John Kerry pide orden en casa para poder liderar en el exterior

El senador demócrata testificó durante una audiencia con la que se inició su proceso de confirmación para el cargo de jefe de la diplomacia
(Reuters) -

El senador John Kerry, nominado por el presidente Barack Obama para secretario de Estado, afirmó este jueves que Estados Unidos debe poner orden en casa para ser líder mundial.

“Ahora más que nunca, la política exterior es política económica” dijo Kerry durante una audiencia ante el Comité de Asuntos Exteriores del Senado, en la cual estuvo presente Hillary Clinton, la secretaria saliente.

“El desafío más grande para la política exterior de Estados Unidos estará en sus manos, no en la mía”, dijo Kerry. “No podemos ser fuertes en el mundo hasta que seamos fuertes en casa”, dijo Kerry, quien pidió a los senadores ayudar a poner orden en los asuntos fiscales.

Clinton fue la encargada de presentar a Kerry ante el comité presidido por el senador demócrata por Nueva Jersey Bob Menendez. Al ofrecer su respaldo a Kerry, Clinton dijo que el legislador ha sido un aliado valioso del gobierno de Obama en política exterior.

Durante las preguntas y respuestas, Kerry afirmó que Estados Unidos buscará incrementar sus esfuerzos en países latinoamericanos. Kerry puso el ejemplo de Colombia —país que representa “una de las grandes historias de América Latina” luego de que el presidente Álvaro Uribe “rescató” al país, según Kerry— como modelo para seguir por otros países, como Bolivia y Ecuador.

Casi al finalizar la intervención de Kerry, una manifestante interrumpió la audiencia. “Estoy cansada de ver a mis amigos morir en Medio Oriente”, gritó la mujer. Tras ser sacada por guardias de seguridad del salón, Kerry afirmó que respeta a la mujer y su derecho de mostrar sus preocupaciones.

Quien ha sido senador por Massachusetts desde 1985 podría lograr de manera fácil la confirmación, ya que políticos de ambos partidos expresaron optimismo en una aprobación.

"Durante todos estos años, John se ganó el respeto y la confianza de los líderes de todo el mundo. No va a necesitar una gran cantidad de entrenamiento", dijo el presidente Barack Obama cuando nominó a Kerry el mes pasado.

"Creo que es justo decir que pocas personas conocen a tantos presidentes y primeros ministros o comprenden nuestra política exterior tan firmemente como John Kerry, y esto lo convierte en una opción perfecta para dirigir a la diplomacia estadounidense en los próximos años".

Kerry, quien preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, tiene la experiencia, seriedad y habilidades para construir relaciones.

Su nominación se produjo después de que Susan Rice, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, retiró su candidatura en medio de críticas por comentarios que hizo sobre el ataque en Bengasi, Libia.

Kerry ha recorrido el mundo en nombre del gobierno de Obama para reparar relaciones dañadas. En lo más notable, viajó a Pakistán para reparar las relaciones con Estados Unidos luego de una serie de incidentes, entre ellos el ataque que mató a líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

Clinton también afirmó que Kerry ha ayudado a poner fin a la guerra en Irak y es uno de los que abogan por una "transición responsable en Afganistán. Ayudó a conseguir una importante legislación para Pakistán y a lograr la ratificación de Rusia del nuevo tratado START".

Clinton añadió que Kerry ha estado "trabajando estrechamente conmigo y con mi equipo para aprender las lecciones de la tragedia en Bengasi", dijo, en referencia a los asesinatos de embajador de Estados Unidos en Libia y otros tres estadounidenses en Bengasi en septiembre pasado.

Rice era vista como un favorita para el puesto, pero retiró su consideración después de que los republicanos calificaron de engañosos sus comentarios en programas de televisión sobre los motivos del ataque al consulado en Bengasi.

Kerry pronto se convirtió en el principal candidato para el puesto. Los republicanos que se opusieron a la nominación Rice habían mencionado el nombre de Kerry.

Es irónico que varios prominentes republicanos respaldaran a Kerry, a menos de una década después de que el partido republicano lo demonizó durante su fracasada campaña presidencial de 2004 contra el presidente George W. Bush.

Kerry, de 69 años, pasó gran parte de su infancia en el extranjero. Después de graduarse de la Universidad de Yale en 1966, fue enviado a Vietnam como teniente en la Marina de los Estados Unidos. Disparó cañones en el delta del Mekong, lo que le valió la Estrella de Plata, la Estrella de Bronce y tres Corazones Púrpura.

A su regreso a casa a principios de 1970, Kerry ganó el reconocimiento del público como el jefe del grupo de Veteranos contra la Guerra de Vietnam, y por su testimonio contra la guerra ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

En 1972 dirigió su primera campaña, pero perdió al intentar obtener un escaño en el Congreso de Massachusetts. Finalmente entró a la política en 1982 como vicegobernador bajo la administración de Michael Dukakis, en Massachusetts. Dos años más tarde, Kerry ganó el escaño del Senado de Estados Unidos, que ha ocupado durante cinco periodos consecutivos.

Kerry llegará al cargo con un escenario lleno de crisis, que incluye la guerra civil en Siria, los asuntos nucleares de Corea del Norte y el enfrentamiento que se avecina con Irán por su programa nuclear.

Al igual que Obama, Kerry ve beneficioso dirigirse a los adversarios, como Irán y Siria, y darles la oportunidad de negociar. En un momento dado, Kerry incluso encabezó los esfuerzos para contactar al presidente sirio Bashar al-Assad antes de que la administración finalmente le pidiera renunciar por su represión contra manifestantes.

Pero también ha hecho un llamado a armar a la oposición y a la OTAN a que realice ataques aéreos, algo que el gobierno de Obama no ha apoyado.

Medio Oriente absorberá una buena parte de su tiempo en la secretaría. Además de ayudar a lograr una transición política en Siria, Estados Unidos también debe manejar el caos político en Egipto y en el resto del norte de África, y tratar de negociar un acuerdo nuclear con Irán, así como reiniciar el proceso de paz entre palestinos e israelíes.

Ahora ve
No te pierdas