El presidente de Colombia plantea la participación de las FARC en política

Juan Manuel Santos dijo que a pesar de las negociaciones no hay un cese al fuego, y que las operaciones militares continuarán
Todo listo para los diálogos de paz con las FARC
(Reuters) -

El presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo en una entrevista transmitida este viernes que se debe permitir a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) participar en un proceso político.

Los miembros FARC tienen planeado un encuentro con los representantes del gobierno para llevar a cabo conversaciones de paz en Oslo, Noruega, el próximo mes.

Desde la década de 1960, ambas partes han estado en guerra, convirtiendo a las FARC en el grupo insurgente más antiguo de América Latina.

"No se les puede pedir a las FARC que simplemente se pongan de rodillas, se rindan y entreguen sus armas. No lo van a hacer, por eso tiene que haber otra salida, y esa salida tiene que ser permitirles participar en el ámbito político. Este es un modo de solucionar el conflicto, y no solo en Colombia”, dijo Santos a Christiane Amanpour de CNN en Nueva York.

El presidente estaba en esa ciudad para asistir a una serie de reuniones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Enfatizó que no habría un cese al fuego mientras los dos lados estuvieran en negociaciones, aunque los rebeldes dijeron que lo pedirían.

"Les dije que habrá un cese el fuego y que abandonaremos cualquier operación militar una vez que lleguemos a un acuerdo final”, dijo. “Y si veo que no hay avances, que solo están intentando ganar tiempo, me levantaré y las cosas seguirán como siempre. Por eso no hay un cese el fuego, ni tampoco una disminución de nuestras operaciones militares y mi agenda de gobierno seguirá como estaba hasta entonces”.

A pesar de esto, Santos dijo que es optimista con respecto a las perspectivas de paz. Las partes lograron negociar una agenda “corta” y “pragmática”, dijo.  

"Fue un avance inmenso ya que hasta ahora habían insistido en negociar las causas del conflicto que son la inversión extranjera, la política social y las relaciones internacionales. Les dije: 'Todo esto podría discutirse en el Congreso, cuando hayan ganado una elección, y no en una mesa de negociaciones sobre el fin del conflicto armado'".

Las negociaciones de paz entre los rebeldes y el gobierno se han producido esporádicamente desde los ochenta. El último intento fracasó en 2002. El entonces presidente Andrés Pastrana cedió un territorio del tamaño de Suiza al grupo guerrillero pero las negociaciones llegaron a su fin cuando los rebeldes lanzaron una serie de ataques en todo el país en un intento aparente de fortalecer su posición.

Las FARC siguen secuestrando y atacando a las fuerzas de seguridad, si bien en los últimos años han sido severamente debilitadas gracias en parte a la campaña de seguridad respaldada por Estados Unidos.

"Sabía que si no los golpeábamos fuerte, no llegaríamos nunca a la mesa de negociación. Modestia aparte, en 50 años nadie los golpeó tan duro como yo. Es mucho más fácil hacer la guerra que hacer la paz”, dijo Santos.

Ante la pregunta de si sentía que el grupo rebelde estaba en desventaja en este momento, el presidente respondió “así es”.

"Militarmente, no pueden derribar ninguna de las torres o bases militares. Solo pueden realizar actos terroristas, lo cual es una demostración de debilidad. Pero en cada lucha, en cada conflicto como este, hay que tratar de negociar para encontrar un fin al conflicto, y es por eso que las condiciones son las correctas para hallar este fin de las negociaciones”.

También la participación de otros países —entre ellos Noruega, Cuba y Venezuela— y el hecho de que los rebeldes se están dando cuenta de que no van a lograr sus metas a través de la violencia está colaborando a impulsar estas conversaciones de paz, dijo Santos.

Santos dijo que había estado pensando en la posibilidad de la paz aún antes del asesinato del comandante militar de las FARC en 2010.

Se defiende de las críticas, entre ellas del expresidentes Álvaro Uribe, de quien fuera su ministro de defensa. Ahora ambos son rivales, y Uribe ha acusado a Santos de descuidar la seguridad de la nación a favor de las negociaciones con los terroristas.

"Algunas personas creen que la paz puede lograrse matando hasta al último miembro de las FARC, pero no es así”, dijo Santos.

Las negociaciones entre el gobierno y los rebeldes están programadas para comenzar en Oslo el 8 de octubre.

Dana Ford colaboró con este reporte.

Ahora ve
Quejas contra la tripulación de un avión de AirAsia que se desplomó 7,000 metros
No te pierdas
×