Japoneses jubilados integran 'equipo suicida' para Fukushima

Un equipo de más de 250 adultos mayores está dispuesto a ayudar a ponerle fin a la crisis nuclear en la planta Daiichi de TEPCO
Japón - Fukushima - jubilados suicidas
Japón - Fukushima - jubilados suicidas  Japón - Fukushima - jubilados suicidas  (Foto: )
  • A+A-
Por: Kyung Lah
Autor: Kyung Lah
TOKIO, Japón (CNN) -

Subiendo unas escaleras, en un edificio modesto, tres jubilados están sentados en un cuarto, encorvados viendo sus computadoras y teléfonos celulares. Ellos parecen el comité de planeación del desayuno de adultos mayores y no los líderes de un equipo de 250 personas que intenta desactivar una de las peores fusiones nucleares de la historia.

Pero eso es exactamente lo que Yasutery Yamada, de 72 años, espera que su grupo de ancianos, el Equipo de Veteranos Calificados, haga: ayudar a ponerle fin a la crisis en la planta nuclear de Fukushima Daiichi.

El grupo, integrado sólo por personas retiradas de 60 años hacia arriba, dice que tiene un balance único al trabajar en la planta contaminada por radiactividad, ya que las células de la gente mayor se dividen más lentamente que alguien joven.

"Nosotros tenemos que trabajar en su lugar", dice Yamada refiriéndose a los casi 1,000 trabajadores que trabajan en la planta nuclear. "Los ancianos tienen menos sensibilidad a la radiación. Por ello, debemos de trabajar".

Yamada es un ex ingeniero de la Industrias de Metal Sumitomo Ltd. y tiene décadas de experiencia, dice. Yamada, quien sobrevivió a cáncer, dice que valora su vida, pero quiere hacer una diferencia en los años que le quedan.

Yamada hace una pausa cuando suena su teléfono celular. Se pone su aparato auditivo para contestar. Otra llamada de algún medio informativo, dice y se excusa brevemente.

Los reporteros de todo el mundo le hablan a diario desde que Yamada anunció la existencia de su grupo.

Ellos, incluyendo a esta reportera, le hablan porque el consejero especial del primer ministro para la crisis nuclear los llamó públicamente como "el equipo suicida". En una conferencia de prensa efectuada la semana pasada, Goshi Hosono dijo a reporteros que el gobierno estaba agradecido por su oferta, pero que no hay necesidad de los voluntarios de la tercera edad.

Masaaki Takahashi, de 65 años, se enoja al escuchar el nombre con el que Hosno bautizó a su equipo. "Quiero que nos dejen de llamar 'equipo suicida' o kamikazes", dice. "No estamos haciendo algo especial. Simplemente creo que tengo que hacer algo y no puedo permitirle a los jóvenes que lo hagan".

Takahashi actualmente tiene la tarea de anotar los nombres de los donantes y voluntarios. Él dice que hay más de 900 donantes y 250 adultos mayores que quieren ponerse los trajes blancos antirradiactividad y meterse al terreno de la planta.

Las razones que impulsan su deseo varían de acuerdo al voluntario y al grupo, pero ellos no quieren morirse.

Kazuko Sasaki, de 69 años, la cofundadora del grupo dice que tiene varias razones personales por las que quiere trabajar en la planta. "Mi generación, la generación vieja promovió las plantas nucleares. Si nosotros no nos hacemos responsables ¿Quién lo hará?".

Pero Sasaki también es pragmática en cuanto a los riesgos de que una persona mayor esté dispuesta a tomar en comparación a alguien joven.

"Cuando éramos jóvenes, nunca pensamos en la muerte. Pero la muerte se vuelve familiar mientras envejeces.

"Tenemos el sentimiento de que la muerte nos espera. Esto no significa que queramos morir. Pero la muerte nos da menos miedo al envejecer".

Sasaki también dice que a alguien de 30 años expuesto a la radiación de la planta podría darle cáncer a los 35 o 40. A su edad, ella tendría 75 u 80, y de todas formas le habría dado cáncer, dice.

El dueño de la planta nuclear, la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio (TEPCO por sus siglas en inglés), le dijo a CNN que está agradecida por la oferta de los adultos mayores. Pero dicen que por el momento tienen suficientes trabajadores para controlar la crisis.

Pero si Hikaru Tagawa tiene razón, la planta tiene problemas para atraer a empleados a su compejo. Tagawa es un ex empleado temporal en Fukushima que vivía a unos kilómetros de ahí, en una área que ahora es una zona de evacuación obligatoria.

Cuando CNN se reunió con Tagawa, él estaba viviendo en un centro de evacuación cerca de Tokio.

"Nada puede hacer que me regrese a trabajar ahí", dice, mientras su hija juega cerca. Él señala que tiene dos hijos pequeños y que los niveles de radiación "muy peligrosos".

Ya sea la preocupación de falta de trabajadores o los argumentos de los adultos mayores, el mismo hombre del gobierno que los llamó "equipo suicida" ahora parece estar menos resistente a la idea.

"Me reuní con el líder del grupo y hemos empezado pláticas para buscar cualquier medida práctica posible", dijo Hosono en una conferencia de prensa el pasado lunes.

Yamada también dijo que se reuniría con Hosono. Pero él cree que su equipo trabajará en la planta pronto. Él dice que la razón es sencilla. "Nos necesitan".

Ahora ve