Un portaaviones de EU parte hacia Corea del Sur, tras el ataque norcoreano

La nave participará en ejercicios militares conjuntos que buscan demostrar a Pyongyang la fuerza de la alianza Seúl-Washington
uss-corea
uss-corea  uss-corea  (Foto: )
  • A+A-
Por:
/
| Otra fuente: CNN
INCHEON (Reuters) -

El portaaviones estadounidense USS George Washington zarpó este miércoles rumbo a la península coreana para realizar ejercicios militares ya programados con Corea del Sur, en una demostración de fuerza diseñada para impedir más hostilidades por parte de Corea del Norte.

Se prevé que los ejercicios sean defensivos, así como una respuesta más mesurada que las represalias anunciadas por Corea del Sur después de que Corea del Norte atacó una isla surcoreana el martes, el acto de hostilidad más serio desde el fin de la Guerra de Corea (1950-1953).

“Es un ejercicio muy planeado”, dijo el almirante Mike Mullen, jefe el Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.

“Busca enviar una señal muy clara de intimidación y de trabajo con nuestros aliados en Corea del Sur”, señaló Mullen en el programa de CNN Fareed Zakaria GPS.

“Estamos muy concentrados en la mitigación —no dejar que este asunto se salga de control—. Hasta el momento, los surcoreanos han respondido en ese sentido. Nadie quiere que esto se convierta en un conflicto”.

El ataque contra la isla de Yeonpyeong dejó cuatro muertos —entre ellos dos civiles— y generó miedo en la región por el posible inicio de una guerra.

Los militares estadounidenses buscan demostrar la fuerza de la alianza de Washington con Seúl y “nuestro compromiso con la estabilidad regional”.

“El problema con ello es que se busca emitir una respuesta lo suficientemente fuerte para evitar que Corea del Norte lo haga de nuevo, pero si lo hace, no se querrá hacer algo tan fuerte como para iniciar una guerra”, dijo Victor Cha, un experto en Corea del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

“Creo que el gobierno de Barack Obama hace lo correcto”, expuso Cha en el programa de CNN American Morning. “Pero en términos de política, es una aguja muy difícil de hilar”.

Los ejercicios de guerra entre Estados Unidos y Corea del Sur están programados para iniciar el domingo en el mar Amarillo.

Estados Unidos tiene unos 28,500 soldados desplegados en Corea del Sur. Un oficial estadounidense dijo que más de 50 barcos de la Marina están en el área, incluyendo una flota de buques liderada por el USS George Washington.

La decisión de realizar la demostración se produjo después de que Corea del Sur se puso en alerta por las acciones de Corea del Norte, mientras Pyongyang culpa a Seúl de incitar una guerra.

Según Corea del Norte, Corea del Sur provocó el ataque con acciones militares en la costa compartida en el mar Amarillo.

Atemorizados sobrevivientes del ataque expresaron preocupación por el accidente. Muchos de los 1,756 residentes de la isla huyeron a tierra más segura, dejando sus posesiones detrás. Algunos dijeron estar demasiado temerosos para regresar a casa.

Corea del Sur está bajo alerta, pero sostiene que está considerando sus acciones con calma.

Las tensiones entre ambos países se dispararon antes este año, con el hundimiento del buque de guerra surcoreano Cheonan, en un hecho en el que murieron 46 marineros. Seúl acusó a Pyongyang de disparar un torpedo contra la nave.

Tras el incidente del martes, la comunidad internacional volteó a mirar a China, que provee a Corea del Norte de alimentos, combustible y armas.

“Lamentamos las bajas y las pérdidas materiales y estamos preocupados por la situación”, dijo en un comunicado el Ministerio de Exteriores de China.

“China urge a ambas partes a mantener la calma, así como a iniciar pláticas tan pronto como sea posible para evitar que ocurran incidentes similares otra vez”, agregó el mensaje.

Stan Grant contribuyó a este reporte.

Ahora ve