Estados Unidos designa a un nuevo encargado de la diplomacia en Libia

Laurence Pope llegó a Trípoli para tomar el cargo tras la muerte del embajador Chris Stevens en una protesta por una película antiislámica
protestas_libia  protestas_libia
(Reuters) -

Estados Unidos nombró a un nuevo encargado de asuntos diplomáticos en Libia tras el asesinato del embajador Chris Stevens.

Laurence Pope llegó el jueves a Trípoli para tomar el cargo, anunció el Departamento de Estado estadounidense, y realizará las funciones de embajador en el país.

La vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, señaló que Pope “espera trabajar con el gobierno de Libia y sus habitantes durante este histórico y desafiante periodo, mientras construimos fuertes puentes económicos, sociales, políticos y educaciones entre nuestras personas”.

“Continuaremos asistiendo a Libia mientras construye instituciones democráticas y respecto generalizado por la ley, las metas que el embajador Stevens trabajó duro por lograr”, dijo Nuland en un comunicado.

Pope, quien nació en 1945, regresó el retiro para tomar el trabajo, habla árabe y francés y ha ocupado altos cargos en la diplomacia estadounidense.

A mediados de septiembre, el embajador J. Christopher Stevens, y otros tres funcionarios murieron en un ataque con cohetes contra el consulado estadounidense en la ciudad de Bengasi.

El ataque tuvo lugar en el marco de protestas causadas por una película considerada ofensiva contra el islam. En ese momento la sede de EU en Egipto también fue atacada en respuesta al filme.

El tráiler de 14 minutos, que fue producido de forma privada en Estados Unidos y dirigido por un hombre identificado por funcionarios federales como Basseley Nakoula, pinta al profeta Mahoma como un mujeriego, violador de niños y asesino despiadado.

Después de los incidentes, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instruyó incrementar la seguridad en las sedes diplomáticas estadounidenses en todo el mundo.

Tras esos acontecimientos, las protestas en contra Estados Unidos se expandieron en el mundo árabe, llegando incluso a Australia, donde manifestantes se enfrentaron con la policía a las afueras del consulado de EU, ubicado en la ciudad de Sidney.

A raíz de las protestas, la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton declaró que no tiene "absolutamente ninguna información ni razón" para sugerir que el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, estaba en una lista negra de al Qaeda.

La aclaración se dio después de que una fuente familiarizada con Stevens dijo a CNN que meses antes de su muerte, el diplomático estaba preocupado por amenazas de seguridad en Bengasi y mencionó que su nombre estaba en una lista negra de al Qaeda. 

Stevens habló de un aumento del extremismo islámico y la creciente presencia del grupo en Libia, dijo la fuente. 

En septiembre, autoridades de Libia detuvieron a cuatro personas que consideraron relacionadas con los ataques contra el consulado de Estados Unidos en el país.

Ahora ve
La justicia internacional condena a cadena perpetua al exgeneral Ratko Mladic
No te pierdas
×