El primer ministro inglés sale perdiendo del primer debate

-
Reuter debate electoral  Sin Pie de Foto
/
| Otra fuente: CNNMéxio
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

El líder del Partido Liberal Demócrata, Nick Clegg, ganó este jueves el primer debate electoral televisado de la historia del Reino Unido.

Clegg se enfrentó al líder laborista y primer ministro, Gordon Brown, y el líder conservador, David Cameron.

Tras el encuentro se realizó una encuesta de la cadena ITV, la anfitriona del debate, según la cual 43% consideró ganador a Clegg, frente a un 26% que vio en Cameron al ganador y un 20% que eligió al primer ministro.

Más contundente fueron los datos de la encuesta difundida por el diario sensacionalista The Sun, que dio con más claridad la victoria al liberal demócrata, con un 51% de los votos, seguido del "tory", con un 29%, y del laborista, con un 19%.

Clegg ofreció una imagen de frescura y de político que representa una opción distinta a la de los dos partidos que han gobernado de manera ininterrumpida en el Reino Unido desde la II Guerra Mundial, pero habrá que esperar a conocer el efecto que esta victoria tendrá cuando los británicos acudan a las urnas el 6 de mayo.

Hasta entonces se celebrarán dos debates más, centrados en política internacional y economía -el de este jueves se enfocó en la política nacional-, pero los liberal-demócratas consiguieron uno de sus principales objetivos, que su líder sea mejor conocido por los electores y que el partido coseche un mayor porcentaje de votos.

Durante 90 minutos, los tres candidatos repitieron los argumentos ya conocidos de sus programas electorales.

Ya sea por la falta de tradición o por limitante esquema que tenía el programa, con preguntas realizadas por ciudadanos presentes en el estudio de televisión, la pelea verbal resultó monótona y sin réplicas.

Los tres líderes estaban físicamente muy cerca, pero rehuyeron en todo momento interpelarse directamente y casi ni se miraron a la cara cuando hablaban, prefiriendo dirigirse al público.

Brown apostó por la economía y reivindicó su papel como "salvador" de la crisis, pidiendo que no se repitan los errores de las depresiones de las décadas de 1930 y 1980, y que se mantengan los programas de estímulo para evitar una segunda recaída.

El de Cameron fue el mensaje de los valores -"estaré con quien quiera trabajar duro y con quien quiera tener una familia"- y del cambio, pidiendo a los votantes que elijan "la esperanza y no el miedo", y el de Clegg el de que "hay una alternativa a los de siempre", el de que hay "que dar una oportunidad real al cambio".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

Con información de EFE

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×