La Unión Europea levanta el embargo de armas a los rebeldes en Siria

El bloque de países tomó la decisión con el fin de alcanzar una solución diplomática al conflicto en Siria
La guerra civil en Siria ¿llega a la barbarie?
Ashley Fantz y Salma Abdelaziz
Autor: Ashley Fantz y Salma Abdelaziz
(Reuters) -

El mismo día en que se reunieron los delegados de paz de las Naciones Unidas en Suiza, para hablar de nuevo sobre cómo se puede establecer la calma en Siria, países de la Unión Europea acordaron poner fin a un embargo de armas contra los rebeldes sirios, informó el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague.

"Fue una decisión difícil para algunos países, pero era necesario y correcto para reforzar los esfuerzos internacionales encaminados a alcanzar una solución diplomática al conflicto en Siria", expresó en una declaración escrita.

Catherine Ashton, alta representante de la Unión Europea, anunció el fin del embargo, leyendo una declaración del Consejo de Asuntos Exteriores de la organización.

El documento menciona que: "Con respecto a la posible exportación de armas a Siria, el Consejo tomó nota del compromiso de los Estados miembros de continuar en sus políticas nacionales de la siguiente manera:

La venta, suministro, transferencia o exportación de equipo militar o de equipos que pudieran utilizarse para la represión interna serán para la Coalición Nacional Siria, para la Oposición y las Fuerzas Revolucionarias, y destinadas a la protección de los civiles”.

Mientras se celebraba la reunión en Europa, unos niños ensangrentados llegaron a una sucia clínica improvisada en la ciudad siria de Qusayr.

Qusayr, cerca de la frontera con Líbano, es una región estratégica por la que se transportan alimentos, medicamentos y otros suministros a través de rutas que usan tanto los combatientes del gobierno como quienes buscan derrocarlo.

CNN habló el lunes a través de Skype con un periodista ciudadano que describió la desesperada y horrible situación. El hospital principal de Qusayr ha quedado devastado por los combates, dijo la fuente, quien pidió no ser nombrado por cuestiones de seguridad. Los heridos se apilan en los hogares. Además, en un video de YouTube se ve que al parecer les están dando tratamiento en una clínica improvisada.

CNN no puede verificar la autenticidad del video, que es difícil de ver. Un muchacho que usa una camisa púrpura llega llorando con la cabeza ensangrentada. La cámara hace un acercamiento a un bebé. El niño llora mientras unas personas que sostienen un instrumento de acero tratan de extraer algo de su oído. Los muros están salpicados de sangre.

En Ginebra, la comisionada para los derechos humanos de la ONU se pronunió este lunes como lo ha hecho en varias ocasiones durante la guerra que se ha librado durante dos años en Siria.

En los comentarios iniciales de la primera sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, dijo que la situación se ha deteriorado hasta ser “una afrenta a la consciencia humana” y que la Corte Penal Internacional debe aplicar la justicia a quienes hayan violado los derechos de los sirios. “Siento una gran consternación”, dijo.

Pillay recordó a los presentes que la guerra en Siria inició en marzo de 2011 con una protesta pacífica en contra del presidente Bachar al Asad y se ha vuelto un complicado baño de sangre de batallas sectarias entre combatientes terroristas.

“Cuando sus gobiernos no puedan o no quieran protegerlos, los humanos atemorizados dependen de la comunidad internacional para que los protejan y los ayuden”, dijo. “No podemos —no debemos— seguir ignorando sus ruegos”.

Mientras se desarrollaba la conferencia en Ginebra, se supo que John McCain, el senador estadounidense, se encontraba en Siria el lunes y se había reunido con los rebeldes. El director de comunicaciones del senador, Brian Rogers, confirmó el viaje.

Con frecuencia es difícil discernir con exactitud lo que ocurre en Siria porque al Asad ha dificultado que los periodistas extranjeros entren al país. Yara Abbas, una reportera de la televisora estatal, murió el lunes en Qusayr, según la cadena Syria State Television. Murió luego de que los “terroristas atacaran” a un equipo de la cadena cerca del aeropuerto de Al Dabaa, al norte de la ciudad estratégica cercana a Líbano, en donde tanto los rebeldes como las fuerzas del gobierno dirigen las rutas de suministros.

En Ginebra, Pillay habló acerca de Qusayr. “Estoy extremadamente preocupada de que los reportes actuales insinúan que cientos de civiles han muerto o están heridos”, dijo Pillay, “y que miles de personas están atrapadas entre los bombardeos indiscriminados y los ataques aéreos de las fuerzas del gobierno en Qusayr. Se debe proporcionar un paso seguro a los civiles que quieran irse”.

Los reportes del exterior indican que los rebeldes siguen luchando por la causa que desencadenó los disturbios: derrocar a al Asad y dar mayor libertad a los sirios, algo congruente con las metas del movimiento de la Primavera Árabe en general.

Quienes quieren que al Asad se vaya afirman que el presidente ordenó a sus fuerzas que asesinaran a las familias y que bombardearan indiscriminadamente los vecindarios de todo el país. Al Asad dice que sus fuerzas están tratando de salvar al país de “los terroristas”.

“Estos crímenes de guerra y contra la humanidad no pueden quedar impunes”, dijo Pillay a los delegados de todo el mundo. “Tenemos que dejar claro a ambos —el gobierno de al Asad y los grupos armados de la oposición— que habrá consecuencias para los responsables. El mundo debe entrar en acción para poner fin a este terrible conflicto”.

Las autoridades estadounidenses quieren iniciar pláticas entre el gobierno y los grupos que quieren la dimisión de al Asad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, no todos los involucrados en Siria quieren comprometerse. El Consejo Nacional Sirio, con base en Estambul, Turquía, es parte de la principal coalición de oposición y se cree que sus integrantes son de línea dura, quienes han dicho que nunca hablarán o negociarán con alguien que represente al régimen de al Asad.

Mientras los diplomáticos hablaban, el lunes murieron 35 personas en Siria, entre ellas dos mujeres y dos niños, según los Comités de Coordinación Local en Siria.

Ahora ve
Relámpago cayó en la punta del One World Trade Center de Nueva York
No te pierdas
×