Los líderes del G-8 debaten la austeridad europea con Obama como anfitrión

Los presidentes de EU y Francia impulsan en EU una salida combinada a la crisis europea, con medidas de control e impulso contra la deuda
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

El grupo de los ocho países más industrializados y con el mayor poder económico internacional, se reunirán este viernes y este sábado en Camp David, residencia de descanso del presidente de Estados Unidos, a las afueras de Washington. El asunto que impera en la agenda del G-8 es la crisis económica europea y destaca una pregunta: ¿crecimiento o austeridad? Las dos alternativas que marcan la división entre las potencias para afrontar la situación financiera en Europa y sus repercusiones en países como Estados Unidos.

El grupo, creado en 1973 tras una crisis internacional por el petróleo y que representa en torno a la mitad de la economía mundial, está formado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Canadá y Rusia. Éste último, estará representado por el primer ministro, en lugar de por el presidente, Vladimir Putin, que alegó incompatibilidad con la formación de su nuevo gabinete, tras ser reelegido.

Al ser una zona apartada de la ciudad y entre bosques, la organización se protegió de las habituales protestas, como las de la edición de Génova en 2001, con batallas campales y un muerto.

El perfil de estas reuniones ha ido tomando un segundo plano ante la importancia cada vez mayor del G-20, que incluye a economías emergentes como China, India o Brasil, claves para ayudar a la recuperación mundial. Este último foro, en marcha desde 2008, se ha convertido en el principal para coordinar iniciativas económicas, de acuerdo con un reporte de EFE.

Las reuniones del G-8 han establecido acuerdos como cambios flotantes de divisas, la eliminación de barreras al comercio, reducción del arsenal nuclear o propuestas para luchas contra el cambio climático.

La cumbre supone la gran prueba de fuego internacional de nuevos mandatarios, como el italiano Mario Monti o el francés François Hollande, para que expongan a sus socios las políticas contra la crisis. El gobierno francés, de momento, mantiene una postura firme sobre la combinación de las medidas de austeridad con otras para un impulso para el crecimiento. El ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, insistió este jueves en entrevista con CNN en que no aceptará un pacto fiscal sobre la disciplina presupuestaria sin medidas en esa línea de crecimiento.

Obama también ha sido "muy claro" en que se necesita, como se ha aplicado en EU, un "enfoque equilibrado" que combine el crecimiento y la creación de empleos con la austeridad y el control fiscal, según recordó este jueves en rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. EU presiona a la UE desde inicio de la crisis de la deuda europea para que estimule la economía en lugar de estrangularla con ajustes, de acuerdo con EFE.

“Nuestras economías dependen una de la otra. Lo que sucede en Europa tiene un impacto en Estados Unidos y viceversa. Por lo tanto, están relacionadas, y la más coherente seamos, lo más eficiente que seremos”, agregó el presidente francés.

Obama y Hollande se reunieron este viernes en la Casa Blanca antes de viajar a Camp David y reiteraron que el crecimiento económico debe ser una prioridad en la zona euro y que Grecia no debe abandonar el bloque. “Grecia debe permanecer en la zona euro. Debemos hacer lo que podamos en ese sentido”, dijo el nuevo presidente francés. 

En el frente contrario, se encuentra la canciller alemana, Angela Merkel, que apuesta por la austeridad y que considera necesarios los recortes y el control presupuestario para enmendar la deuda de la eurozona.

El debate más simbólico sobre el ritmo de la economía europea se centrará en Grecia, incapaz de formar gobierno y que celebrará de nuevo elecciones. Muchos analistas creen que Atenas se verá obligada a salir del euro en breve, lo que podría perjudicar más la confianza de la económica global.

Antes de partir hacia Washington, Merkel reiteró la posición alemana de que Europa está a la espera de las elecciones y que es el deseo de todos los socios europeos y también de Alemania que un gobierno se forma tan pronto como sea posible después de las elecciones", según informó un portavoz del gobierno alemán, informa CNN.

La canciller lamentó lo doloroso de los recortes, pero insistió que se trata de medidas necesarias. Las encuestas sugieren una estrecha victoria de un partido radical de la izquierda griega, que quiere romper el pacto de préstamo internacional, que obligó al gobierno a realizar profundos recortes presupuestarios. Si en última instancia el nuevo gabinete se opone al acuerdo con Europa, la situación podría derivar en el colapso del euro, moneda de 17 países de la región.

Los mercados de Europa, Asia y Estados Unidos muestran su preocupación ante un posible colapso del euro en Grecia. El ritmo de Grecia y de Europa influye en la reelección de Obama en noviembre, como explica el semanario Time. “Europa es todavía débil y eso está creando incertidumbre en nuestra industria”, dijo esta semana el presidente Obama en una cadena de televisión nacional. Por ello, insistirá persuadir a los líderes para tomar fuertes medidas de estímulo, y para preparar a los grandes bancos para que se preparen ante un posible impago griego, explica Time.

“Existe un espacio para la austeridad y para cambiar el estilo de gastar demasiado durante un periodo de tiempo demasiado largo, pero también tiene que haber un esfuerzo bien pensado de estimular el crecimiento, de crear puestos de trabajo, especialmente para los jóvenes”, dijo este jueves en rueda de prensa la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Clinton ha afirmado que su Gobierno “apoyará lo que Europa decida hacer”, pero ha recordado que también hay que considerar “las razones políticas” que recomiendan “hacer algunos ajustes a la austeridad como único instrumento”. “Hay que conseguir que la gente respalde las medidas, hay que conseguir que la gente esté convencida de que el camino que se sigue es el correcto”, ha declarado.

La agenda del G-8 incluye otros asuntos como el programa nuclear de Irán y el conflicto en Siria, donde al menos 9.000 personas han muerto en los últimos 14 meses, según estimaciones de las Naciones Unidas. La ausencia de Putin, con posturas contrarias al grupo, augura pocos avances en ambas crisis.

Newsletter
Ahora ve
“Se ve progreso en las variaciones mensuales de inflación”: Carstens
No te pierdas