Argelia busca una solución pacífica a la dramática crisis de rehenes

Mientras que fuerzas especiales sostienen una operación para liberar a los secuestrados, algunos rehenes han relatado sus peligrosos escapes
(Reuters) -

Tras varios días de caos, drama y un número incalculable de muertes, tropas argelinas de las fuerzas especiales mantienen el fuego —y la esperanza de una solución pacífica— a la crisis de los rehenes en una instalación de gas en una desértica zona remota de la nación del norte de África.

Los sobrevivientes han descrito cómo escaparon de los militantes islámicos que atacaron el miércoles. Algunos se disfrazaron, otros se escabulleron entre los lugareños, y al menos uno corrió por su vida con explosivos plásticos atados alrededor de su cuello.

Sin embargo, otros no lo hacen, ya sea porque murieron o porque siguen detenidos.

Tropas argelinas a principios de esta semana llevaron a cabo una ofensiva militar que involucró a algunas naciones. Aunque dijeron que no tenía la seguridad de los rehenes como "la máxima prioridad”, ahora tienen una opinión diferente debido al número de extranjeros que hay, dijo el Servicio de Prensa Argelino (ASP, por sus siglas en inglés) en un reporte.

“Las fuerzas especiales... siguen buscando una solución pacífica antes de la neutralización del grupo terrorista actualmente atrincherado en la refinería, y liberó a rehenes que aún están detenidos", según el informe oficial.

No está claro cuántos rehenes fueron capturados por los militantes islámicos y cuántos fueron secuestrados inicialmente o siguen detenidos.

La operación militar del jueves puso a 650 rehenes —incluyendo 100 extranjeros— en libertad, mientras que al menos 12 fueron asesinados, según el informe del Servicio Argelino de Prensa. Los muertos incluyen a un estadounidense, de acuerdo con el Departamento de Estado, así como un francés y un ciudadano británico.

Al menos 30 trabajadores extranjeros estaban desaparecidos, según el informe del medio de comunicación de corte estatal, pero no ha sido confirmado por separado.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo este viernes que "significativamente" menos de 30 de sus compatriotas seguían siendo rehenes. Podría haber al menos tres estadounidenses detenidos, dijeron dos funcionarios de Estados Unidos a principios de esta semana.

El destino de ocho trabajadores de la compañía de Noruega Statoil, algunos de ellos noruegos, no está claro, según la compañía. Lo mismo ocurre con 14 japoneses, dijo el secretario en jefe del gabinete, Yoshihide Suga, a los periodistas en Tokio.

Y una agencia de noticias estatal de Malasia, citando su Ministerio de Relaciones Exteriores, informó este jueves que dos de sus ciudadanos fueron secuestrados.

Un vocero de Moktar Belmoktar, un yihadista veterano que encabeza la Brigada de los Enmascarados —un grupo militante asociado con al Qaeda en el Magreb Islámico— habría ofrecido la liberación de los rehenes estadounidenses a cambio de dos prisioneros.

Los detenidos en Estados Unidos son el jeque Omar Abdel Rahman, quien orquestó el atentado contra el World Trade Center en 1993, y Aafia Siddiqui, una mujer pakistaní encarcelada por cargos de terrorismo, dijo el vocero.

Sin embargo, la vocera del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland, rechazó la oferta afirmando que la política de su país es de no negociación con terroristas.

Mientras que la situación sigue siendo muy inestable, los funcionarios de los países implicados en la crisis dijeron no tener duda de quién es el culpable.

"Este es un acto de terrorismo", dijo la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton este viernes. "Los terroristas... son los que han asaltado las instalaciones (y han) secuestrado argelinos y otros (de) todo el mundo que iban a sus asuntos cotidianos".

Un escape peligroso

El calvario comenzó cuando los militantes, aparentemente enojados por el apoyo de Argelia en una derrota de sus compañeros en la vecina Malí, atacaron el campo de gas, que es operado por la compañía petrolera estatal de Argelia, en asociación con empresas extranjeras.

Al comienzo del asedio, los militantes reunieron a todos los occidentales en un grupo y los amarraron, de acuerdo con los sobrevivientes.

Los secuestradores estaban equipados con rifles AK-47 y pusieron chalecos cargados de explosivos en algunos rehenes, según un funcionario del Departamento de Estado estadounidense.

Algunos escaparon disfrazándose, de acuerdo con Regis Arnoux, que dirige una empresa en el lugar y habló con algunos de sus 150 empleados que fueron liberados. Dijo que todos estaban "traumatizados".

Algunos rehenes argelinos tenían la libertad de caminar por el sitio, pero no salir, de acuerdo a Arnoux. Algunos de ellos se escaparon.

Mientras el Ejército argelino puso en marcha su operación este jueves, los milicianos trasladaron a algunos rehenes, según el relato de un superviviente.

Con explosivos plásticos atados alrededor de sus cuellos, estos prisioneros fueron vendados de los ojos y amordazados antes de ser subidos a cinco vehículos Jeep, de acuerdo con el hermano del rehén Stephen McFaul, quien quedó liberado.

McFaul logró escapar después de que el vehículo en el que estaba —uno de varios conducidos por los combatientes argelinos— se estrelló. El llevaba todavía los explosivos alrededor de su cuello, dijo su hermano a CNN desde Belfast, Irlanda del Norte.

El rehén dijo que lamentablemente los otros cuatro Jeeps fueron "destruidos" en una explosión, y su hermano cree que los rehenes en el interior no sobrevivieron.

Mientras tanto, Estados Unidos está evacuando de 10 a 20 personas que habían quedado atrapadas en la crisis, dijo a CNN un funcionario de defensa este viernes. Ellos serán llevados a las instalaciones estadounidenses en Europa.

Gran Bretaña ha enviado expertos en trauma y de asuntos consulares para expedir pasaportes de emergencia a un lugar a unos 450 kilómetros de distancia de la planta sitiada, dijo un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores británico.

Barbara Starr, Laura Smith-Spark, Mike Mount, Joe Sutton, Elwyn Lopez, Frederik Pleitgen, Dan Rivers, Mitra Mobasherat, Saskya Vandoorne, Laura Perez Maestro, Junko Ogura, Dheepthi Namasivayam, Saad Abedine, Elise Labott, Tim Lister, Peter Taggart y Said Ben Ali contribuyeron a este reporte.

Ahora ve
No te pierdas