El asesino serial que ganó en “El juego de las citas”

En 1978, Rodney Alcalá, que mató a cinco personas, fue el soltero más codiciado en el programa "El juego de las citas",
Rodney Alcalá, el asesino serial que participó en un juego de citas en la televisión
esp-asesino-serial  Rodney Alcalá, el asesino serial que participó en un juego de citas en la televisión  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Gabriel Falcon
Autor: Gabriel Falcon | Otra fuente: CNN
(Reuters) -

Antes de ser un asesino serial condenado, Rodney Alcalá fue el soltero victorioso en “The Dating Game” (“El juego de las citas”).

Jed Mills, participante que se sentó al lado de Alcalá en el juego llevado a cabo en 1978, dijo "él era escalofriante. Realmente escalofriante”.

Encontrado culpable en febrero del asesinato de cuatro mujeres y un niño, Alcalá se desempeña como su propio abogado en la fase penal del juicio. Tiene la esperanza de persuadir al jurado de Santa Ana, California, para salvar la vida.

Los crímenes que cometió datan de finales de los 70. Nadie en aquella época imaginaba que ese hombre de cabello largo y ondulado y gran sonrisa podía ser un psicópata —una personalidad inestable y antisocial.

Eso incluye a Mills, un veterano actor de televisión y cine, cuyo único encuentro con Alcalá ocurrió cuando ambos aparecieron en “The Dating Game”. “Ahí fue cuando me convertí en parte de una pesadilla, y no me di cuenta de que lo era hasta 32 años después”, relató.

Alcalá, quien ya había sido juzgado en 1968 por la violación de una niña de ocho años, fue el primer concursante en ser presentado en el show.

“El soltero número 1 es un exitoso fotógrafo que inició su carrera cuando su padre lo encontró a los 13 años en el cuarto oscuro”, mencionó entonces el anfitrión Jim Lange. “Entre toma y toma podrán verlo planeando en cielo o en su motocicleta. Por favor reciban a Rodney Alcalá”.

Después de que los tres solteros fueron anunciados, la joven mujer que elegiría entre alguno de ellos para una cita comenzó a lanzar preguntas. La primera fue para Alcalá.

“¿Cuál es tu mejor momento del día?”, dijo.

“Por la noche”, respondió Alcalá con una amplia sonrisa. “Por la noche”.

Mills, quien era el soltero número 2, confesó que sintió una aversión casi inmediata hacia Alcalá. “Había algo en él, no podía estar cerca de él”, recordó.

Pero Alcalá logró fascinar a Cheryl Bradshaw.

“¿Quién será?”, preguntó el anfitrión al final del show. “Elijo al soltero número 1”, señaló Bradshaw.

Si Alcalá parecía agradable para los televidentes, dijo Mills, se mostró como completamente lo opuesto cuando se sentaron juntos en el cuarto donde los participantes esperaban antes de salir al aire.

“Estaba callado, pero interrumpía y se imponía cuando se le antojaba”, narró Mills. “Y era muy escalofriante —se volvió muy desagradable, rudo e impositivo con el propósito de intimidar—. No sólo no me agradaba… No quería estar cerca de él… Se volvía más escalofriante y negativo. Fue un episodio escalofriante en mi vida”.

Meses después de su aparición en “The Dating Game”, Alcalá se convirtió en un asesino, aseguran los fiscales, al secuestrar y asesinar a una niña de 12 años en 1979. Antes de que terminara la década, Alcalá reclamaría cuatro víctimas más, de acuerdo con los testimonios del juicio.

CNN pidió al especialista en perfiles criminales Pat Brown que analizara la aparición de Alcalá en “The Dating Game”.

“Él sabía que podía decir cosas consideradas sexys y graciosas y que a la chica le agradarían”, explicó Brown a CNN. “Miró el juego, dio esas respuestas y ganó, así que aprendió algunos trucos. Pero la naturaleza de un psicópata sale a la luz”.

“Cuando vas al pasado y observas, lo que resulta más fascinante es que él ya había cometido un crimen, había violado a una niña”, agregó. “Aquí está un hombre mostrándose como un joven deseable cuando en realidad es un depredador sexual de niños”.

Su identidad real se reveló fuera del escenario cuando estaba sentado con los otros solteros, estimó Brown. “Ahí enseñó su personalidad psicópata (…) Ahí no estaba actuando. Ellos eran sus enemigos, y él tenía que vencerlos para llegar hasta la chica que deseaba ganar”.

“Quizá, literalmente, los odiaba. Este hombre iba al show para probar qué tan especial y maravilloso era. Y su ego lo estaba disfrutando”.

A pesar de que Bradshaw escogió a Alcalá como su cita, se rehusó a salir con él, de acuerdo con información de prensa. El rechazo puede tener un impacto profundo en los asesinos seriales, consideró Brown. “Uno se pregunta qué hizo eso en su mente (…) Es algo que seguramente no tomó muy bien. Ellos no entienden el rechazo. Piensan que algo está mal con la chica: ‘¡Ella me engaño!’”.

Mills dijo que le sigue siendo difícil hablar de Alcalá. “Entre más tiempo pasa, más escalofriante se torna (…) Lo que hizo este tipo es duro de expresar. Me espanta un poco. Sólo hablar de ello me revuelve el estómago”.

Ahora ve