Axa, la compañía que compró ING

Xavier de Bellefon, estratega de Grupo Axa, llega a México para dirigir la filial mexicana de I la firma frances planea duplicar el tamaño de la aseguradora y triplicar sus utilidades para 20
Los empleados en México no serán afectados por la crisis, di
Verónica García de León

La mañana del 10 de febrero, Xavier de Bellefon, presidente de Estrategia de Grupo Axa, y su equipo volaron de París a la Ciudad de México. La aseguradora francesa buscaba cerrar un acuerdo para comprar Seguros ING, la tercera mayor compañía del ramo en nuestro  país.

“Estábamos cerca y de hecho ya éramos los únicos en el proceso, pero viajamos sin saber si íbamos a firmar, todo se puede romper el último día”, recuerda De Bellefon.

Habían pasado casi cuatro meses desde que JP Morgan los convocó a participar en la subasta privada de ING. Analizaron las entrañas del negocio,  presentaron sus propuestas y habían  llegado a la recta final junto con Mapfre y Zurich. “Fueron horas de negociación intensa, con muchos altibajos”, relata el directivo, de 39 años.

Al final prevaleció la oferta de Axa: el 12 de febrero, el grupo francés anunció un acuerdo con ING para adquirir 100% de su filial mexicana por 1,500 millones de dólares.

La jugada marcó la entrada de la quinta mayor aseguradora del mundo en México y también significó su regreso a América Latina, luego de que en 2001 salió de la región.

Con esta adquisición, Axa se hizo de una cartera de 5.5 millones de clientes y de una cuota de 12% del mercado mexicano. Además, se colocó en una posición de privilegio en seguros de autos y de salud, donde ocupa el segundo lugar.

Tour de compras

La compra fue sorpresiva pues ocurrió justo en el inicio de una recesión en Estados Unidos, pero, a decir de Axa, el timing fue el correcto. “Es el mejor momento, el dólar no vale nada, somos una compañía en euros”, dice De Bellefon. Además, la firma confía en su experiencia global: “Operamos en 50 países que, de vez en cuando, atraviesan crisis”, añade.

En los últimos dos años, Axa se embarcó en una ronda de adquisiciones. Entre 2006 y 2007, la firma adquirió 42 empresas de seguros y gastó cerca de 13,000 millones de euros. En el último cuatrimestre, el grupo compró activos en Turquía, Rusia y México.

Para algunos analistas, volver a América Latina será todo un reto para Axa, debido a su escasa presencia en la región y su corta experiencia en mercados en desarrollo. A principios de la década, Axa tuvo una pequeña operación de seguros (menor a 100 millones de dólares) en Brasil, Chile, Argentina y Uruguay, que vendió en 2001.

“(Axa) ha sido más lenta que otras aseguradoras en expandirse a mercados emergentes”, señala Maripaz Ojeda, analista de la casa de bolsa española Ahorro Corporación Financiera.

El grupo francés tiene 50 millones de clientes en Europa occidental, Estados Unidos y Asia. Su experiencia en mercados menos desarrollados data de hace un año y medio, cuando adquirió la firma suiza Winterthur que tiene operaciones en Europa del Este.

Gestión a la medida

El grupo busca duplicar el tamaño de Seguros ING en México (en 2007, sus primas sumaron 1,900 millones de dólares) y triplicar sus utilidades para 2012.

Sin embargo, lograrlo con una compañía que no pasa por su mejor momento no será fácil. Axa será el tercer dueño de Seguros ING en un lapso de 10 años (en los últimos cuatro perdió nueve puntos de cuota de mercado).

Pero otros analistas le ven buenas perspectivas. “Con mayor experiencia en el seguro de daños y un enfoque en reducción de gastos, Axa lo logrará”, dice Angélica Bala, directora de Instituciones Financieras de Standard & Poor’s.

Axa busca aprovechar el potencial del mercado mexicano: sólo 40% de los automóviles y 10% de los hogares disponen de una póliza. Además, con 110 millones de habitantes, el país es atractivo para desarrollar seguros de vida y ahorro.

“El reto es aprovechar la fuerza de ventas de agentes independientes y corredores de ING”, comenta Recaredo Arias, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros. ING cuenta con una red de 7,500 agentes.

Otro reto será el de inculcar la filosofía y la cultura laboral de Axa al equipo actual de ING y lograr una integración exitosa, algo que, según varias opiniones, la firma holandesa no logró. Pero Axa tiene experiencia en ello.

“Es una integradora que sabe exportar su modelo de gestión”, dice Ojeda. Axa estudia sobre el terreno el tipo de compañía y de mercado, y elige el modelo de gestión y producto que más se adapta al país en cuestión.

De Bellefon, quien dirigirá la operación en México, prepara sus maletas para dejar París y vivir en el DF. “Estoy encantado de venir, es un muy buen momento”, concluye.

Ahora ve
No te pierdas