El chavismo afronta el reto de la continuidad tras la muerte de su líder

El movimiento de Hugo Chávez logró trascender las fronteras venezolanas y ahora busca redefinir su camino de cara a la elección presidencial
Los logros y desatinos económicos de Chávez
Autor: Mariano Castillo
(Reuters) -

Los 14 años de Hugo Chávez como presidente de Venezuela fueron orientados de tal manera por la personalidad del dirigente que el movimiento detrás de él pasó a ser conocido como chavismo.

El chavismo no sólo abarca la maquinaria política que presenció en cuatro ocasiones la reelección de Chávez, sino también una ideología de izquierda que priorizó la redistribución de la riqueza petrolera para los marginados y valoró la soberanía como algo que debía ser protegido de los poderes “imperialistas”.

Ya sin su líder, el futuro del chavismo podría tomar muchos caminos, dicen los analistas. Otros líderes poderosos de la Historia que dejaron un vacío parecido han visto perdurar sus ideologías, aunque no intactas.

Hay una relación equilibrada entre el grado en el cual un gobierno se centra sobre una persona y la fortaleza de las instituciones de dicho país, dijo Javier Corrales, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Amherst, especializado en Venezuela. En general, cuanto más fuerte es el personaje central, más débiles son las instituciones. “En los regímenes autoritarios, siempre hay un momento de crisis cuando se ve un cambio en el liderazgo”, dijo Corrales.

Chávez fue elegido democráticamente, pero sus esfuerzos por consolidar su poder en la presidencia condujeron a acusaciones de autoritarismo. El cambio es inevitable después de la pérdida de un líder venerado, sin embargo, el grado de transformación varía.

En la Yugoslavia del período posterior a la Segunda Guerra Mundial hasta 1980, Josip Broz Tito logró mantener unidos a los diversos grupos étnicos de su país. A pesar de ser considerado como un autoritario, se mantuvo como un personaje popular debido a la unidad y al éxito económico. No obstante, cuando murió, el país se desajustó, derivó en una guerra civil y Yugoslavia se derrumbó, para finalmente dividirse en diversas naciones independientes.

Después de que José Stalin murió, en la Unión Soviética hubo una completa ruptura con el régimen bajo el nuevo líder, Nikita Jrushchov. Este rechazó las tácticas de terror de Stalin. El cambio en Cuba fue más sutil tras la entrega del poder de Fidel Castro a su hermano, Raúl Castro, dijo Corrales. Los Castro comparten sus enfoques comunistas, pero después de que el más joven de los Castro asumió el poder, purgó a algunos hombres y desde entonces ha llevado a cabo políticas para, en cierto grado, abrir Cuba al exterior.

El presidente interino venezolano, Nicolás Maduro, competirá por la presidencia formal, y los analistas pronostican que él tiene las mejores posibilidades de resultar electo. En caso de ganar, Maduro tendrá que purgar a algunos de los leales a Chávez y reestructurar el gabinete para consolidar su propio poder, dijo Corrales. “Quien sea que llegue, tendrá que hacerse valer con mucha autoridad”, dijo.

El duradero poder de la imagen de Chávez

El compromiso de Chávez de poner a los pobres del país en el primer plano de sus políticas lo convirtieron en un héroe entre un amplio sector de la población. Su ilimitado gasto de la riqueza petrolera del país fue criticado como algo insostenible por algunos economistas, sin embargo, los pobres de Venezuela vieron resultados y elevaron a Chávez a la categoría de héroe. En América Latina, dicha categoría tiene un gran peso.

Hay que recordar un movimiento en Nicaragua que ha sobrevivido a lo largo de los años: el sandinismo. Augusto Sandino fue el líder de una rebelión contra la ocupación estadounidense a finales de la década de 1920 y a principios de la década de 1930. Los sandinistas actualmente están el poder en Nicaragua, bajo la presidencia de Daniel Ortega, a pesar de que el movimiento tiene poco que ver con sus orígenes, dijo Andrés Pérez, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Western Ontario. Con los años, la memoria de Sandino ha sido manipulada con fines políticos, al igual que podría pasar con la de Chávez.

Años después de que mataran a Sandino, los nicaragüenses emplearon su imagen como símbolo de su propia rebelión para derrocar a una dictadura. Había nacido un movimiento: el Frente Sandinista de Liberación Nacional. El actual presidente sandinista utiliza el mismo símbolo y movimiento, a pesar de que ha sido manipulado desde las primeras etapas del sandinismo, dijo Pérez. “Cuando las personas encuentran un símbolo o una respuesta a sus aspiraciones, tienden a perpetuarlo”, dijo Pérez.

En el caso del chavismo, es difícil pronosticar qué sucederá con el movimiento como movimiento político, dijo Pérez. “Sin embargo, lo que puedo decir es que el recuerdo de Chávez perdurará. Será muy difícil borrarlo de los sectores pobres de Venezuela que encontraron respuestas en la imagen y palabras de Chávez”, dijo.

Millones de venezolanos hallaron esperanza en Chávez, y ahora la pregunta es quién va a apropiarse de su imagen y cómo la utilizarán, dijo Pérez. Posiblemente, hasta la oposición podría tomar aspectos del legado de Chávez y hacerlos suyos, dijo. Ya durante la campaña electoral del año pasado, la oposición se comprometió a no eliminar las misiones sociales que empezó Chávez, sino a sólo modificarlas.

Luis Vicente León, director de la empresa encuestadora Datanálisis, pronosticó algo parecido en una serie de publicaciones en Twitter antes de que Chávez falleciera. “Descartar un chavismo sin Chávez es ignorar que hay un peronismo sin Perón y un sandinismo sin Sandino”, tuiteó. “Padecerá una gran pérdida sin Chávez, sin embargo, cuenta con un legado de poder y simbolismo del cual puede sacar provecho”.

El peronismo es un movimiento nombrado así en honor al expresidente argentino Juan Perón, un legado que con los años se han adjudicado partidos tanto de derecha como de izquierda.

Buenas perspectivas en el corto plazo

A pesar de padecer cáncer, Chávez ganó rotundamente la reelección en octubre. Su popularidad, combinada con la cantidad de homenajes a raíz de su muerte, convierten una victoria chavista en algo muy posible en las nuevas elecciones del 14 de abril.

Maduro fue nombrado por Chávez como su sucesor preferido y fácilmente podría ganar las elecciones, sin embargo, tendrá que anteponer como prioridad la unidad del movimiento, dijo Steve Ellner, profesor de la Universidad de Oriente, en Venezuela, y quien ha escrito varios libros sobre la Venezuela de Chávez.

Existen divisiones dentro del chavismo que han salido a la luz mientras la salud de Chávez se desvanecía. Algunos apoyan a Maduro, quien es cercano al régimen cubano, mientras que otros apoyan a Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional, de corte más nacionalista. Debido a que Chávez nunca prestó juramento para su último periodo, incluso hay un debate sobre quién de las dos figuras, constitucionalmente, debería haber sido el presidente interino.

A corto plazo, Maduro tendrá que evitar la disidencia interna que amenaza el movimiento, dijo Ellner. Eso podría significar adoptar posturas populistas que gustan a los nacionalistas. “No veo un giro hacia la política moderada que algunos apoyan”, dijo Ellner. Una de las características del chavismo es el fervor de sus adherentes. Chávez fue un maestro de cultivar ese fervor, y el próximo líder chavista tendrá que hacer lo mismo, dijo Ellner. “En todo proceso de cambio de largo alcance, esto es esencial”, dijo.

Mantener ese nivel de fervor, protege a los seguidores de caer en la desilusión, dijo. Una de las estrategias de Chávez era sorprender a los venezolanos con nuevas políticas que fortalecían a las bases, una fórmula que los futuros líderes podrían tener que seguir, dijo.

En un discurso en su toma de posesión como líder interino, Maduro prometió seguir el camino de Chávez. “Todavía lo tenemos en nuestros corazones”, dijo. “Lo tengo aquí, aquí, como si fuera el nombre en mi alma, porque soy su hijo”.

El futuro del chavismo

La adherencia del chavismo en Venezuela no está garantizada. “Tengo mis dudas sobre la existencia del chavismo sin Chávez”, dijo en enero a un diario español la principal figura de la oposición, Henrique Capriles. “Para mí, es muy vulnerable cualquier movimiento sin su principal figura”.

Se espera que Capriles sea el candidato de la oposición para contender con Maduro por la presidencia. “Esto dependerá de los votantes de la oposición, entendiendo que el chavismo sin Chávez es vencible y muy vulnerable si se movilizan”, dijo.

Si el chavismo sale victorioso en su primera elección sin Chávez, el nuevo líder tendrá que enfrentarse a decisiones que pueden provocar insatisfacción entre el movimiento, dijo Corrales, profesor de Amherst. Si Maduro gana, tendrá que hacer frente a una fuerte crisis económica y se verá obligado a considerar futuras devaluaciones y recortes presupuestarios, cuestiones que anteriormente provocaron tensiones al interior del chavismo. El próximo presidente también tendrá que repensar la forma en que se gasta la riqueza petrolera del país y los subsidios que ofrece, ambas cuestiones cimientos del chavismo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los partidarios de Chávez son más optimistas acerca del duradero legado de Chávez. “El chavismo, en cierto punto, se centró en la figura de Chávez como el personaje que todo lo abarca, pero creció y se expandió hasta convertirse en un movimiento de masas que ha traspasado las fronteras de Venezuela hacia el mundo y que ha surtido efecto en países de todo el mundo”, la abogada venezolanoestadounidense, autora y asesora de Chávez, Eva Golinger, dijo a Christiane Amanpour de CNN.

El chavismo y la revolución social que comenzó Chávez continuarán, pronosticó. “Chávez (era) una personalidad muy poderosa, una persona muy carismática, más grande que la vida, y gran parte de la atención de los medios fue hacia él”, dijo Golinger. “Pero al final, lo que realmente ha pasado en Venezuela es una completa transformación del país, es por eso que se le llama revolución, un cambio en todos los sectores de la sociedad”.

Ahora ve
La renuncia de Raúl Cervantes provoca lo mismo celebración que escepticismo
No te pierdas
×