El presidente ruso firma una ley contra adopciones de estadounidenses

La medida también prohíbe el trabajo de organizaciones no gubernamentales financiadas por Estados Unidos
AFP
Rusia-Adopciones-AFP  AFP  (Foto: )
  • A+A-
(CNN) -

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó una medida controversial que prohíbe la adopción de niños por parte de familias estadounidenses, informó este viernes el Kremlin.

La acción podría afectar a cientos de familias estadounidenses que buscan adoptar. Los estadounidenses adoptaron cerca de 1,000 niños rusos el año pasado, de acuerdo con el Departamento de Estado.

Aunque las cifras se han estado reduciendo en años recientes, Rusia sigue siendo el tercer país más popular para ciudadanos estadounidenses que buscan adoptar, luego de China y Etiopía.

El embajador estadounidense ante Rusia, Michael McFaul, afirmó mediante Twitter esta semana que la aprobación de la ley lo entristece, pero que está abierto al diálogo.

La medida también prohíbe cualquier tipo de actividades políticas por organizaciones no gubernamentales que reciben financiamiento de Estados Unidos, si dichas actividades afectan a los intereses rusos, reportó la agencia semioficial rusa RIA-Novosti.

También impone sanciones a funcionarios estadounidenses que se cree han violado los derechos humanos.

La ley, que entrará en efecto el próximo 1 de enero, prevé la elaboración de una lista de ciudadanos estadounidenses a los que se le prohibirá entrar a Rusia, y suspenderá la actividad de cualquier entidad legal controlada por esos individuos en el país.

Un voto esta semana en el Consejo de la Federación, la Cámara alta rusa, fue unánime, aunque recibió la crítica del ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov.

Los legisladores de la Duma, la Cámara baja de Rusia, la aprobaron la semana pasada.

La medida adoptada por los políticos rusos es vista como una respuesta a la ley que el presidente Barack Obama firmó el pasado 14 de diciembre. Dicha ley impone sanciones de viaje y comerciales a los que abusan de los derechos humanos en Rusia.

“Estados Unidos está preocupado por las medidas en la ley pasadas por la Duma rusa este día, y si se convierte en ley, podría detener las adopciones entre Estados Unidos y Rusia, y podría restringir la habilidad de organizaciones de la sociedad civil rusa para trabajar con sus socios estadounidenses”, afirmó la semana pasada Patrick Ventrell, vocero del Departamento de Estado.

La ley, nombrada Magnitsky, en honor al abogado ruso Sergei Magnitsky, que dio a conocer el fraude de impuestos más grande de la historia del país en la forma de descuentos pedidos por funcionarios rusos que robaron dinero del Estado.

La ley rusa nulifica un acuerdo recientemente adoptado entre Estados Unidos y Rusia, en el cual los países aceptaron salvaguardas adicionales para proteger a niños y a otras partes envueltas en las adopciones entre ambos países.

Los que apoyan la ley rusa afirman que los padres adoptivos estadounidenses han sido abusivos, y citaron las muertes de 19 niños rusos desde la década de 1990.

En 2010, una mujer estadounidense causó estupor luego de que envió a Rusia a su hijo adoptado en un vuelo de avión sin boleto de regreso, luego de decir que el niño, entonces de siete años, tenía episodios violentos que hacían temer a su familia por su seguridad.

Konstantin Dolgov, el representante especial para Derechos Humanos del ministerio de Exteriores ruso, afirmó este miércoles que los rusos están “muy al tanto, y han señalado más de una vez la inadecuada protección de los niños rusos adoptados en Estados Unidos”. También afirmó que Estados Unidos es una de las tres naciones que no ha firmado la convención de la ONU de 1989 sobre los derechos de los niños.

Anthony Lake, director ejecutivo del Fondo de la Infancia de la ONU, señaló la importancia de las adopciones entre ambos países. “Mientras que damos la bienvenida del llamado del primer ministro Dmitri Medvedev para mejorar el sistema de cuidado de los niños, la UNIFEC “urge que los niños rusos que se encuentran en muchas instituciones reciban atención prioritaria”, dijo.

La UNICEF pidió a Rusia dejar que sea lo que mejor convenga a los intereses de los niños lo que “desarrolle todos los esfuerzos” para protegerlos.

Estados Unidos ha firmado pero no ratificado la convención, que ha causado preocupaciones de conservadores sobre sus efectos en la soberanía estadounidense y los derechos de los familiares de los niños adoptados.

En tanto, grupos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch habían pedido a los legisladores rusos rechazar la ley.

Alla Eshchenko, Brian Walker y Samira Said contribuyeron con este reporte.

Ahora ve