Un líder terrorista islamista explica por qué ofreció a EU por 'Sandy'

A pesar de que Estados Unidos lo considera terrorista, Hafiz Mohammed Saeed dice que ofrece ayuda a occidente porque "todos somos humanos"
  • A+A-
Por:
Saima Mohsin
Autor: Saima Mohsin
(Reuters) -

Se busca. 10 millones de dólares de recompensa. Alguien con ese premio por su cabeza normalmente estaría escondiéndose. No así Hafiz Mohammed Saeed, el líder del Jamaat-ud-Dawa (Partido de la Verdad) de Pakistán, considerado como una organización terrorista por Estados Unidos.

Saeed ocupó los encabezados de las noticias luego de la supertormenta Sandy, tras ofrecer enviar ayuda a sus víctimas en Estados Unidos, lo cual Washington rechazó rápidamente.

“Esta oferta en lo particular nos parece muy falsa”, dijo el vocero del Departamento de Estado, Mark Toner.

India y Washington acusan a Saeed de ser directamente responsable de los ataques en Mumbai, en noviembre de 2008, los cuales dejaron un saldo de 166 muertos, y el gobierno de Estados Unidos ofreció la atractiva recompensa de 10 millones de dólares por información que conduzca a su captura.

A pesar de su alto perfil dice que él no vive en aislamiento, y está encargado de 150 madrazas o escuelas en todo el país. El Consejo de Seguridad de la ONU llegó a publicar una dirección suya en Lahore, en 2008.

CNN se sentó con él para grabar una entrevista en un edificio al otro lado de su casa.

Pero Saeed toma en serio la seguridad, y pidió que el equipo primero se reuniera con uno de sus hombres en las afueras de Lahore y luego lo siguieran hacia la ciudad. Los puestos de control están por todos lados en la cuadra alrededor de su casa.

Accedió a la entrevista con una agencia de noticias occidental, solo porque quería hablar de su oferta a las víctimas de Sandy.

“Tenemos diferencias con las políticas del gobierno estadounidense, pero son seres humanos, el pueblo estadounidense; todos somos humanos. No es su culpa”, dijo Saeed a CNN.

En un mensaje, el cual se puede encontrar en internet, ha criticado a Occidente como los verdaderos terroristas.

Saeed ha negado en múltiples ocasiones cualquier implicación en los asesinatos de Mumbai o el apoyo al terrorismo, a pesar de las acusaciones acerca de que él ha sido el autor de numerosos ataques.

“Condeno este ataque y las vidas inocentes que se han perdido”, dijo. “No apoyo este ataque ni cualquier violencia de este tipo, pero ni siquiera parecen creerme; lo he dicho muchas veces”, y destacó las actividades caritativas de Jamaat-ud-Dawa (JuD).

El Departamento de Estado estadounidense describe la misión JuD como el establecimiento de un gobierno islámico en India y Pakistán.

Saeed suavizó su postura sobre la ley de la Sharia (ley islámica) al hablar con CNN, al decir que no quería imponer las estrictas leyes por la fuerza, sino alentar a que la gente las conozca. Fue un cambio con respecto a sus posturas radicales anteriores.

Para el Consejo de Seguridad de la ONU, el partido de Saeed es sinónimo del grupo terrorista Lashkar-e-Tayyiba, y él es su líder, quien también apoya activamente a al Qaeda y a los talibanes.

Incluso Lashkar-e-Tayyiba ha negado su responsabilidad por los ataques de Mumbai, los cuales provocaron el incendio del Hotel Taj Mahal, según el Consejo de Asuntos Exteriores.

El grupo marginal, cuyo nombre se traduce como “el ejército de lo puro”, tiene una reputación de ser particularmente activo en la conflictiva región de Cachemira. Tanto India como Pakistán han afirmado eso, y en parte lo ha hecho China.

La Agencia Nacional de Investigación de la India lleva a cabo investigaciones en Pakistán sobre las posibles conexiones con los atentados de Mumbai. Saeed dijo a CNN que hablaría con ellos.

Dijo que ha escrito cartas a la ONU y Unión Europea en un intento por limpiar su nombre, incluso ofreciéndose a colaborar con las investigaciones, pero no ha obtenido respuesta.

Hasta entonces, Hafiz Saeed —rodeado por guardias armados— dice que continuará prestando apoyo moral, pero nada más, en la causa de liberar Cachemira.

Y entregará ayuda humanitaria al pueblo de Pakistán, ya que Estados Unidos no va a aceptar sus ofertas.

Ahora ve