"Sólo queríamos ayudar": estadounidense liberados por Haití

Jim Allen no guarda rencores hacia las autoridades haitianas, cree que aunque fueron acusados de secuestro, nunca recibieron malos tratos
misioneros de eu en haiti  ocho misioneros arrestados en haiti son liberados
(Reuters) -

"Estábamos ahí sólo para ayudar".

Ese es el mensaje de Jim Allen, uno de los diez misioneros estadounidenses arrestados el 29 de enero en Haití acusados de secuestrar a niños. Allen, además de otros siete ciudadanos de Estados Unidos, fueron liberados la semana pasada.

Dos miembros del grupo de misioneros, incluyendo a su líder, Laura Silsby, permanecen en Haití para investigar porqué viajó al país caribeño antes del sismo.

Silsby y Charisa Coulter volvieron a presentarse en una corte el viernes. Silsby dijo que confía en que el proceso legal esté completado pronto.

Por su parte, Allen fue a Haití porque “sabía que había cosas que podría hacer”, dijo que tenía experiencia en la industria de la construcción.

Allen no está enojado con las autoridades haitianas. “Ellos iniciaron un proceso legal e hicieron lo que tenían que hacer”.

Los diez misioneros recibieron cargos de secuestro y asociación delictiva por intentar secuestrar a 33 niños haitianos que presuntamente quedaron huérfanos después del sismo de 7.0 grados en la escala de Richter que azotó a Puerto Príncipe el 12 de enero.

Allen dijo que el grupo había iniciado pláticas con un hombre en un orfanato que les explicó que había un grupo de niños sin padres que no tenían acceso a cuidados. Les pidió que lo ayudaran.

El misionero liberado explicó que intentaban llevar a los niños a un orfanato temporal que estaba ubicado en un hotel en República Dominicana. De hecho, Allen dijo que cuando su grupo regresó a Estados Unidos, supo que otros voluntarios tomaron la responsabilidad de proveer cuidado a esos niños.

Allen cree que su arrestó en Haití le ocasionó un verdadero shock, pero que siempre confió en que “en cuanto se supiera nuestra historia, volveríamos a casa”.

Estar en la cárcel fue difícil, dijo Allen, pero “la policía de Haití nos trató lo mejor que pudieron”.  Los misioneros dormían en el piso, pero “teníamos un techo y una comida caliente todos los días”. Cuando llovía, el agua se metía a la celda, pero afuera “millones de personas en la calle la estaban pasando mucho peor”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Allen dijo que los misioneros estaban “legítimamente interesados” en ayudar a los niños.  “Teníamos sólo buenas intenciones”.

Los ochos misioneros liberados llegaron al Aeropuerto Internacional de Miami durante la noche del miércoles en un avión de la Fuerza Aérea de EU proveniente de Puerto Príncipe.

Ahora ve
Google Photos etiqueta e identifica a tus mascotas
No te pierdas
×