El legado de Rosa Parks perdura décadas después

Hace 55 años, un acto de desobediencia civil que cometió ayudó a terminar con las leyes de segregación en el sur de Estados Unidos
Rosa Parks  foto de Archivo
/
(Reuters) -

Un acto de desobediencia civil hace 55 años –cuando Rosa Parks se negó a moverse a la parte trasera de un autobús urbano– convirtió a la costurera de Montgomery, Alabama, en un ícono fundamental en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos.

El miércoles marca el 55 aniversario de la desobediencia civil el 1 de diciembre de 1955.

Parks no tenía la intención de ser arrestada cuando viajaba a su casa después de un día de trabajo. Poco sabía la costurera de 42 años que su acto ayudaría a terminar con las leyes de segregación en el Sur.

Esa noche después del trabajo, Parks tomó un asiento al frente de la sección negra de un autobús urbano en Montgomery, Alabama. El autobús estaba lleno, y el conductor le exigió que se moviera para que un pasajero blanco pudiera tomar su asiento.

Pero Parks se negó a ceder su asiento, y la policía la arrestó. Cuatro días después, Parks fue declarada culpable por alterar el orden público.

Los acontecimientos provocaron un boicot de 381 días para el sistema de autobuses de las personas negras que fue organizado por el ministro bautista de 26 años, el reverendo Martin Luther King Jr.

El boicot llevó a una decisión judicial para la desegregación en el transporte público en Montgomery, pero no fue hasta que la Ley de Derechos Civiles de 1964  cuando se abolió la segregación en todos los lugares públicos del país.

Parks, quien murió hace cinco años en Detroit, Michigan, a los 92 años, aún tiene el poder de inspirar.

“Yo creo que ella, como madre del movimiento de los nuevos derechos civiles, dejó un impacto no solamente en el país, sino en el mundo”, dijo poco después de su muerte, el legislador demócrata por Michigan, John Coyers. “Ella fue un verdadero apóstol del movimiento pacífico”.

Él la recordó como alguien que nunca levantó la voz; una voz elocuente del movimiento de derechos civiles.

“Uno la trataba con respeto, porque ella era muy tranquila, muy serena, una persona muy especial”, dijo. “Sólo había una, Rosa Parks".

Enfrentó amenazas regulares y perdió su trabajo en la tienda departamental debido a su activismo, Parks se mudó de Alabama a Detroit en 1957, donde después se unió al personal de Conyers.

Parks después fue cofundadora del Instituto Rosa y Raymond Parks para el Autodesarrollo, para ayudar a los jóvenes a aprovechar las oportunidades educativas, registrarlos para votar y trabajar por la paz racial.

“Mientras haya desempleo, la guerra, la delincuencia y todas las cosas que imponen lo inhumano del hombre contra el hombre, sin tener en cuenta. Hay mucho por hacer, y la gente necesita trabajar unida”, dijo ella una vez.

Parks permaneció activa en el circuito de conferencias a sus 80 años, hablando para los grupos de derechos civiles y aceptando reconocimientos, incluyendo la Medalla Presidencial de la Libertad en 1996 y la Medalla de Oro del Congreso en 1999.

“Esta medalla es un estímulo para que todos nosotros continuemos, hasta que todos tengamos derechos”, dijo en una ceremonia en junio de 1999.

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×