El presidente de Colombia acusa el 'terrorismo avispa' de las FARC

La muerte de un niño y dos soldados, la activación de bombas, un paro de transporte y disturbios son atribuidos al grupo guerrillero
Juan Manuel Santos
Juan Manuel Santos  Juan Manuel Santos
/
BOGOTÁ, Colombia (Reuters) -

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, consideró hoy como una campaña de "terrorismo avispa" de las FARC la muerte de un menor y dos soldados, la activación de bombas, la incitación a un paro de transporte y los disturbios por la construcción de una hidroeléctrica.

"Es una campaña de ‘terrorismo avispa’, ir en varios lugares tratando de hacer actos de alta resonancia, con explosiones y atentados que son el tipo de actividades que tienen mayor repercusión en los medios de comunicación", dijo Santos durante un acto público en la ciudad de Barranquilla.

El presidente colombiano así lo advirtió al aludir a la muerte de un niño y dos soldados este sábado por el estallido de una bomba en una casa cerca de una guarnición militar en la zona rural del municipio de Tame, en Arauca, al este del país.

También por el estado de alerta en varias regiones del país tras acciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como las amenazas lanzadas para instar a una parálisis de transporte en el departamento del Chocó y algunos ataques y detonación de bombas en un caserío del Cauca, al sureste de Colombia.

"Ya lo hemos visto en varios escenarios donde la guerrilla está tratando de infiltrar cualquier amago de protesta social", denunció el mandatario colombiano.

Un menor y dos soldados fallecidos

Por otra parte, el alcalde de Tame, Octavio Pérez, precisó a periodistas que el menor de ocho años edad y los dos soldados fallecieron por el atentado en el pequeño caserío de Puerto Jordán.

Otros cuatro soldados resultaron heridos después de que presuntos guerrilleros de las FARC abandonaran un saco repleto de explosivos.

Para el general Carlos Rubiano Fonseca, comandante de una fuerza militar de elite en la zona, serían rebeldes del X frente de las FARC los autores del atentado en ese caserío entre Tame y Arauca, capital regional.

En el departamento del Cauca, la misma guerrilla detonó en la madrugada de este sábado otra bomba en el caserío de Timbiquí que no dejó víctimas mortales pero sí ocho heridos y destruyó dos casas que habían sido evacuadas por sus habitantes.

También resultaron muy afectadas allí la Alcaldía, en cuya sede funcionan también la Policía y la Fiscalía, dijo a periodistas el alcalde José Víctor Amú Sinisterra.

Paro de transporte y disturbios

En el departamento de Chocó continuaba hoy una restricción notoria del transporte terrestre y fluvial en el marco de un "paro armado" que "ordenaron" las FARC hace días a través de octavillas amenazantes.

Mientras, en el departamento del Huila, centenares de campesinos, estudiantes y presuntos miembros de organizaciones ambientales enfrentaron con piedras a la Policía para oponerse al desvío del río Magdalena, principal corriente del país, para permitir la construcción de la hidroeléctrica El Quimbo.

En la región en la que se levantará esa central, en unas 8,000 hectáreas y que toca jurisdicción de varios municipios del Huila, fueron apostados grupos de la Policía antidisturbios.

Los manifestantes, apoyados por estudiantes de la Universidad Surcolombiana de Neiva, capital del Huila, y que llegaron al sitio conocido como puente El Colegio, se enfrentaron con piedras a la Policía, que usó gases lacrimógenos.

La obra demanda inversiones de unos 830 millones de dólares y es construida por el grupo español Endesa.

Santos advirtió también que el país no va a aceptar y el gobierno no va a permitir que las personas con intenciones políticas bloqueen la construcción de la central.

"No vamos a permitir" el bloqueo de "un proyecto tan importante para el país", notificó Santos.

Previamente, el ministro colombiano de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Frank Pearl, había denunciado que los manifestantes no son campesinos sino estudiantes de otros lugares que obedecen "intereses oscuros".

Y según el ministro de Minas de Colombia, Mauricio Cárdenas, esos manifestantes "llegaron a última hora" y, "muchas de sus motivaciones son mas de carácter político" y fueron grupos que "se opusieron al diálogo".

Ahora ve
No te pierdas