Clinton descarta que el embajador de EU en Libia fuera blanco de al Qaeda

La secretaria de Estado de EU dijo que no hay razones para creer que el diplomático estuviera en la lista negra del grupo terrorista
clinton_hillary
clinton_hillary  clinton_hillary
(Reuters) -

La secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, dijo este jueves que no tiene "absolutamente ninguna información ni razón" para sugerir que el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, estaba en una lista negra de al Qaeda.

La aclaración ocurre después de que una fuente familiarizada con Stevens dijo a CNN que meses antes de su muerte, el diplomático estaba preocupado por amenazas de seguridad en Bengasi y mencionó que su nombre estaba en una lista negra de al Qaeda. 

Stevens habló de un aumento del extremismo islámico y la creciente presencia del grupo en Libia, dijo la fuente. 

Por primera vez, este jueves la Casa Blanca declaró que el ataque en el que murió el embajador y otros tres funcionarios fue un atentado terrorista. 

"Creo que es evidente que lo que sucedió en Bengasi fue un ataque terrorista", dijo a reporteros el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney.

Este miércoles, Matthew Olsen, director del Centro Nacional Antiterrorista de EU, dijo algo similar en una audiencia con el Comité de Seguridad Interna del Senado: "Yo diría que sí murieron en el curso de un ataque terrorista contra nuestra embajada".

Stevens y otros tres estadounidenses murieron el pasado 11 de septiembre durante una protesta en el consulado de EU en Bengasi. Los manifestantes estaban molestos por una película que se burlaba del profeta musulmán Mahoma.

Durante un foro de candidatos en Univisión, el presidente Barack Obama dijo que el video antiislam Innocence of Muslims que detonó las protestas fue "utilizado como una excusa por algunos para llevar a cabo actos violentos inexcusables dirigidos a los occidentales". 

Fuentes que siguen la actividad de militantes islámicos en la región indicaron que un grupo a favor de al Qaeda era el principal sospechoso y que aparentemente el ataque fue planeado. Los manifestantes utilizaron los disturbios como una distracción, explicaron. 

En una ceremonia en Libia este jueves, el presidente del Congreso Nacional General, Mohamed al Magariaf, expresó sus condolencias por la muerte de los cuatro que trabajaban "por el bien" de su país. 

Funcionarios libios y estadounidenses acudieron al homenaje en Trípoli para Stevens, el experto en informática Sean Smith y los ex-SEALs Glen Doherty y Tyrone Woods.

"(El embajador) ayudó a Libia en sus horas más oscuras", dijo al Magariaf. "Trabajó incansablemente como un representante de Estados Unidos".

Al Magariaf prometió que los responsables serán llevados ante la justicia.

Libia ha tomado medidas para detener a quienes atacaron el consulado. Este fin de semana, docenas de personas serán interrogadas, de acuerdo con funcionarios libios. 

El primer ministro, Mustafa Abushagur, dijo a CNN que ocho personas han sido detenidas.

Los detenidos incluyen a "extremistas" miembros de Ansar al Sharia, un grupo radical islámico con sede en Bengasi, dijo. Aunque algunos integrantes de Ansar al Sharia están entre 30 y 50 personas involucradas con el incidente del 11 de septiembre, los atacantes no provenían de un grupo específico, detalló Abushagur.

El primer ministro describió a los autores del atentado como una organización sin miembros fijos, sin filiación a al Qaeda y sin extranjeros. Antes, un funcionario libio dijo que entre los arrestados había personas de Mali y Argelia, así como simpatizantes de al Qaeda. 

Un funcionario estadounidense de alto nivel dijo a CNN que Ansar al Sharia no había identificado a los responsables del ataque, por lo que es "más probable que sean varios elementos y básicamente militantes (de al Qaeda)".

Arwa Damon contribuyó con este reporte

Ahora ve
No te pierdas