesta realizada por el sitio Careerbuilders.com muestra que la mayoría de los estadounidenses no tiene ningún prejuicio sobre disfrutar de encuentros íntimos en su espacio laboral.

Además, el 38% de los estadounidenses ha estado enamorado de un compañero de trabajo y el 55% dice tener actualmente relaciones románticas con colegas, según un estudio publicado en el sitio web de Yahoo Hotjobs.

En la otra cara de la moneda, al menos el 18% de quienes comenzaron un romance laboral, encontraron en esa “aventura de oficina”, el amor, pues terminaron casados con su amante.

Interpreta sus señales

Si quieres saber qué siente en realidad tu compañero (a) por ti, nada mejor que interpretar su lenguaje corporal.

“Los gestos y los ademanes son más confiables que las palabras. El cuerpo no sabe mentir”, afirma David Navarro, Consultor de Imagen y especialista en lenguaje corporal.

Aquí los tips del experto de Imagen Excellence:

Si mientras le hablas se toca la nariz, es un signo de duda o rechazo, así que definitivamente no está buscando un romance.

Si ella se lleva objetos a la boca, como una pluma o la pata de los anteojos, es señal de que necesita de más información o tiempo para darte una respuesta.

No te apresures, si le dices algo que le incomode, se cruzará de brazos en señal de rechazo o pondrá su mano en la garganta.

Una señal inequívoca es observar si sus gestos son incongruentes, por ejemplo, si dice que está muy a gusto y mira constantemente el reloj; hace garabatos en la servilleta mientras hablas, o su cuerpo apunta hacia la salida; no hay duda, está aburrido (a).

Es honesta si: te mira a los ojos cuando habla y se inclina hacia ti cuando hablan.

Si él juega con algún accesorio que traes puesto, como tu collar, un botón o un pendiente, en realidad te está diciendo que desea jugar contigo en la intimidad, así que ¡el amor está en el aire!

Si lo que quieres es hacerle a él una insinuación, acaricia algún objeto cilíndrico, comoe el pie de una copa, un cigarro, etc… éste es un mensaje altamente seductor para un hombre, le estás diciendo: "Quisiera que me toques. Da el siguiente paso", finaliza Navarro.

El 'top sex'

Para los amantes del peligro, un blog del diario Times publicó una lista de los 10 sitios preferidos para hacer el amor en la oficina:

 1. En la mesa del jefe

 2. En todas las mesas de la oficina

 3. Contra el archivero

 4. En la mesa de ediciones (en el caso de un despacho de una cadena de televisión)

 5. En el balcón

 6. En el sofá

 7. En cualquier sitio donde haya comida

 8. En el baño de discapacitados (por el espacio)

 9. En la enfermería

10. En medio de la oficina (no importa que graben las cámaras de seguridad).

Ahora ve
No te pierdas