Un grupo terrorista de izquierda se adjudica el ataque a la embajada de EU

Una agrupación de izquierdistas confirmó que uno de sus militantes cometió el atentado suicida en Turquía, del que se desconoce el motivo
  • A+A-
(Reuters) -

El grupo terrorista izquierdista Partido Revolucionario de la Liberación o DHKP-C se adjudicó la responsabilidad  del ataque suicida de este viernes en la embajada de Estados Unidos en Ankara.

“E. Alisan Sanli se ha convertido en un mártir luego de realizar la acción en la embajada estadounidense en Ankara. Vamos a construir el futuro con sacrificios”, dijo el grupo en un comunicado publicado en su sitio de internet.

La explosión mató a un guardia turco y dejó herido a un periodista de televisión. El atacante suicida falleció durante el atentado.

Aun cuando se han manejado varias teorías, ni Turquía ni Estados Unidos han detallado por qué se hizo estallar Sanli. Este había recibido entrenamiento para la construcción de bombas en Europa a mediados de la década de 1990, de acuerdo con Hasam Selim Ozertem, un experto de seguridad de la Organización Internacional de Investigación Estratégica en Ankara.

Funcionarios turcos afirman que el DHKP-C incrementó su actividad en la diáspora turca en Europa como resultado de operaciones antiterroristas en suelo turco.

Sanli regresó a Turquía en 1997 y estuvo envuelto en ataques contra el cuartel de la policía en Estambul y contra altos funcionarios militares utilizando armas antitanque. Luego de ser arrestado, Sanli inició una larga huelga de hambre y fue liberado de prisión en 2002 debido a un desorden neurológico.

Cualquiera que sea el motivo de Sanli, la explosión impulsó medidas drásticas de seguridad en instalaciones diplomáticas en Turquía, así como mensajes de condolencias y solidaridad. El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan calificó el ataque como “contra la paz y el bienestar de nuestro país”.

La violencia repercutió más allá de las fronteras de Turquía, especialmente en la nación cuya embajada fue atacada.

La atención a instalaciones diplomáticas estadounidenses se incrementó después de episodios violentos en septiembre pasado en Egipto, Túnez y Libia, donde el embajador Christopher Stevens murió junto con otros tres estadounidenses en Bengasi.

Tim Lister y Talia Kayali contribuyeron con este reporte.

Ahora ve