La policía francesa llega a Gran Bretaña para investigar asesinatos

Investigadores galos viajaron a tierras británicas para indagar más sobre las víctimas
Francia
Francia  Francia
Laura Smith-Spark
Autor: Laura Smith-Spark
(Reuters) -

Investigadores franceses viajaron este sábado a Gran Bretaña para continuar con la búsqueda de pistas sobre los misteriosos asesinatos de cuatro personas en el este de Francia, así como de la identidad y motivo del homicida.

Dos de las víctimas son los ciudadanos británicos Saad al Hilli y su esposa, Ikbal, que fueron encontrados el miércoles dentro su autómovil mientras vacacionaban en Francia. 

Las dos hijas de la pareja, de cuatro y siete años, sobrevivieron al ataque, aunque la mayor fue encontrada gravemente herida afuera del carro, con una fractura de cráneo y una herida de bala en el hombro. Ahora está en un coma inducido y aún no puede ser entrevistada, dijo el fiscal francés Eric Maillaud, quien describió su supervivencia como "un milagro".

La identidad de una tercera persona que murió en el auto no está clara todavía. Era una mujer mayor con un pasaporte sueco, pero su relación con los demás no ha sido confirmada, según el fiscal.

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores sueco, Linn Duvhammar, dijo a CNN que las autoridades francesas terminaron la autopsia, pero que la mujer no fue completamente identificada.

“Aún hay evidencia técnica que necesitan trabajar antes de confirmar su identidad”, explicó.

La cuarta víctima es un ciclista francés identificado como Sylvain Mollier, encontrado muerto de un balazo en la cabeza en la misma zona del estacionamiento. 

Tres investigadores franceses llegaron a Gran Bretaña este viernes, mientras que otro viajará el sábado con el objetivo de examinar la casa de los Al Hilli en Claygate, Inglaterra.

Maillud dijo este sábado que hay 40 investigadores franceses involucrados en la indagatoria, así como un gran número de policías británicos. Ambos contingentes trabajan con una "excelente cooperación", dijo. 

Oficiales de la policía de Surrey, Inglaterra, algunos vestidos con overoles blancos, llegaron a la casa de la familia al Hilli este sábado. Erigieron una tienda afuera de la casa y llevaron equipo, al parecer cajas de evidencia. 

El fiscal francés dijo a reporteros este sábado que no podía dar más información sobre el móvil o el responsable del ataque. Las autopsias confirmaron que cada víctima recibió varios disparos y cada una dos balazos en la cabeza, dijo. 

Sin embargo, declinó entrar en detalles sobre las pruebas balísticas o la autopsia, con el argumento de que no quería comprometer la investigación. Unos 25 disparos fueron lanzados, pero los investigadores no dijeron si se usaron una o más armas.

Los cuerpos serán entregados a sus familias en cuanto las autoridades judiciales concluyan que no se necesitan más pruebas, dijo el fiscal.  Maillaud agregó que familiares de las niñas llegaron a Francia, pero no detaló cuál es su relación. Todos serán interrogados como testigos, dijo, incluido el hermano de Saad al Hilli.

Maillaud no dio más información del posible responsable o su motivo. Sin embargo, trató de desalentar la especulación de los medios sobre una supuesta disputa familiar que implica al hermano de al Hilli y un conflicto sobre una herencia.

El hermano acudió a la policía voluntariamente este jueves, después de enterarse a través de los medios sobre el caso, dijo Maillaud. Volvió a la policía por su propia cuenta este viernes para decir que no había conflicto alguno con su hermano sobre el dinero, como se había informado, según el fiscal.

Desde este jueves, los oficiales de la policía de Surrey han estado estacionados afuera de la casa de la familia al Hilli, en un barrio adinerado de la localidad.

"Esta es una investigación compleja y en desarrollo encabezada por las autoridades francesas, y la policía de Surrey proporciona toda la ayuda posible", indicó un comunicado de la policía. "Como parte de esto, la autoridad está facilitando la visita de investigadores franceses para llevar a cabo pesquisas en Gran Bretaña".

En Francia, los investigadores buscan pistas en la escena del tiroteo, cerca de la villa de Chevaline, en el área montañosa de Haute-Savoie.

También indagan rastros sobre la trayectoria de la familia desde que llegaron a Francia a finales de agosto, para sus vacaciones, dijo Maillaud.

Otra pista puede encontrarse en el informe de un testigo que vio a un vehículo verde 4x4 y una moto cerca del lugar de los asesinatos, en las afueras de la aldea de Chevaline, en la montañosa región de Haute-Savoie.

Por otra parte, las autoridades francesas esperan entregar a la niña de cuatro años a familiares en Gran Bretaña una vez que su seguridad pueda garantizarse, dijo el fiscal. Aunque no tuvo daños físicos, es cuidada por personal pediátrico, bajo vigilancia de la policía británica y funcionarios consulares.

Su hermana mayor también es protegida por la policía. “Esperamos que pueda contarnos por lo que pasó, darnos descripciones del asesino o los asesinos”, dijo Maillaud.

Sobre las víctimas fatales, se sabe que Saad al Hilli era un ingeniero nacido en Iraq en 1962 y naturalizado ciudadano británico. Jack Saltman, residente de Claygate, Inglaterra dijo que al Hilli había llegado de Iraq desde hace muchos años y que él y su esposa hablaban perfecto inglés.

“Era una familia encantadora”, dijo Saltman.  El vecino agregó que Ikbal al Hilli era una dentista. Personal de la escuela a la que acudía la niña de siete años declinó comentar el caso.

Dan Rivers y Per Nyberg contribuyeron con este reporte

Ahora ve
Estas son las últimas campanadas del emblemático Big Ben
No te pierdas
×