China y EU se plantean forjar un “nuevo modelo” para sus relaciones

El presidente chino Xi Jinping y su homólogo estadounidense Barack Obama coincidieron en buscar caminos pacíficos en su competencia
obama xi jinping
obama, xi jinping  obama xi jinping
(Reuters) -

Pese a los meses de tensiones en torno a presuntos ataques cibernéticos, los líderes de China y de Estados Unidos se expresaron el viernes en tonos positivos bajo el sofocante calor del desierto de California, planteando la necesidad de forjar un "nuevo modelo" para sus relaciones futuras.

"Estamos aquí reunidos hoy para diseñar el futuro de las relaciones chino-estadounidenses", dijo el presidente chino, Xi Jinping. "Tenemos que pensar creativamente y actuar con energía para que trabajando juntos podamos construir un nuevo y mejor modelo de relación entre los dos países."

La cumbre de dos días en el Retiro Annenberg en Sunnylands, a las afueras de Palm Springs, se produce menos de tres meses después de que Xi Jinping llegara a su puesto actual. Tanto él como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señalaron que la reunión se ha producido antes de lo esperado, una muestra de lo importante que es para ambos mandatarios el establecimiento de unas relaciones sólidas entre los dos países.

Los dos jefes de Estado, que ya se habían reunido el año pasado en Washington, cuando Xi Jinping era vicepresidente de China, hablaron de la aplicación de políticas que promuevan los intereses respectivos de sus naciones.

Desde la perspectiva de Obama – incluso teniendo en cuenta "la competencia económica sana" entre los dos poderes – significa ver que China sigue creciendo.

"Está entre los intereses de Estados Unidos que China continúe en la senda del éxito, porque creemos que una China pacífica y estable y próspera no solo es bueno para China, sino también para el mundo y para los Estados Unidos", dijo.

El presidente de Estados Unidos hizo alusión a que las "zonas de tensión" de hecho son inevitables, y destacó el compromiso de su país con los derechos humanos, y su apoyo a "un orden económico internacional que las naciones jueguen con las mismas reglas".

"Estados Unidos y China pueden trabajar juntos para abordar cuestiones como la seguridad cibernética y protección de la propiedad intelectual", agregó.

Ese comentario – escondido en medio del discurso de apertura de Obama – es lo más cerca que estuvo el presidente de Estados Unidos de referirse a las escaramuzas retóricas en los últimos tiempos sobre si servidores y secretos de EU han sido blancos objetivos para China.

Tales acusaciones fueron hechas en un informe del Pentágono que señalaba a "el gobierno y los militares chinos" como los posibles culpables de ciberintrusiones en las instituciones americanas, señalando incluso que las campañas presidenciales de Mitt Romney y Barack Obama fueron hackeadas por agentes chinos en 2012.

Más allá de las líneas generales establecidas por los dos líderes de la tarde del viernes, no está claro exactamente lo que los líderes debatirán en los próximos días.

Pero los expertos sobre las relaciones entre Estados Unidos y China dijeron a CNN que no esperan que los ataques cibernéticos se vayan a plantear de forma directa en las negociaciones, que se producen justamente cuando la administración Obama se mantiene a la defensiva sobre si violó o no la privacidad de los ciudadanos en la recogida de datos telefónicos y online como parte de su estrategia antiterrorista.

Robert Pastor, fundador y director del Centro de Estudios Norteamericanos en la American University, dijo que las dos naciones tienen diferentes puntos de vista. Mientras que "EU se centra en los actos de violencia y terrorismo", dijo Pastor, China está "utilizando internet y otros mecanismos con el fin de robar secretos comerciales o militares".

A principios de este mes, el secretario de Defensa, Chuck Hagel señaló a China cuando, frente a una audiencia de profesionales de defensa, dijo en Singapur que Estados Unidos estaba preocupado por "la creciente amenaza de intrusiones cibernéticas, algunos de los cuales parecen estar vinculados a los gobiernos y militares chinos".

En un informe anual de las capacidades militares de China, el Pentágono hizo eco de la afirmación de Hagel, indicando que los recientes ataques cibernéticos en Estados Unidos podrían "ser atribuible directamente al gobierno chino y sus militares".

Beijing ha negado reiteradamente las acusaciones, diciendo que la piratería es un problema global, del que China también es víctima.

A pesar de que la mayoría de los expertos creen que el uso de la vigilancia por parte de Estados Unidos es poco probable, muchos reconocieron que si Obama y otros negociadores de la Casa Blanca empujan demasiado duro con la acusación a China de ciberespionaje, los programas nacionales de los Estados Unidos podrían ser utilizados en su contra.

La seguridad cibernética es solo una de las muchas cuestiones que los dos países podrían abordar. Otra de ellas es qué hacer con el programa nuclear de Corea del Norte. Otra es la forma de abordar el cambio climático. Luego está la forma de aumentar las economías de ambos países.

La última encuesta de Gallup muestra que el 55% de los estadounidenses a los que se preguntó cree que China es un aliado (11%) o un país amigo de los Estados Unidos (44%), mientras que el 40% dice que no es un amigo (26%) o un enemigo (14 %).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En su mayor parte, para los diferentes expertos, la reunión de este fin de semana será sobre todo una oportunidad para que los dos líderes puedan llegar a conocerse, y al mismo tiempo hacer frente a problemas importantes.

"Si estos chicos salen de la reunión diciendo: Yo entiendo a esta otra persona y es alguien con quien puedo trabajar", la reunión podría considerarse un éxito, dijo Johnson.

Ahora ve
La molestia empresarial contra Donald Trump no ha parado de crecer
No te pierdas
×