El frío empeora las condiciones de los refugiados sirios en Medio Oriente

Las fuertes nevadas en la región han cubierto de blanco los campos de desplazados en Turquía y Líbano
AFP
Nieve-Libano-AFP  AFP  (Foto: )
Saad Abedine, Holly Yan y Laura Smith-Spark
Autor: Saad Abedine, Holly Yan y Laura Smith-Spark
(Reuters) -

Un brutal clima invernal está causando que las ya complicadas condiciones en algunas zonas del Medio Oriente empeoren aun más, especialmente para los refugiados sirios que deben de soportar temperaturas congelantes en carpas.

La ola de aire más fría de la temporada ha llevado fuertes nevadas que han cubierto de blanco a los campos de refugiados en Turquía y Líbano.

Y dentro de Siria, los residentes en ciudades destruidas por la guerra civil están tomando medidas drásticas para permanecer calientes, y vivos.

En un video publicado en internet, tres hombres y dos niños queman páginas de libros escolares para permanecer calientes en la ciudad de Rastan. “No podemos utilizar los calentadores dentro de nuestras residencias. No hay combustible, no hay madera, no hay electricidad”, dice uno de los hombres.

En la cercana ciudad de Busra, un video muestra a un hombre que junta nieve para guardarla como agua para beber. “No tenemos agua, no tenemos calor”, dice el hombre. “Intentamos hacer agua de la nieve porque la cortaron hace mucho”.

CNN no puede confirmar de manera independiente la autenticidad de los videos. Pero son los últimos reportes de cómo las tormentas invernales están afectando a residentes en la región.

Las temperaturas se encuentran entre los 5 y 10 grados centígrados, debajo del promedio esperado para esta época del año en Siria, Líbano, Jordania e Israel, según Brandon Miller, meteorólogo de CNN.

El viento ha sido particularmente fuerte, y en algunos casos ha alcanzado los 70 kilómetros por hora, lo que hace que la sensación de frío sea mucho más baja.

En alivio para los que viven en carpas, este miércoles y jueves serán los de frío más fuerte, pero para finales de la semana las temperaturas volverán a subir.

En la Ribera Occidental del Jordán, más de 500 palestinos quedaron heridos luego de que unas 400 casas se inundaran esta semana tras una tormenta, según medios locales.

Las inundaciones causaron la muerte de dos mujeres que se transportaban en un taxi que fue arrastrado por las aguas, según un funcionario médico palestino.

En Jordania, las temperaturas bajaron a cuatro grados centígrados en un campo de refugiados sirios, donde los vientos se intensificarán en el transcurso del día.

Las lluvias torrenciales y nevadas han paralizado la mayor parte del país, donde la mayoría de las oficinas gubernamentales están cerradas este miércoles, según la agencia de noticias Petra.

Los próximos tres días las temperaturas bajarán debajo de los cero grados, según la agencia, que citó al Departamento de Meteorología de Jordania.

Amman ha recibido 101 milímetros de lluvia en los últimos tres días, cuando el promedio para todo enero es de solo 63 milímetros, según Miller. La ciudad recibe una nevada una vez al año en promedio.

En Líbano, más de 40 sirios desplazados en Bar Elias quedaron atrapados en sus carpas este martes debido a una corriente del río Gazeel, según la agencia nacional de noticias de Líbano.

Las autoridades rescataron a los atrapados y les dieron alojamiento adecuado, según la agencia. En todo el país, el Ejército evacuó a residentes atrapados por las nevadas.

Según la agencia de Naciones Unidas en favor de la infancia, UNICEF, los que huyeron de la constante violencia en Siria están enfrentando condiciones más duras en el exterior.

“Este frío está haciendo la vida cada vez más miserable” en el campo Zaatari, en Jordania, informó UNICEF la semana pasada, y citó problemas de salud como diarrea y deshidratación, la falta de agua caliente para bañarse y la necesidad de ropa de invierno, mantas y mejor comida.

Más de 540,000 sirios huyeron a Jordania, Iraq, Líbano, Turquía y Egipto, según la ONU. Alrededor de la mitad de los refugiados son niños.

Hamdi Alkhshali, Kareem Khadder y Tom Sater contribuyeron con ese reporte.

Ahora ve
No te pierdas