Un hombre descubrió al sospechoso de los atentados de Boston en su patio

David Henneberry notó que la cubierta de lona de su bote estaba rota, y al mirar en su interior encontró sangre
Autor: Ben Brumfield
(Reuters) -

Había algo que no se veía bien.

David Henneberry se había encerrado durante horas, aguardando en casa mientras la policía buscaba al sospechoso de los atentados del maratón de Boston. Se aventuró a salir por un poco de aire fresco después de que el gobernador levantó la orden de permanecer en casa.

Miró hacia el bote que tenía aparcado en su patio. Lo que vio puso fin a la larga persecución de las autoridades.

"La lona en su protector para botes había tenido una especie de aleteo en el viento", dijo su hijastro Robert Duffy a CNN.

Henneberry había atado la cubierta de la embarcación en el patio de su casa con tanta fuerza que no se había movido durante todo el invierno, ni siquiera durante las tormentas de nieve de este año.

"Él se acercó y se dio cuenta de que una de las correas de retención, literalmente, había sido cortada, no rasgada, no rota o desenganchada", dijo Duffy. Henneberry vio algo más, algo en la lona que parecía sangre.

El residente de Watertown pensó que algún animal había entrado por la fuerza a su barco. Tal vez era una ardilla, le dijo a su hijastro. Henneberry usó una escalera de mano para mirar dentro.

"Básicamente, metió la cabeza debajo de la lona (y) se  dio cuenta de un charco de sangre", dijo Duffy.

"Encogido, hecho bola"

Estaba oscuro debajo de la lona, por lo que el propietario de la embarcación sólo podía distinguir contornos vagos "pero sin duda se dio cuenta que había algo encogido, hecho bola", dijo el hijastro.

En ese momento se dio cuenta de que había un charco de sangre, sumado a una persecución en la ciudad, era tiempo de llamar al servicio de emergencias.

Las patrullas se alinearon en las calles y rodearon la casa. La policía puso a salvo, lejos de la casa a la pareja Henneberry.

Llamadas telefónicas frenéticas

Duffy dijo que trató desesperadamente de llamar a su madre y a su padrastro mientras veía la televisión, y los oficiales desataban una lluvia de disparos en el patio trasero.

"Sólo vimos las balas, sólo nos enteramos de que había un hombre cubierto de sangre en el barco." Su padrastro, pensó Duffy. Mantuvo la llamada. El teléfono fijo de la pareja le dio una señal de ocupado constante.

"Fue absolutamente horrible durante aproximadamente 40 minutos", dijo Duffy.

Condujo a la casa de un familiar para ver si las líneas telefónicas funcionaban mejor desde allí. Tan pronto como llegó, su hermana lo llamó. "Mamá me llama, están a salvo", le consoló.

"En ese momento, las lágrimas de horror fueron a las lágrimas de alegría", dijo Duffy.

LEE: ¿Por qué sobreactuamos ante el terrorismo?

El fin de la cacería

La llamada de Henneberry a la policía puso fin a la caza del hombre sospechoso de plantar una de las dos bombas que explotaron cerca de la línea de meta del maratón de Boston, atentado que causó la muerte de tres personas y heridas a decenas más.

Antes de que la policía lo detuviera, Dzhokar Tsarnaev y su hermano mayor, Tamerlan, presuntamente mataron a un policía universitario, robaron un vehículo a punta de pistola, y luego dispararon y lanzaron granadas contra los agentes que los perseguían.

La policía disparó y mató al hermano, pero Dzhokar eludió a todos los oficiales hasta la llamada al 911 de Henneberry.

Antes de abrir fuego, las autoridades, utilizaron un megáfono pidió a la Tsarnaev que se rindiera. Entonces se inició un enfrentamiento. Cuando por fin terminó y la policía se acercó al barco, estaban conscientes del peligro que el hombre armado planteaba.

A diferencia del vistazo que dio en persona Henneberry, los agentes utilizaron un robot para retirar la lona sobre el barco.

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×