El Papa pide perdón por los abusos de la Iglesia irlandesa

En una carta de 18 páginas dada a conocer este sábado, Benedicto XVI compartió el sentimiento de traición por los actos "pecadores y criminales"
El máximo jerarca católico pidió perdón en un carta hecha pú  El Papa Benedicto pidió perdón por los abusos de la Iglesia católica de Irlanda
/
| Otra fuente: 1
CNN -

El Papa Benedicto XVI dijo este sábado que está “verdaderamente arrepentido” por los abusos sufridos por las víctimas a manos de sacerdotes católicos en Irlanda.

El Papa abordó directamente la crisis por abusos de la Iglesia que ha golpeado a la Iglesia Católica Irlandesa en una carta de 18 páginas que se hizo pública el sábado. Se espera que esta carta sea leída el domingo en las iglesias a lo largo de Irlanda.

“He estado profundamente perturbado por la información que ha salido a la luz con respecto al abuso de niños y gente joven vulnerable por miembros de la Iglesia en Irlanda, particularmente por sacerdotes y religiosos”, escribió el Papa.

“Sólo puedo compartir la consternación y el sentido de traición que muchos de ustedes han experimentado, aprendiendo de estos actos pecadores y criminales y de la manera que en que las autoridades de la Iglesia en Irlanda tienen que lidiar con ellos”.

El país profundamente católico fue sacudido seriamente por un reporte respaldado por el gobierno que encontró que la Arquidiócesis de Dublín y otras autoridades de la Iglesia Católica en Irlanda encubrieron el abuso de niños por sacerdotes desde 1975 hasta 2004. El reporte encontró que el abuso sexual infantil fue se dio de forma generalizada entonces.

La cabeza de la Iglesia en Irlanda, el cardenal Sean Brady, se disculpó esta semana por su papel en la investigación de la Iglesia sobre un sacerdote pederasta en 1975.

La oficina de Brady dijo que él investigó al sacerdote, quien fue después declarado culpable por decenas de casos de abuso infantil, y reportó los hallazgos a sus superiores. Pero las críticas dicen que Brady no debió permanecer en silencio acerca de lo que sabía.

“Nadie imagina que esta dolorosa situación será resuelta rápidamente”, dijo Benedicto en su carta.

Los factores que contribuyeron a la crisis pudieron deberse a procedimientos inadecuados para elegir a los candidatos idóneos al sacerdocio, a una formación moral y espiritual insuficiente en seminarios y a una “preocupación fuera de lugar por la reputación de la Iglesia y evitar el escándalo”, dijo. El Papa llamó a atender estos factores urgentemente.

El Papa reconoció que la crisis ha sacudido la fe de la gente e incluso apartó a muchos de la Iglesia, diciendo que ha “oscureciendo la luz del Evangelio en un grado que ni siquiera siglos de persecución lograron hacer”.

Benedicto atendió a las víctimas de abuso y a sus familias, reconociendo las tragedias por las que han atravesado.

“Ustedes han sufrido gravemente y yo lo siento verdaderamente”, dijo. “Sé que nada puede deshacer el mal que ustedes han soportado. Su confianza ha sido traicionada y su dignidad ha sido violada. Muchos de ustedes encontraron que cuando tuvieron el coraje suficiente para hablar de lo que les ocurrió, nadie escuchaba”.

El Papa dice que sintió “vergüenza y remordimiento” y pide a las familias de las víctimas no perder la esperanza.

“Sé que muchos de ustedes encuentran difícil incluso entrar por las puertas de una iglesia después de que todo esto ha ocurrido”, dijo.

“Rezo para que, acercándose más a Cristo y participando en la vida de su iglesia –una iglesia purificada con la pena y renovada en la caridad pastoral‑ vuelvan a descubrir el infinito amor de Cristo por cada uno de ustedes”.

Más adelante en la carta, el Papa volteó su atención hacia los sacerdotes y oficiales religiosos que han abusado de niños. Los criticó agudamente y dijo que deben de responder ante las autoridades.

“Ustedes traicionaron la confianza que fue depositada en ustedes por gente joven e inocente y por sus padres, y deben responder por ello ante Dios Todopoderoso y ante tribunales propiamente constituidos”, dijo. “Han perdido la estima de la gente de Irlanda y traído vergüenza y deshonor sobre sus hermanos”.

Agregó que “Juntos con el inmenso perjuicio hecho a las víctimas, se ha hecho un gran daño a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y la vida religiosa”.

El Papa urgió a los sacerdotes culpables a “tomar responsabilidad” por sus pecados y “buscar expiación personalmente” por sus acciones.

“Reconozcan abiertamente su culpa, sométanse a las demandas de la justicia, pero no pierdan la esperanza por la piedad de Dios”, dijo.

Ahora ve
Ounuamua es el primer visitante interestelar que recibe nuestro sistema solar
No te pierdas
×