¿Eres un líder sin seguidores?

El carisma, la visión, la estrategia y el dinero no valen si no logras convencer a tus seguidor John Kotter, profesor de Harvard, analiza los errores en los que incurren los dirigentes actual
Si un líder no alienta a sus seguidores, es prácticamente in
Heriberto Ramos*

Suele olvidarse que el liderazgo es un acontecimiento. Y que aun armado con carisma, visión, estrategia y dinero, sin seguidores el líder no existe. Esta es la temática del libro Followership: how followers are creating change and changing leaders, de Bárbara Kellerman.

La teoría y la práctica empresarial aportan ya abundantes radiografías de personajes que lideran. Pero ignoran a quienes hacen posible que ese liderazgo suceda, como si los seguidores fueran sólo un montaje escenográfico de personas ajenas a los cambios del entorno y carentes de expectativas o intereses propios.

John Kotter, profesor emérito de Harvard y autor de best sellers sobre liderazgo, lo advirtió desde 1974: “Muchos de los nuevos ejecutivos están más preocupados por brillar como líderes, que por ser miembros de un equipo”. La peligrosa arrogancia de querer mandar sin aprender a obedecer.

Así pues, la autora, también especialista de Harvard, entrega un oportuno texto cuya tesis central es irrebatible: el liderazgo que demanda la época actual nos será imposible si omitimos el rol crecientemente relevante que juegan ya los seguidores.

El libro aporta como herramienta una tipología de los seguidores según el nivel de compromiso real, que no siempre es el visible en la empresa. Desde los secretamente desapegados, pasando por los ‘espectadores’, quienes sólo observan desde la barrera emocional de sus propios intereses; hasta los ‘activistas’ que, como coloquialmente se dice, ‘ponen toda la carne en el asador’.

Por si te interesa:

Followership: how followers are creating change and changing leaders

Autor: Barbara Kellerman

Editorial: Harvard Business School Press, 2007

(*) Especialista en Management
heriberto.ramos@expansion.com.mx

Ahora ve
No te pierdas