El expolicía Christopher Dorner se disparó en la cabeza, según la policía

La autopsia de las autoridades indica que el exoficial de la policía de Los Ángeles murió por una herida en la cabeza autoinfligida
  • A+A-
(Reuters) -

Los resultados de la autopsia del exoficial de policía de Los Ángeles Christopher Dorner mostraron que murió de una herida de bala en la cabeza que probablemente se autoinfligió, dijeron las autoridades este viernes.

El policía renegado mató a cuatro personas e hirió a otras tres como parte de una venganza contra sus antiguos compañeros, al parecer antes de quitarse la vida.

"Aunque todavía estamos recopilando la información y reuniendo nuestros informes, la información que tenemos en este momento indica que la herida que le costó la vida a Christopher Dorner fue autoinfligida", señaló el capitán Kevin Lacy, en una rueda de prensa junto con el alguacil del condado de San Bernardino y el Forense del Departamento.

El sheriff John McMahon reveló también que Dorner probablemente estuvo escondido varios días a unos pasos de su centro de mando, en el área de Big Bear Lake.

Los investigadores comenzaron a recorrer las montañas para buscar a Dorner el 7 de febrero, cuando encontraron su camioneta quemada.

La policía, agentes del sheriff y federales trabajaron durante la tormenta de nieve del fin de semana, con un camino que estuvo helado durante días.

Reanudaron la búsqueda este martes, cuando Karen y Jim Reynolds, al regresar a su casa cerca de la calle del centro de mando, se cruzaron con un hombre que se parecía a Dorner. El sheriff dijo que las autoridades ahora creen que Dorner había entrado en casa de Reynolds, cerró la puerta y se escondió allí durante días.

De hecho, cuando los agentes llamaron a la puerta de Reynolds el 7 de febrero, Dorner estaba probablemente en su interior, dijo McMahon.

"Recordando creo que es probablemente que fuera bueno que él no respondiera teniendo en cuenta lo que hizo antes y después de ese momento", dijo.

El sargento Travis Newport señaló que las autoridades habían recuperado diversos elementos de los lugares y vehículos que Dorner había ocupado durante su huída a lo largo de esta semana. También se recuperaron armas de asalto y pistolas semiautomáticas, cargadores de alta capacidad, gases lacrimógenos, un casco estilo militar y 10 silenciadores.

Todo ello ocurrió tres días después de un tiroteo, enfrentamiento e incendio en una cabaña en las montañas al este de Los Ángeles. Los restos de Dorner fueron identificados gracias al análisis de sus piezas dentales.

Dorner fue despedido de la policía de Los Ángeles en 2009 por acusar falsamente a su oficial de entrenamiento de patear a un sospechoso.

Después de que impugnara su despido ante los tribunales, sin éxito, puso en marcha una campaña de guerra de guerrillas contra la policía de Los Ángeles, según la policía. Se dedicó a atacar a numerosos agentes que intervinieron en el caso y sus familias.

Dorner fue acorralado y muerto la tarde del martes en las montañas de San Bernardino, a unos 100 kilómetros al este de la ciudad que él había jurado una vez proteger y servir.

El oficial de 33 años de edad, exmarine, estaba atrincherado en una cabaña después de un tiroteo con la policía que causó un oficial muerto y otro herido, dijo McMahon.

La cabaña se incendió cuando la policía disparó gases lacrimógenos en ella, dijo McMahon a la prensa esta semana.

Aunque las latas de gas pirotécnico generan calor, la policía aseguró que no buscaban quemar intencionalmente la cabaña. En un manifiesto anunciando su plan, Dorner dijo que nada había cambiado en la policía de Los Ángeles desde sus escándalos de la década de 1990, la paliza a Rodney King y el caso de corrupción de la policía de Rampart.

Esas acusaciones han tocado la fibra sensible de algunos que dicen que Dorner solo buscaba justicia.

Ahora ve