El gobierno de Holanda prohibirá la venta de marihuana a extranjeros

La medida busca promover la salud y combatir el crimen en uno de los países con políticas más liberales sobre el consumo de drogas en Europa
Clientes de una tiendad de canabis fuman en Amsterdam
EFE. Marihuana-Holanda-drogas  Clientes de una tiendad de canabis fuman en Amsterdam  (Foto: )
  • A+A-
(Reuters) -

El gobierno holandés anunció el viernes que empezaría a prohibir a los turistas la compra de cannabis (marihuana) en las cafeterías y que impondría restricciones a los consumidores holandeses hacia finales de año.

Los Países Bajos son conocidos por tener una de las políticas sobre drogas más liberales e indulgentes de Europa, que ha hecho de sus tiendas de cannabis una atracción turística popular, especialmente en Amsterdam.

El gobierno de coalición que llegó al poder el año pasado anunció planes, apoyados por el político de extrema derecha Geert Wilders, de frenar el turismo de drogas como parte de un programa nacional para promover la salud y combatir el crimen.

"Para resolver la alteración del orden público y la criminalidad relacionadas con las cafeterías y el tráfico de drogas, la política de puertas abiertas de los cafés terminará", escribieron los ministros de Salud y Justicia en una carta enviada el viernes al Parlamento del país.

Bajo las nuevas normas, sólo residentes holandeses podrán unirse como miembros de las tiendas de cannabis.

Los clientes holandeses tendrán que registrarse como miembros por al menos un año y cada negocio podrá tener únicamente 1,500 miembros, detalló un portavoz del Ministerio de Justicia.

La política se extenderá a las provincias del sur, Limburg, Noord Brabant y Zeeland hacia finales de año y en el resto del país el año próximo, agregó el funcionario.

Amsterdam, donde hay unas 220 cafeterías, está en proceso de cerrar algunos negocios en el barrio rojo. Algunos funcionarios se han opuesto a las medidas, diciendo que animarán el tráfico de drogas clandestino.

Algunas ciudades holandesas fronterizas, incluidas Maastricht y Terneuzen, han limitado ya la venta de marihuana a extranjeros.

Ahora ve