Un video de una niña china con autismo que es maltratada causa conmoción

El video de hace tres meses muestra como la niña de cuatro años es lanzada brutalmente contra el piso por una asistente
Video-China-Especial  Especial
Autor: Jaime A. Florcruz
(Reuters) -

Inclusive un video borroso de hace tres meses puede causar controversia.

Un video de circuito cerrado de televisión, publicado y compartido en los medios sociales chinos, y reportado por la prensa local esta semana, ha causado simpatía e indignación en China.

El video supuestamente muestra a una niña de cuatro años con autismo siendo maltratada y golpeada por una mujer asistente en un centro de rehabilitación infantil en la sureña ciudad de Guangzhou.

La niña aparentemente colapsa y pierde la conciencia mientras otros adultos solo observan. Ella fue llevada a un hospital para recibir tratamiento de emergencia, según la prensa china.

Qiu Yaoyao (no es su nombre real) fue sometida a un tratamiento de neurocirugía y se recupera lentamente, reportó la semana pasada un periódico local de Guangzhou.

Se puede sentar pero no se puede parar, según el diario, y su habilidad para hablar es aún limitada.

La asistente que aparece en el video fue acusada de asalto, según reportes de prensa, aunque CNN no ha podido verificar esto.

Aun cuando el incidente ocurrió hace tres meses, el recientemente divulgado video ha creado un debate sobre el tratamiento de los niños —particularmente los que tienen discapacidad— y ha generado 180,000 republicaciones y 28,000 comentarios en un solo sitio.

Criticos condenaron el comportamiento de la asistente. La actriz Ma Yili took afirmó en la red Weibo que “este tipo de comportamiento debe ser calificado como intento de homicidio. Los niños con autismo son mayormente vulnerables porque no pueden controlar de manera independiente su comportamiento”.

Otro cuestionamiento es sobre cómo son educados los niños. Zheng Yuanjie, un escritor de libros para niños, escribió en su microblog: “los familiares se esfuerzan mucho en asegurarse que sus hijos acudan al kínder, ¿pero no saben lo que pasa detrás de las puertas cerradas una vez que entran?”.

“Cuando estaba en el kínder, un niño accidentalmente tiró su plato. La maestra pidió a otros niños abofetearlo”.

Como en muchos lugares alrededor del mundo, los profesores chinos y los familiares recurren al castigo corporal para disciplinar a los niños.

Pero nadie está defendiendo el actuar contra Qiu Yaoyao.

“Ciertamente debe haber un castigo severo”, escribió Zhang Jie, un comentarista de la televisora estatal CCTV, en su microblog. “El jardín de niños y sus supervisores deben responsabilizarse”.

"Los educadores deben ser más cuidadoso en la forma en que disciplinan a los estudiantes. No importa cuál sea, el castigo corporal en público perjudicará a los estudiantes en su autoestima", dijo Yang Jiangding, director del Centro de Investigación Infantil de Shanghai.

El maltrato a Qiu Yaoyao también puso los reflectores en la difícil situación de los niños autistas en China.

Los casos de autismo en el país más poblado del planeta, según expertos, están subestimados, porque muchos doctores chinos, familiares y maestros típicamente no saben lo suficiente para identificarlo y diagnosticarlo.

El autismo en China es conocido como zibizheng, literalmente “un síndrome de autoaislamiento”, o una enfermedad de soledad.

Es un sentimiento compartido con los familiares de los niños con autismo.

“Me siento deprimido e indefenso, no sé cómo lidiar con esto”, dijo Meng Xi en una entrevista con CNN. Dice que a veces parece que su hija apenas sabe que él está ahí.

Meng Xi llevó a su hija a un centro especial para niños con autismo a las afueras de Beijing. Ahí unos 30 niños de hasta seis años de edad, tienen cuidado especializado. Los maestros utilizan música y terapia animal para ayudarlos a liberar lo que podría estar dentro del mundo de los niños.

Pero esas instalaciones son raras en China, y los familiares y maestros se quejan de la falta de ellas.

Aunque el gobierno subsidia el centro, los parientes deben de pagar mucho dinero por una educación especial para los niños. Meng Xi paga el equivalente a 500 dólares mensuales, casi su salario mensual entero.

El autismo es el primer desorden mental en China, de acuerdo con un reporte presentado en la Conferencia Internacional de Investigación del Autismo en Shanghai el año pasado.

Ahora ve
Los humanos no son los únicos que luchan contra el cáncer de mama
No te pierdas
×