Mientras la oposición siria se reorganiza, surgen tensiones con Israel

El gobierno israelí lanzó disparos de advertencia en los altos del Golán por primera vez desde la guerra de Yom Kippur, en 1973
/
(Reuters) -

Israel lanzó disparos de advertencia hacia Siria este domingo, luego de que un proyectil de mortero golpeara un puesto militar israelí. Esta es la primera vez que Israel ataca a su vecino en los altos del Golán desde la guerra de Yom Kippur, en 1973.

El Ejército israelí aclaró que el ataque no iba directamente contra Israel, sino que era parte del "conlficto interno en Siria".

Mientras, los grupos de la oposición siria mantienen pláticas en Qatar para consolidar un acuerdo inicial de unidad, para formar una nueva organización que lidere la transición de gobierno. Esta medida es vista como necesaria para la salida del presidente Bachar al Asad.

El proyectil proveniente de Siria afectó un puesto de las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF, por sus siglas en inglés) en los altos del Golán, junto a la frontera, indicó una vocera del Ejército israelí.

El gobierno de Israel emitió una queja ante la ONU por las fuerzas que operan en el área y señaló que "el fuego emanado de Siria a Israel no será tolerado y será respondido con severidad", de acuerdo con las IDF. 

"Lo interpretamos como filtraciones a ubicaciones en territorio israelí. Es totalmente un conflicto interno en Siria. No creemos que Israel sea el objetivo", dijo la teniente coronel Avital Leibovich.

Los altos del Golán son reconocidos como territorio internacional ocupado, a pesar del control por parte del gobierno israelí. Es hogar de 41,000 residentes, incluidos judíos, drusos y alauíes. 

La oposición siria idea un plan de transición

El Consejo Nacional Sirio está bajo la presión de Estados Unidos y las naciones árabes, principalmente Qatar, para unirse con otros grupos rebeldes. Las pláticas sobre el asunto continúan en Doha este domingo.

"Entramos a un diálogo abierto con nuestros hermanos de la oposición siria", dijo George Sabra, líder del Consejo.

"Los escuchamos y estudiamos las iniciativas que presentaron. También tenemos nuestro punto de vista y pensamientos que presentaremos, pero somos lo suficientemente serios como para trabajar hacia la unidad de la oposición, como un tema central", explicó.

Ali Sadr Aldeen al Bayanouni, una figura de la oposición y exfuncionario de la Hermandad Musulmana en Siria, anunció que todas las fuerzas disidentes acordaron establecer una coalición nacional. El acuerdo será firmado este domingo por la tarde, de acuerdo con la agencia oficial de noticias de Qatar.

Una vez que firmen el acuerdo, elegirán a un líder.

Mientras, el gobierno y las fuerzas rebeldes se enfrentan, en medio de reportes de que al Asad pierde el control del país que su familia ha gobernado por más de cuatro décadas.

La Red Siria de Derechos Humanos —la respuesta de al Asad a los grupos de derechos asociados con la oposición, los Comités de Coordinación Local y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos— acusaron a los países que apoyan la reunión de patrocinar el terrorismo.

Al Asad se ha negado a reconocer una guerra civil. En varias ocasiones ha argumentado que su gobierno lucha contra “terroristas” respaldados por países extranjeros que intentan desestabilizar el país.

El conflicto de casi 20 meses de duración en Siria tiene sus raíces en el éxito de los alzamientos populares en Egipto, Túnez y Libia. Manifestantes sirios tomaron las calles de forma similar a las revueltas de la Primavera Árabe que pedían reformas y libertades políticas. Al Asad ordenó una represión brutal contra los manifestantes, lo que llevó a un levantamiento que se convirtió en una guerra civil.

La violencia de los enfrentamientos se ha apoderado de las ciudades del norte, forzando a miles de sirios a huir a través de la frontera con Turquía.

Más de 35,000 personas han muerto en los combates en Siria y más de 400,000 han sido desplazadas, según estimaciones de Naciones Unidas

Ahora ve
No te pierdas