"Vestidos provocadores" causan violencia contra las mujeres: cura italiano

El sacerdote Piero Corsi colocó un mensaje en su iglesia en el que dice que las mujeres desatan los peores instintos con sus prendas
mujeres_europa
mujeres_europa  mujeres_europa  (Foto: )
  • A+A-
(AFP) -

Un párroco italiano provocó polémica después de que colocara un mensaje escrito en su iglesia, en el que acusa a las mujeres de haberse alejado de la virtud y de ser en parte culpables de la violencia machista, por habérselo buscado.

Piero Corsi, párroco de "San Terenzo", de Lerici, en la provincia de La Spezia (noroeste), colocó un cartel en el portón de la iglesia, titulado "Donne e il femminicidio" (“Mujeres y Uxoricidio”).

En su mensaje, Corsi pretende hacer una "sana crítica" y señala que muchas veces "una prensa fanática y desviada" echa la culpa de todo al hombre.

El cura se pregunta si es posible que todos los hombres hayan enloquecido, y dice que "no", que no lo cree, que el problema está en el hecho de que las mujeres "cada vez más, provocan, se vuelven arrogantes y se creen autosuficientes y acaban por exasperar las tensiones".

"Niños abandonados, casas sucias, comidas frías, compradas en tiendas de comidas rápidas, ropas mugrientas... Si una familia acaba en el desastre y se llega al delito, una forma de violencia que hay que condenar y castigar con firmeza, muchas veces la responsabilidad es compartida", escribió.

El sacerdote agregó: "¡Cuantas veces vemos a muchachas y señoras maduras caminar por la calle con vestidos provocadores y ceñidos!, ¡cuantas traiciones se consuman en los lugares de trabajo, en los gimnasios y los cines! Podrían evitarse, ya que desatan los peores instintos y después se llega a la violencia o al abuso sexual".

El cura señaló que la violencia o el abuso sexual es "cosa de canallas", pero concluye su texto: "hagamos un examen de conciencia: tal vez nos lo hallamos buscado".

El texto, colocado en días de Navidad, según la prensa local, levantó inmediatamente las protestas de los parroquianos y ha puesto en pie de guerra a asociaciones de mujeres.

La organización "Teléfono rosa” escribió al primer ministro, Mario Monti, para pedir la destitución de Corsi.

"Pedimos a las máximas autoridades civiles y religiosas que ordenen la retirada inmediatamente del texto, que consideramos una gravísima ofensa para la dignidad de la mujer", afirmó María Gabriela Carnieri Moscatelli, presidenta de "Teléfono Rosa".

La senadora del Partido Demócrata (PD), Roberta Pinotti, dijo que las palabras del párroco merecen "una condena muy dura" porque ha presentado un análisis "inaceptable" de la violencia contra las mujeres.

Según datos del "Teléfono Rosa", una mujer es asesinada en Italia cada dos días, y en estas circunstancias han muerto 98, en lo que va del año.

La asociación, que denuncia la violencia sobre las mujeres y se ocupa de darles apoyo, agregó que "la mayoría de estos delitos han sido a manos de maridos o compañeros sentimentales".

El último informe del Instituto de Estadística italiano (Istat) indicó que, aunque los homicidios han disminuido un tercio en los últimos 20 años, los asesinatos de mujeres siguen registrando cifras preocupantes.

En 2010, 156 mujeres fueron asesinadas, y 172 en 2009. En lo que va de 2012, la cifra se acerca al centenar, y el 70 % de esos crímenes son cometidos por familiares, precisó el Istat.

Ahora ve