Familiares de mujer china obligada a abortar sufren hostigamiento

El esposo de Feng Jianmei se encuentra desaparecido, viajaba a Beijing para una entrevista en televisión
Pólemica en China por aborto forzado
Steven Jiang
Autor: Steven Jiang | Otra fuente: CNN
BEIJING (Reuters) -

Miembros de la familia de una mujer china que fue obligada a abortar en el último periodo de embarazo dicen haber sido acosados por oficiales locales a pesar de que las autoridades investigan su caso.

El esposo de la mujer, quien habló del aborto forzado a los medios provocando indignación en China y en el extranjero, ha desaparecido después de intentar viajar a la capital Beijing desde la casa de la pareja en la provincia rural de Shaanxi, para pedir más atención al caso, dijo su hermana.

La mujer, Feng Jianmei, quien fue sometida al procedimiento el 2 de junio, continúa hospitalizada.

Feng, de 22 años, fue ilegalmente detenida el 30 de mayo en Shaanxi y fue coaccionada para abortar tres días después de iniciado el séptimo mes de embarazo, dijo su esposo, Deng Jiyuan, a principios de este mes.

“Estoy enojado y quiero justicia”, dijo Deng, un granjero de 29 años, a CNN en aquel momento. “Ellos la obligaron a abortar a nuestro bebé de siete meses, ¿se merecen ser llamados oficiales del Partido Comunista que sirve a la gente?”

Los relatos de la experiencia de la pareja impactaron y enojó a los usuarios de las redes sociales, como resultado de fotos después del aborto en el que aparecía el feto cubierto de sangre sobre una cama junto a Feng. Ello provocó una extraña cobertura en los medios locales y el debate sobre una de las políticas más controversiales: la ley del hijo único.

Las autoridades respondieron al furor de la gente disculpándose con la familia y anunciando la investigación del caso.

Pero cuando Deng intentó ir a Beijing el viernes para visitar a sus abogados y aparecer en una entrevista por televisión, varios hombres los detuvieron, dijo su hermana Deng Jicai este miércoles. Desde ese momento se encuentra desaparecido, dijo su hermana quien sostuvo una breve llamada telefónica con él el martes pero sin conocer su paradero. La familia no sabe si se esconde o si está bajo custodia.

Durante el fin de semana, el gobierno local de Zengjia, donde se encuentra la villa familiar, organizó una protesta contra la familia de Deng por sus comentarios a medios internacionales, escribieron sus hermanos en la web.

Ellos publicaron una foto de los manifestante sosteniendo pancartas rojas que decían: “Derriben a los traidores y expúlsenlos de Zengjia”. Además, describieron que los manifestantes atacaron e hirieron a un miembro de la familia que intentaba tomar fotos de la marcha.

Las autoridades de Zengjia se negaron a comentar al respecto.

El gobierno de la ciudad de Ankang , la cual administra el poblado de Zengjia, anunció que varios oficiales locales serán castigados con resulta de una investigación del caso.

Un funcionario de planeación familiar de la comunidad y un oficial fueron despedidos, mientras que miembros de bajo rango del Partido Comunista recibieron deméritos y advertencias administrativas.

"Este incidente ha expuesto totalmente la conciencia débil de ejercer el poder conforme a la ley y el concepto de poner a la gente en primer lugar de algunos equipos de base", informó la administración de la ciudad en un comunicado. “Ha causado un impacto extremadamente negativo y muchas lecciones saldrán de esto”.

A pesar de admitir que el aborto fue ilegal, el comunicado también dice que la pareja primero violó las regulaciones de planeación familiar.

La familia expresó su decepción por los resultados de la investigación,

“Por supuesto no estamos satisfechos con el resultado”, dijo Deng Jicai a CNN. “No dijeron nada sobre aquellos directamente responsables del sufrimiento de mi cuñada, nada de quienes golpearon a mi hermano, y nada de los que rompieron las llantas del auto familiar”.

En Netease, uno de los portales de noticias más grandes de China, los usuarios hicieron eco del sentimiento de la familia sobre la investigación y han sugerido que los oficiales no fueron suficientemente castigados. Sin embargo, los administradores cerraron la sección de comentarios de la historia la mañana de este miércoles.

Deng dijo a CNN que intentó obtener el permiso para el nacimiento de su hijo hasta el último momento, pero dijo que no pudo pagar los 40,000 yuans (6,300 dólares) solicitados como multa.

La pareja se casó en 2006 y Feng dio a luz a una niña en 2007, dijeron funcionarios locales en un comunicado. La estricta ley de planificación familiar limita a parejas casadas a tener un solo niño, por lo que Feng y Deng no tienen derecho a tener un segundo hijo.

La política de "un solo hijo" de China estuvo en el centro de atención internacional recientemente cuando el prominente activista de derechos humanos Chen Guangcheng escapó de su arresto domiciliario y se mudó a Nueva York.

Los partidarios de Chen mantienen desde hace tiempo una defensa legal de las víctimas de esterilizaciones y abortos forzados, lo que habría causado su persecución.

Desde que el gobierno introdujo la política a finales de la década de 1970 para frenar el crecimiento de la población en el país más poblado del mundo, millones de mujeres se han visto obligadas a poner fin a sus embarazos "ilegales".

El número de abortos bajo la "planificación familiar" alcanzó su punto máximo en 1983 con 14.37 millones de operaciones realizadas, de acuerdo con el Ministerio de Salud. Desde el año 2000, esos abortos sumaban alrededor de siete millones al año, con un pico en 2008 a 9.17 millones de casos.

Ahora ve
A 100 metros de altura, Jeff Bezos inaugura la nueva granja eólica de Amazon
No te pierdas
×