El gobernador de Connecticut ordena una revisión a las leyes de armas

Malloy formó una comisión para revisar las leyes en el control de armas y puso como límite el 15 de marzo para hallar soluciones
  • A+A-
Autor: David Ariosto
(Reuters) -

Mientras los estudiantes de la Escuela Primaria Sandy Hook volvieron a clases este jueves por primera vez desde la masacre del 14 de diciembre, el gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, fijó a una comisión un plazo de dos meses para hacer frente a las leyes estatales de armas de fuego, salud mental y problemas de seguridad.

"No sabemos la causa subyacente de esta tragedia, y probablemente nunca lo haremos", dijo Malloy, quien añadió que "no hay razón para no actuar."

Malloy nombró al alcalde Scott Jackson, del condado de Hamden, para dirigir una comisión consultiva especial y fijó como fecha límite el 15 de marzo, para que entregue un informe inicial que sería abordado durante la próxima sesión legislativa.

"Podemos trabajar juntos para hacer de nuestro estado un modelo para el resto de la nación", dijo Malloy, quien también instó al congreso promulgue leyes nacionales más estrictas para el control de armas.

La decisión se produce apenas unas semanas después de que un hombre armado matara a 26 personas en una escuela primaria de Newtown, entre ellos 20 niños de entre seis y siete años.

Adam Lanza, de 20 años, está acusado de ser el principal responsable de la matanza y también está señalado como el asesino de su madre antes de que irrumpiera en la escuela con un rifle de asalto AR-15.

Los padres de los niños de la escuela Sandy Hook acompañaron a sus hijos de vuelta a clases, en un emotivo día en la escuela. "Hubo un poco de ansiedad, pero todo el mundo estaba feliz de estar de vuelta en las actividades", dijo Sarah Swansiger, la madre de un estudiante de jardín de niños.

Los estudiantes de Sandy Hook asistieron a la escuela secundaria Chalk Hill en la cercana ciudad de Monroe, ya que el edificio era parte de una investigación activa por parte de las autoridades.

Janet Robinson, superintendente de las escuelas públicas de Newtown, dijo que parte del edificio Chalk Hill había sido transformado para parecerse a una escuela primaria y que la seguridad se ha aumentado también con la incorporación de un sistema actualizado de nuevas cámaras vigilancia y cerraduras más seguras.

"Queremos recuperar la rutina lo antes posible", dijo Robinson. "Este jueves comenzamos con un horario regular y vamos a hacer el tipo de cosas que sabemos que son buenas para los niños".

Los consejeros también estaban a la mano para ayudar a los padres, estudiantes, maestros y administradores, para hacer frente a la carga emocional de regresar a clases.

Swansiger dijo que si bien hubo "algunos momentos emocionales en el inicio de la jornada, no podía caminar alrededor de la esquina sin que alguien le preguntara si estaban bien".

Ahora ve