Los 'indignados' del 15-M conmemoran el primer aniversario del movimiento

Miles de manifestantes, en su mayoría jóvenes, salieron a las calles para recordar el movimiento iniciado en 2011 y volver a exigir cambios
indignados 15-m españa
indignados 15-m españa  (Foto: Reuters, )
  • A+A-
Autor: Al Goodman
(Reuters) -

España tuvo un día de manifestaciones en 80 ciudades este sábado para conmemorar el primer aniversario del movimiento del 15 de mayo (15-M) que en 2011 llevó a decenas de miles de personas, la mayoría jóvenes, a protestar en las calles españolas en contra el sistema económico y político.

Los "indignados", como se dieron a conocer los propios manifestantes, lideraron los primeros movimientos serios en contra de los recortes y medidas de austeridad en el país europeo con campamentos en Madrid y otras ciudades para hacer oír su voz.

Las decenas de miles de españoles que en un principio dieron pie a las protestas crecieron en unos días hasta un estimado de seis millones de manifestantes en los meses siguientes, en una nación de 46 millones de personas.

Desde entonces, los campos “ocupa” comenzaron a expandirse por todo el mundo.

El movimiento 15-M organizó nuevas protestas, esta vez con un gobierno conservador que llegó al poder en diciembre, el cual se ha comprometido a mantener el orden y evitar que se vuelvan a instalar campamentos como los que realizó este movimiento el año pasado.

Las protestas vienen en un momento en que la crisis económica de España ha empeorado desde el año pasado. La nación ha vuelto a caer en recesión. La tasa de desempleo ha aumentado a 24% en general, y más del 50% para los menores de 25 años.

Además, el gobierno ha anunciado recortes de austeridad que ascienden a miles de millones de dólares, junto con algunas subidas de impuestos, para tratar de reducir el presupuesto de déficit en este año.


En los últimos meses, los sindicatos españoles, tradicionalmente líderes de protestas, han estado a la vanguardia de las manifestaciones en contra de los recortes de austeridad y las reformas del mercado de trabajo, marchas en las que el movimiento 15-M apenas ha sido visible.

"Tal vez lo más importante es que despierta la conciencia, más allá de los cambios concretos, para hacer posible el cambio histórico", dijo Jon Aguirre Such, quien era un vocero del movimiento hace un año, pero ahora pasa más tiempo en su cooperativa de arquitectura de planificación urbana.

"Creo que todos los que participaron en el movimiento del 15 de mayo hicieron historia. Ellos pueden tomar distancia de nosotros en muchas cosas, pero queda nuestra memoria y nuestro sueño", dijo Aguirre.

Al 15-M se le atribuye que ayudó en la detención de decenas de casos desalojos de viviendas. Los activistas presionaron a las autoridades bancarias y a la corte para retrasar o detener las ejecuciones hipotecarias de los deudores.

Uno de los sellos de este grupo fue la conformación de asambleas, en donde todos tenían el derecho de hablar antes de una votación, todavía se realizan en algunos barrios y se han llevado a cabo mejoras locales, como el suministro de alimentos para los necesitados, por ejemplo.

Sin embargo, Ignacio Urquiza, un sociólogo que ha estudiado el movimiento desde la Fundación Alternativas, dijo que el panorama no ha cambiado.

"Las manifestaciones no hacen más que exponer, por un breve tiempo, algunos problemas; pero la crisis económica de España y el sistema político no han cambiado, son los mismos que el año pasado", dijo.

En la emblemática Puerta del Sol, en Madrid, considerado como el punto cero del movimiento, el gobierno ha autorizado las manifestaciones por varias horas durante cuatro días a partir de este sábado, pero oficialmente se supone que terminarán a las 22:00 (hora local).

Kiko Marshall, un desempleado que trabajaba en una tienda, dijo que dudaba que todos los manifestantes se vayan a esa hora de la Puerta del Sol.


El gobierno ha estado haciendo recortes en salud y educación, explicó, y puede pretender hacer recortes a las horas de protesta.

Horas antes de la manifestación principal que se concentró en la plaza, una escena de fiesta era evidente ya que la banda de jazz Lagniappe, proveniente de Nueva Orleans, Estados Unidos, entretuvo a una multitud con sus melodías.

El miembro de la banda, James Williams, dijo que pudo ver de primera mano la crisis económica de España: no estaba recibiendo muchas propinas a pesar de la gran audiencia.

El gobierno no reveló el número exacto de policías antidisturbios que estuvieron presentes, pero los informes de los medios de comunicación españoles señalaron que hubo una fuerte presencia. 

En declaraciones públicas en los últimos días, funcionarios del gobierno dijeron que a los comandantes de la policía se les indicaría que usaran el sentido común para el control de la protesta, además de que se previnieran de la instalación de nuevos campamentos.

Las protestas de España por las medidas de austeridad han sido en gran medida pacíficas hasta la fecha, con solo ocasionales enfrentamientos entre manifestantes y la policía, y detenciones, en algunas ciudades como Barcelona y Valencia.

Ahora ve