¿Cómo afectan las declaraciones de Akin al Partido Republicano?

Los comentarios de un legislador sobre la violación y el embarazo avivaron el debate sobre el aborto en Estados Unidos
El caso Akin, malas noticias para los republicanos
Autor: Tom Cohen
(Reuters) -

Si hay algún aspecto favorable para los republicanos en la polémica que causó el legislador Todd Akin por sus declaraciones sobre la violación y el embarazo, nadie lo ha detectado aún.

Según los pronósticos electorales, las posibilidades de que el congresista de Missouri tome el lugar de la demócrata Claire McCaskill en el Senado de Estados Unidos disminuyeron tras su afirmación de que la "violación legítima" rara vez resulta en embarazo.

La historia ha acaparado la atención en la semana previa a la Convención Nacional Republicana, lo que ha obligado al virtual candidato presidencial de ese partido, Mitt Romney, a hablar sobre el tema en repetidas ocasiones y pese a su intención de convencer a los estadounidenses de que él es una mejor opción que el presidente Barack Obama.

Además, la controversia ha obligado a los republicanos a confrontar lo evidente: la división al interior del partido entre los conservadores fiscales tradicionales, como Romney, y los cada vez más influyentes conservadores sociales del derecho religioso, como Akin. 

¿Cómo afectaron las declaraciones al partido?

Funcionarios republicanos que hablaron con CNN bajo condición de mantener su anonimato, dijeron que la polémica afecta a varios frentes. Por ejemplo, disminuye las posibilidades de obtener el escaño de McCaskill en el Senado, crucial si el partido busca ganar control en la cámara, explicaron.

Al mismo tiempo, la conmoción centra el debate nacional en los temas divisorios que podrían repeler a los electores indecisos, en lugar de atraerlos con el aspecto económico, en medio del alto desempleo y la recuperación tambaleante, dijeron los funcionarios.

"A ningún partido le gustaría ser definido por su elemento más radical", dijo Darrell West, vicepresidente y director de Estudios de Gobierno en Brookings Institution. "Eso es exactamente lo que les sucedió a los republicanos. El peligro es que los votantes piensen que el partido está desfasado y no se den cuenta que Akin es una aberración". 

El debate que los republicanos pretendían enfocar hacia los asuntos económicos, como el déficit presupuestario y la reforma fiscal, ahora incluye el espectro completo de sus políticas, incluidas la postura de Akin frente al aborto y la plataforma del partido para la convención de la próxima semana, detalló Wendy Schiller, profesora de Ciencia Política en la Universidad de Brown.

"Cuando se enfatizan las diferencias de las políticas conservadoras más radicales del Partido Republicano, realmente reduce sus oportunidades de ganar a los independientes, indecisos e incluso a los demócratas decepcionados de Obama", dijo Schiller. 

West coincide. Para el académico, el impacto podría convertir al proceso electoral de noviembre en "un voto a favor o en contra de las dos divisiones del partido, y a los demócratas les gusta porque significa que la elección ya no es un referéndum por el alto desempleo".

Qué dicen sus correligionarios

La reacción republicana a la controversia de Akin refleja el nivel de preocupación en el partido.

Los principales líderes, incluido Romney; el director del Comité Nacional Republicano (CNR) Reince Priebus; el líder de la bancada republicana en el Senado, Mitch McConnell, y cinco exsenadores por el estado de Missouri, como John Danfort y Christopher Kit Bond, exhortaron al legislador a abandonar la carrera.

El Comité Republicano Senatorial de Campañas y el Comité de Acción Política American Crossroads, que apoya a los candidatos republicanos, anunciaron que dejarán de financiar la contienda por el escaño de Missouri en el Senado.

Incluso los grupos del Partido del Té que han apoyado a Akin en otras ocasiones dijeron que éste debía retirarse por el bien del partido y la causa conservadora. 

Akin, quien ganó una dura batalla en las primarias este mes, pidió perdón por sus comentarios y soportó la presión para abandonar la campaña. Este martes y miércoles, describió la carrera como una "causa" cuya meta es fortalecer la voz antiaborto en Washington.

"Creo que hay un lugar donde la gente puede encontrar un mensaje lo suficientemente grande como para lidiar con el tamaño de los desafíos actuales de Estados Unidos", dijo Akin este martes en una entrevista radiofónica con el conductor conservador Sean Hannity.

"La defensa de los nonatos y el profundo respeto por la vida que subyace en la cultura estadounidense son muy importantes, y no creo que debamos alejarnos de ellos". 

Desde el pasado domingo, cuando estalló la controversia, dos de los principales pronosticadores apartidistas modificaron sus predicciones sobre la competencia por el escaño de Missouri en el Senado. El Cook Political Report movió su proyección de "incierto" a "probablemente demócrata", mientras que el Rothenberg Political Report cambió su análisis de "incierto/tendencia republicana" a "incierto".

"La tormenta que Todd Akin se creó no solo lo ha envuelto a él, sino que creemos que también a cualquier oportunidad de rescatar esta carrera mientras él siga en esta carrera", dijo este miércoles Steve Law, presidente y CEO de American Crossroads. "Pienso que desafortunadamente aún no lo reconoce, pero le asestó un golpe mortal a su candidatura". 

La esperanza en otros estados

Según los funcionarios republicanos, si Akin falla en arrebatar a los demócratas el lugar de McCaskill en el Senado, el partido estaría obligado a ganar Montana, Wisconsin, Dakota del Norte y Massachusetts para obtener la mayoría.

En Massachusetts, un estado tradicionalmente liberal, el contendiente republicano Scott Brown lucha una dura batalla por la reelección frente a la demócrata Elizabeth Warren, defensora de los derechos del consumidor en el gobierno de Obama.

Por eso, no es de sorprender que este republicano haya sido el primero en pedir el retiro de Akin de la carrera. El pasado martes, Brown también pidió de manera pública que la plataforma republicana sea más flexible en el tema del aborto, en comparación con la política actual que respalda una "enmienda de la vida humana" que prohíbe esta práctica sin excepciones. 

"Si hemos de crecer y triunfar en todos los rincones de esta gran nación, debemos ser un partido incluyente", escribió Brown en una carta dirigida a Priebus, director del CNR. "Hay personas bienintencionadas en ambos lados del debate sobre el aborto y necesitamos enviar el mensaje a los votantes de que hay espacio para perspectivas diferentes en el Partido Republicano".

Los analistas Schiller y West coinciden en que Brown trató de separarse de la postura rígida presentada por Akin en el tema del aborto, incluso en casos de violación e incesto. 

¿Cómo lo usarán los demócratas?

De acuerdo con la analista Wendy Schiller, el mensaje demócrata será que "si das a los republicanos el control del Senado, tipos como Todd Akin controlarán tu vida, controlarán tu cuerpo".

"Eso será un punto decisivo para los demócratas. En lugar de hacer una carrera localizada, atemorizarán a los votantes con una representación de Todd Akin".

Y en la fórmula presidencial...

En respuesta a la controversia de Akin, Romney aclaró que su política permitiría el aborto en caso de violación, incesto o peligro para la vida de la madre, lo que concuerda con sus convicciones mormonas y la postura de presidentes anteriores como George W. Bush.

Sin embargo, su postura difiere de la plataforma del partido acordada el pasado martes y la postura personal de su compañero de fórmula, el legislador por Wisconsin, Paul Ryan, un católico devoto que ha manifestado su oposición al aborto en el Congreso en repetidas ocasiones. 

El caso de Akin dirigió los reflectores hacia esa discrepancia. 

Ryan, director del Comité de Presupuesto del Congreso, famoso por su experiencia en temas económicos, ha sido cuestionado al respecto en todos los encuentros que ha sostenido con la prensa esta semana.

"Estoy orgulloso de mis antecedentes" en contra del aborto, dijo este miércoles. "Mitt Romney será presidente y el presidente dicta la política. Su política incluye excepciones en caso de violación, incesto y el riesgo a la vida de la madre. Estoy cómodo porque es un paso hacia la dirección correcta".

Este martes, en una entrevista con una filial de CBS en Pittsburgh, Ryan fue cuestionado sobre una ley que respaldó inicialmente, la cual hablaba de "violación forzada", el mismo punto mencionado por Akin y al cual se refirió de manera errónea como "violación legítima". 

El asunto involucra un argumento típico de algunos opositores al aborto: que las mujeres acusan violación solo para poder abortar. 

En sus explicaciones posteriores esta semana, Akin se retractó al admitir que se equivocó al tratar de distinguir tipos de violaciones o sugerir que las mujeres  violadas tenían una respuesta biológica que impedía el embarazo. 

Ryan quiso cortar el tema al decir al entrevistador: "Violación es violación, punto. Fin de la historia".

En tanto, Romney ha sido acusado de oscilar en el tema del aborto a lo largo de su carrera. Cuando compitió por la gubernatura de Massachusetts, en 2002, expresó una postura moderada y luego adoptó un enfoque más conservador cuando buscó la presidencia por primera vez, en 2006.

Durante las primarias, su campaña logró evitar los daños por el tema, incluso cuando sus rivales Rick Santorum y Newt Gingrich cuestionaron la autenticidad de su conservadurismo. 

Pero los comentarios de Akin eliminaron cualquier esfuerzo de su equipo por evitar entrar en este tema volátil.

"Él solo es el representante de la postura tradicional del Partido Republicano respecto del aborto", dijo Schiller. "Eso ahora es ineludible para Mitt Romney y Paul Ryan". 

Los activistas en contra del aborto reconocen que un candidato que asume una postura rígida en contra del aborto (sin excepciones en caso de violación, incesto o salud de la madre) tiene menos posibilidades de ganar en el ambiente político actual. 

La defensa de las excepciones "es más por viabilidad y conveniencia política" que un debate serio entre los antiabortistas, dijo Ralph Reed, quien lidera la coalición conservadora Faith and Family. 

Al mismo tiempo, Reed detalla que los abortos por violaciones o incesto son "una porción insignificante en términos estadísticos en el total de abortos, a pesar de que representan una tragedia nacional significativa". 

El enfoque en la postura republicana de prohibir el aborto sin excepciones es, según Reed, "un intento de la izquierda por crear un monstruo y de los medios por evidenciar con preguntas a los candidatos que son provida".

Dana Bash, Paul Steinhauser y Dan Gilgoff, de CNN, contribuyeron con este reporte

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×