¿Es momento de invertir en una casa?

Los inmuebles son el refugio más socorrido, a pesar de ello no siempre resultan la mejor opción hay inversiones alternativas de bajo riesgo, como los cetes o bonos del tesoro estadounidense.
Un inmueble debe rentarse al 1% de su valor. (Especial)  (Foto: )
Roberto Morán

Entre una exuberante selva y la playa, en Puerto Vallarta, se ofrecen departamentos y casas de descanso con precios que van desde 1 hasta 4 o 5 millones de dólares. No tarda en asomar la tentación de comprar uno de esos bienes raíces y después venderlo a mayor precio a algún baby boomer de EU que viene a retirarse, o rentarlo a vacacionistas. Pero, precisamente el constructor, Alexis Elías, del estudio de arquitectos Elías & Elías, se encarga de romper esa ilusión.

“Más que una inversión, la vemos como una segunda casa”, aclara Elías, quien busca que su desarrollo, llamado El Paredón, mantenga un conjunto de vecinos dispuestos a cuidar su propiedad, más que a especular con su valor.

Comprar inmuebles tiene lógica, explica Juan Ramón Moreno, profesor de finanzas del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE): es seguro, con bajo riesgo, conserva o aumenta su valor y, además, eventualmente puede generar una renta. Todavía hay algunas ciudades donde se puede rentar un bien raíz por el equivalente a 1% de su valor por mes. Eso da un rendimiento mayor que otras inversiones.

Leonardo Pin, director de inversiones de la aseguradora MetLife, explica que si se compara esa renta mensual con las opciones que hay en el mercado, “vale mucho la pena”. Pero, advierte, implica que se cumplan dos condiciones:

1. Que el bien raíz esté rentado 100% del tiempo.
“Es algo no necesariamente cierto en todas las zonas de la ciudad (DF). Por eso hay que analizar la oferta y la demanda”. “Tener el bien raíz y no alquilarlo a alguien más es como guardar dólares bajo el colchón, no es rentable”, comenta Pin.

2. Que el porcentaje en el que se renta sea ese 1%.
Porque con la mayor oferta de créditos hipotecarios, un mayor número de familias ha podido comprar casa propia en lugar de alquilar y eso ha hecho que baje el precio de renta.

A diversificar
Muy pocas inversiones en México se pueden comparar con los bienes raíces en la relación rendimiento-riesgo, asegura Moreno, del ITAM. Se pueden encontrar inversiones de más bajo riesgo (como los cetes o los bonos del tesoro estadounidense) con rendimientos similares al de la Bolsa de Valores, dice.

Este tipo de inversiones da rendimientos sin tener que preocuparse mucho por ellos, una ventaja que no poseen los bienes raíces. “Éstos llevan prediales y gastos de mantenimiento”, comenta Pin, de Metlife.

Dulce González (86) creía que su vejez sería un poco más tranquila al vivir de sus rentas, porque invirtió en bienes raíces buena parte de su vida, pero ahora a veces tiene que cancelar los juegos de canasta con sus amigas para ir a resolver emergencias en las propiedades que tiene para alquilar.

Ella siente que siempre le falta liquidez y con frecuencia discute con el encargado de cobrar las rentas, porque “gasta y gasta” para conservar las propiedades y no quiere vender porque considera que no le pagarían lo invertido en las casas.

¿Habría que renunciar a invertir en bienes raíces? Según los especialistas, no, pero se debe combinar con otras formas de inversión. La fórmula es diversificar.

“Si pones medio millón de dólares en una casa para alquilarla, es como poner ese dinero sólo en acciones de Microsoft (y) cualquier problema que tenga la casa, o Microsoft, afectará al patrimonio con mayor fuerza que si se diversifica”, opina Marc Halle, administrador de Fondos de Prudential Real Estate Investors, compañía que acaba de presentar en México un fondo para invertir en bienes raíces.

Si se quiere invertir en propiedades es buena idea acudir a los fondos que compran inmuebles en diferentes partes del mundo, explica Moreno. Así se puede diversificar, porque se invierte en oficinas en Nueva York o en alguna ciudad asiática. “Es difícil explicarle eso a la tía, porque la gente mayor quiere palpar y sentir el objeto que compra”, agrega.

El fondo de Prudential, llamado en México Pruref, invierte en propiedades comerciales, no en vivienda, con lo que está menos expuesto a la reciente crisis hipotecaria de EU. Hay otros fondos en México que también invierten en bienes raíces, como el ING Global Real Estate Fund (Inggref), que destina el dinero a Norteamérica (44%), Asia (36) y Europa (21%).

Estos fondos permiten diversificar sin dejar de invertir en bienes raíces. Pero no son la única fórmula. El objetivo es reducir el riesgo y aumentar el rendimiento, explica Moreno.

En cualquier portafolio de inversión debe haber inversiones con riesgo bajo, como los cetes y los bonos de EU; medio, como deuda de mediano plazo de empresas y alto, como en la Bolsa de Valores. Mientras más alto sea el riesgo hay más expectativa de rendimiento.

También, mientras mayor es la inversión, más posibilidades se tienen de diversificar, porque no se pueden dividir mucho 10,000 pesos. Cuando se puede contar con un mayor patrimonio, se recomienda entrar más a renta variable, es decir la Bolsa de Valores. Para invertir en Bolsa es importante que no se necesite el dinero en el corto plazo, porque hay que darle tiempo para que genere rendimientos.

Existe una alerta que dan los especialistas consultados: es preferible no endeudarse para invertir en cualquier cosa. “Como empresa es bueno endeudarse para crecer, como persona física, no. Apalancar tu futuro por algo extra es muy malo”, advierte tajante Leonardo Pin. Será difícil encontrar un bien raíz que genere un rendimiento mayor a lo que cuesta un crédito hipotecario.

Ahora ve
No te pierdas