Cada vez cuesta más dar el tarjetazo

Las tasas de interés promedio por comprar con dinero plástico subieron 2.6 puntos en 6 meses; al cierre de mayo los bancos cobraban, en promedio, 34.24% por dar financiamiento por esta vía.
La iniciativa busca que las instituciones financieras elimin
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El costo de comprar cualquier bien o servicio con tarjeta de crédito está al alza, ya que pasó de un promedio de 31.61%, en diciembre del año pasado, a 34.24 en mayo de 2008, y los expertos prevén que siga creciendo.

Las tasas de interés que cobran los bancos por financiar a sus clientes con tarjetas de crédito era de 31.62% en mayo de 2007 y de 32.20% en la misma fecha de 2006, sin sumarles el Impuesto al Valor Agregado (IVA), según datos del Banco de México (Banxico).

Los mayores costos por utilizar este instrumento de pago pueden convertirse en un peligro para quienes utilizan los 24.08 millones de tarjetas de crédito, que según cifras del banco central, circulaban en el país al cierre del año pasado.

“Sí hay riesgos, sobre todo para aquellas personas que utilizan la tarjeta de crédito, más que como un medio de pago, como un medio de fondeo”, advirtió en entrevista el director de la Licenciatura en Administración y Finanzas de la Universidad Panamericana (UP), Eulalio González Anta.

Los dueños de tarjetas de crédito deben entender que su línea de financiamiento no es una extensión de su salario.

Muchos tarjetahabientes financian sus gastos cotidianos con el dinero plástico y después sólo pagan los mínimos exigidos por el banco, pero la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha advertido que por esta vía un mismo producto o servicio puede acabar costando hasta cerca de 8 veces su precio original.

“Si tu pagas nada más el mínimo, sigues teniendo el mismo saldo porque el interés es lo que hace que crezca tu deuda”, explicó en entrevista por separado, la experta en finanzas de la Universidad Anahuac del Sur, María de los Ángeles Vargas.

Ambos especialistas recomendaron utilizar el efectivo para hacer las compras y evitar los plásticos.

Las mayores tasas de interés suelen desalentar el consumo, que ha sido el pilar de la economía mexicana en los últimos años.

Adicionalmente, el menor crecimiento económico que se prevé para México, de apenas 2.8%, frente al 3.3% de 2007 es un desincentivo más para el uso de las tarjetas de crédito, alertó González Anta.

“El riesgo más allá de que incremente la tasa de interés viene por la desestabilidad para la gente que obviamente se queda sin trabajo y no puede pagar ni siquiera el mínimo”, detalló el catedrático.

El año pasado en México se erogaron  94,637 millones de pesos a través de 108.6 millones de operaciones con tarjetas de crédito activadas y en uso en el país, informó Banxico.

Ahora ve
No te pierdas