El crucero averiado frente a costas mexicanas llega a San Diego

El crucero que estuvo varado en el mar durante tres días frente a costas mexicanas, se acerca al puerto de San Diego
carnival splendor  carnival splendor
(Reuters) -

El crucero que estuvo varado en el mar durante tres días, frente a las costas mexicanas, llegó este jueves al puerto de San Diego después de unas horas de maniobras.

Hacia las 10:30 (hora del Este de EU, 9:30, hora del centro de México), el Carnival Splendor ya estaba a menos de siete kilómetros de su muelle. Seis remolcadores arrastraron al navío con unos 4,500 ocupantes, entre pasajeros y tripulación.

Los pasajeros varados desembarcan con sus relatos sobre un calvario de tres días que los dejó a bordo de su barco, sin aire acondicionado y sin duchas de agua caliente. O sin una comida decente: su dieta fue a base de jamón enlatado Spam y galletas Pop Tarts, distribuidas desde el buque USS Reagan, en lugar de filetes o mousse de chocolate.

El proceso de desembarco tomará varias horas. "No se estaciona simplemente como un auto", dijo Polish.

Los Guardacostas han escoltado el barco y los remolcadores fueron contratados por Carnival Cruise Lines, dijo la vocera.

Tomas aéreas esta mañana mostraban a los pasajeros congregados en las cubiertas del Splendor.

La empresa informó el miércoles que la mayoría de los pasajeros estaba enterada de que la tripulación del Splendor hacía su mejor esfuerzo. Sin embargo, hay reportes de pasajeros que aseguran que no aceptarán la oferta de Carnival de un viaje gratis en compensación.

El navío quedó varado el lunes luego de un incendio en su cuarto de máquinas cuando navegaba frente a costas mexicanas. Gerry Cahill, director general de Carnival Cruise Lines dijo en una conferencia de prensa que el barco llegaría a puerto este jueves.

Como el Splendor se quedó si casi toda su fuente de energía, la empresa decidió esperar hasta que fuera de día para que los remolcadores lo arrastren y lleven a sus casi 4,500 ocupantes, entre pasajeros y tripulación, a puerto.

Carnival informó que a medida que el barco se aproxima a la costa, los pasajeros tienen acceso intermitente al servicio de telefonía celular.

La tripulación del barco montó un centro para que los pasajeros hagan llamadas de emergencia.

"Por supuesto que con ocho teléfonos y 3,300 pasajeros uno debe tener un buen respaldo", dijo Cahill.

Un pasajero, David Zambrano, trabaja para KUSA-TV, una estación en Denver, Colorado. Él les llamó el miércoles desde su celular y dijo que muchos pasajeros están a oscuras en sus camarotes y han tenido que formarse hasta dos horas para recibir sus comidas frías, las cuales reciben desde el portaaviones USS Ronald Reagan.

"Muchos con quienes he hablado dicen que nunca tomarán un crucero de nuevo, especialmente con Carnival", dijo Zambrano, quien podía asolearse un poco porque su camarote tiene un balcón.

"Nadie esperaba esto”, dijo. “Uno se forma por dos horas para su comida porque todos van al mismo lugar. Luego de que la recibes, te retiras y te quedas viendo qué vas a hacer a continuación.

"Algunos juegan a las cartas. Otros parecen pasearse mientras conversan. Intentan socializar”, dijo Zambrano. “No es lo que uno esperaría en un crucero normal, por supuesto, pero todos intentan hacer lo que es mejor. La tripulación hace su mejor esfuerzo para mantener a todos satisfechos y se aseguran de supervisar todo.

"Lo único que lo dificultó fue cuando las instalaciones se averiaron y todos los baños comenzaron a fallar; la gente comenzó a sentirse incómoda", mencionó.

Leonora Chávez, otra pasajera, dijo que el miércoles el drenaje del barco estaba a toda su capacidad por lo que la tripulación comenzó a colgar bolsas para vómito en los pasillos.

"Huele como si mucha gente hubiera vomitado", dijo Chávez. "De verdad percibo ese olor".

Sin embargo, Chávez dice que la cosas mejoraron cuando el barco comenzó a acercarse a puerto.

"Ya no es tan malo. Todos están de mejor ánimo. Ha habido entretenimiento y mucha música. Ellos hacen lo mejor para que nos sintamos cómodos", dijo.

Carnival dijo a CNN que casi todo el drenaje y las tuberías funcionan adecuadamente y que los doctores a bordo reportan pocos pasajeros enfermos.

La empresa dice que ya tiene listos los arreglos de hotel y vuelos de vuelta a casa para los pasajeros una vez que lleguen a puerto.

Ahí, unos 100 representantes los recibirán y les ayudarán con sus trámites de transporte, hospedaje y otras necesidades.

El fuego en el cuarto de máquinas del Splendor comenzó el lunes por la madrugada, dijo la empresa en su sitio web. El incendio pudo extinguirse sin que resultaran heridos en la tripulación o pasajeros.

Sin embargo, la tripulación no pudo reestablecer la energía en el barco, que comenzó a operar sus generadores de emergencia.

El crucero, de siete días por la costa mexicana, partió el domingo de Long Beach, California. La empresa dijo que un recorrido similar, programado para partir el 14 de noviembre, fue cancelado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

John Heald, el director de cruceros de Carnival, publicó en su blog el miércoles: "Tengo que decir que el comportamiento de la tripulación ha sido épico y estoy orgulloso de todos y cada uno".

El ejecutivo añadió: "Pero de una cosa estoy seguro: dudo que los que viajan a bordo volverán a comer, en su vida, un emparedado".

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×